A ritmo de bossa nova

CAP- Bossa Nova - 2

Dedicamos nuestra entrada de hoy a versiones que de grandes canciones de los géneros de que se ocupa nuestro blog han realizado músicos de bossa nova.

El origen de la bossa nova hay que rastrearlo en el samba, un baile que se desarrolló a inicios del siglo XX en Río de Janeiro, São Paulo y Bahia, de movimiento rápido, ritmo sincopado y evidentes raíces africanas, una danza que representaba el legado cultural de los negros llevados al país como esclavos.  A mediados de la década de 1950, época en que Brasil conoció una mayor libertad, irrumpió la bossa nova ―“ritmo nuevo”―, otra manera de hacer música mucho más libre, alejada de los cánones imperantes, mezcla de mestizaje cultural, representativa de la diversidad del país, que entre sus innovaciones propagaba la práctica de acordes disonantes y armonías modulantes, interpretaciones intimistas a partir de un instrumental simple y un lirismo coloquial. Con raíces en el samba tradicional, y especialmente en el samba-canção, la bossa es un género más elaborado, desarrollado por músicos con base jazzística y erudita.

Portada del LP “Getz/Gilberto”

Portada del LP “Getz/Gilberto”

Pronto la bossa se hizo tremendamente popular en Brasil y sus ecos se dejaron sentir fuera de sus fronteras. Ello se debería principalmente a los trabajos de João Gilberto, Antonio Carlos Jobim y Vinicius de Moraes, entre otros, y al interés por el ritmo nuevo que mostraron muchos músicos de jazz, como el saxofonista Stan Getz.

Así pues, desde sus orígenes la bosa nova ha estado muy ligada al jazz, y este rápidamente se interesó por ella, resultando de esta recíproca colaboración fantásticas versiones tanto de temas propios de la bossa nova ―decisiva fue la grabación que en 1964 realizaron Stan Getz y João Gilberto del legendario LP Getz/Gilberto―como de standards del jazz que hicieron propios, adecuándolos al ritmo del nuevo género musical.

Nos hubiera gustado ofrecer una selección más amplia y representativa, pero obviamente estamos limitados por lo que hay disponible en la red. Por ejemplo, hubiésemos deseado incluir alguna canción más del disco de Caetano Veloso A Foreign Sound (2004). De todos modos, creemos que se puede disfrutar un buen rato con las canciones que incluyen los vídeos que insertamos a continuación, ordenados en función del año en que cada tema fue compuesto.

Comenzamos con Fascinating Rhythm, frenético y contagioso tema que rápidamente se convirtió en un hit tras su primera interpretación en Broadway en el musical de 1924 Lady, Be Good, de George e Ira Gershwin. Lo escuchamos en interpretación de Adriana Gennari y la Banda Mecânica dos Solos en la grabación del show de lanzamiento de su Cd LOMO Jazz (2012) en el programa Almanaque Musica, grabado en el teatro del SESC (Servício Social Comercio) de São Paulo.

‘S Wonderful, otra enorme canción de los hermanos Gershwin compuesta en 1927 para el musical Funny Face (Una cara con ángel), es el tema que insertamos a continuación nada menos que por João Gilberto en un recital de mediados de la década de 1970. Es una lástima que el sonido sea tan malo, pero… es lo que hay. De todos modos, es João Gilberto.

También de Gershwin es I Got Rythm, fantástica canción incluida en el musical de 1930 Girl Crazy de la que contemplamos una versión instrumental a cargo del estupendo guitarrista, natural de São Paulo, Carlos Barbosa Lima durante la gala homenaje al también guitarrista y compositor colombiano Gentil Montaña (1942-2011) celebrada en Bogotá, en el Auditorio de la Biblioteca Virgilio Barco, el 23 de noviembre de 2010.

Entre las composiciones de Cole Porter una de las más famosas es Night and Day, que escribió en 1932 para el musical Gay Divorce. La interpretación, en el vídeo que insertamos, es de Marabeau Jazz, una formación que encabeza Marabeau con su aterciopelada voz, quien después de treinta años de carrera, y tras ser una de las pioneras de la fusión jazz-bossa en Brasilia, sigue deleitando con su música a los que acuden al Marabeau Jazz Restaurant de la capital federal de Brasil.

Volvemos a Gershwin para escuchar la espléndida Love is Here to Stay, canción de la película musical The Goldwyn Follies (1938), dirigida por George Marshall y estrenada ya fallecido el genial compositor. La versión que sigue corresponde al excelente guitarrista paulistano Paulo Porto Alegre y se grabó en el SESC de São Paulo en 2012.

Frank Sinatra no grabó ningún disco con su nombre (Francis Albert Sinatra) excepto el que registró con Antonio Carlos Jobim en 1967 bajo el título Frank Albert Sinatra & Antonio Carlos Jobim. A él pertenece esta deliciosa versión del tema Change Partners, compuesto en 1938 por Irving Berlin para la película Carefree (Amanda se tituló en España).

Speak low es una popular canción compuesta por Kurt Weill ─quien había huido de Alemania en 1933, tras la llegada del nacionalsocialismo al poder, y se había establecido en Estados Unidos─ en 1943, con letra de Ogden Nash, para el musical de Broadway Venus era mujer. Se ha convertido en uno de los grandes estándares del jazz que han grabado numerosos músicos y cantantes, desde John Coltrane, Bill Evans o Joe Pass a Billie Holiday, Ella Fitzgerald o Dee Dee Bridgewater. Vemos a continuación la interpretación que del tema hace Marisa Monte, incluido en su disco de 2006 Marisa Monte.

Finalizamos la entrada con Caetano Veloso, con sendos temas de George Gershwin y Cole Porter, ambos de su magnífico álbum A Foreign Sound. El primero, Summertime, hermosa nana compuesta por George Gershwin, con letra de DuBose Heyward, Dorothy Heyward e Ira Gershwin como aria para la ópera Porgy and Bess (1935). El segundo, So in Love, que escribió Porter en 1948 para Kiss me Kate, musical basado en La fierecilla domada, de Shakespeare. Lamentamos otra vez no poder disponer de un vídeo de mejor calidad, pero merece la pena, siempre, escuchar a Caetano Veloso, aunque sea en un ensayo previo a un concierto en São Paulo en que presentó el disco y que ofrece este último vídeo. Su versión de So in Love es sencillamente magnífica.

Que disfruten de un buen fin de semana.

Henri Salvador

henri_salvador CAP

Hace cinco años nos dejaba el legendario crooner francés Henri Salvador. De seguir con vida, hoy, 18 de julio, hubiera celebrado su 96 cumpleaños. Es por esto que hemos decidido dedicar nuestra entrada a este gran cantante de voz suave y cálida, ferviente admirador de Nat King Cole y Frank Sinatra, que ante todo fue un gran músico de jazz.

“Pocos franceses recordaban su rock and roll en compañía de Boris Vian, allá por los años cincuenta, cuando firmaba como Henry Cording. Menos aún los que sabían que llegó a tocar la guitarra con Django Reinhardt en un cabaré de Montparnasse. Salvador era para ellos aquel tipo que les hizo reír tantas veces desde la pequeña pantalla con sus ocurrencias y su risa contagiosa. Ahora, sin embargo, toda Francia le reconoce como el autor de Chambre avec vue. El disco de bossa nova más bonito de los últimos tiempos, según Caetano Veloso, que grabó su Dans mon île en 1981”. Empecemos con dos maravillosos temas del “disco de bossa nova más bonito de los últimos tiempos” en interpretación de Henri Salvador: Chambre avec vue y Dans mon île.

imagesLas palabras anteriores –como la mayor parte del texto de la entrada de hoy– están sacadas del artículo de Carlos Galilea “La carcajada de Henri Salvador” (El País, 3 de enero de 2004). Galilea –excelente crítico musical y director y presentador del magnificó programa de Radio 3 (RNE) Cuando los elefantes sueñan con la música desde 1987, entre otras cosas– prosigue: “Una encuesta sitúa a Henri Salvador décimo en la lista de los 50 franceses preferidos por sus compatriotas. No hace ni tres años que las multinacionales –hasta tres– rechazaron Chambre avec vue. ‘La inteligencia, la delicadeza y la generosidad no son cualidades muy extendidas en este negocio’, dice en sus memorias. Fue un joven admirador, aliándose con un amigo que gana una fortuna con los videojuegos, quien editó el disco con el que Salvador había soñado media vida”.

Continuemos deleitándonos con este excelente cantante francés escuchando otra hermosa, hermosísima, canción del álbum Chambre avec vue: Jardin d’hiver (de Benjamin Biolay y Keren Ann).

Otra maravilla, ¿no les parece? “Con Chambre avec vue regresaba el compositor de Syracuse o Une chanson douce, que ha cantado a dúo con Céline Dion en Las Vegas para un especial de televisión. Le suministraron canciones Keren Ann y Benjamin Biolay, unos jóvenes entonces desconocidos, y también Art Mengo, y él les puso una voz inesperadamente cálida y sedosa para su edad. Chanson de lujo entre Jobim, Chet Baker, Maurice Chevalier y Nat King Cole. Millón y medio de ejemplares vendidos. Más tarde se publica Ma chère et tendre, que presentará durante nueve noches en el Palacio de Congresos de París, a partir del 6 de febrero, y con una orquesta de 50 músicos. Luego le reclaman de Japón, Estados Unidos…”. Vamos con dos canciones más: la conocida Syracuse (1962) y Ma chère et tendre, canción que da título al álbum editado en 2003.

Si antes calificábamos de maravillosa Jardin d’hiver, ¿qué calificativo le pondrían a esta conmovedora, tierna y bella canción donde las haya? Habrán observado que los los temas que llevamos incluidos son, exceptuando Syracuse, de 2003 y 2004. Y es que Henri Salvador es uno de esos artistas a quienes el reconocimiento les llega cuando uno ya no le espera. Nacido en Cayenne (Guayana francesa), adonde mandaban a los condenados a trabajos forzados, era hijo de un recaudador de impuestos antillano de origen español y de una madre indígena. “¿Primer rasgo de humor? –comenta irónicamente Galilea–. Vio la luz en la calle de la Libertad. La familia se instaló en París en 1924. El futuro médico o abogado, de acuerdo al guión paterno, prefiere la calle al colegio”. Trabajaba en los cabarets parisinos cuando estalló la Segunda Guerra Mundial y París, como gran parte de Francia, fue ocupada por el ejército alemán. Obviamente, marchó de Francia. “En 1940 –volvemos al texto de Galilea– desembarcó en Río de Janeiro formando parte de la orquesta de Ray Ventura. Acostumbrado a espectáculos fastuosos, el público del casino de Urca recibe con frialdad a los galos. Una noche, Ventura, desesperado, le pide que haga algo para salvarlos del fracaso. Salvador empieza a reírse e imita a Popeye. Esa risa contagiosa para los espectadores, de la que se valía de joven para entrar sin pagar en los teatros cómicos de París. En los días siguientes la prensa carioca habla del ‘fenómeno francés’. Lo cuenta en la divertida biografía Attention ma vie (Éditions JC Lattès, 1994)”.

Henri Salvador en un fotograma de la película de 1950 Nous irons à Paris, que protagonizó Ray Ventura y en la que Salvador hace una breve aparición interpretándose a sí mismo

Henri Salvador en un fotograma de la película de 1950 Nous irons à Paris, que protagonizó Ray Ventura y en la que Salvador hace una breve aparición interpretándose a sí mismo

Regresó a Francia tras la capitulación de Alemania. Seguía siendo conocido, pero “solo por canciones humorísticas como Zorro est arrivé, Le travail c’est la santé o Juanita Banana. El Henri Salvador de Nos ancêtres les gaulois –que habría inspirado a Goscinny para su Astérix–, en recuerdo de aquellas clases de historia en las que un maestro de piel rosada enseñaba, muy serio él, a 20 niños negros y mulatos, que sus antepasados fueron los galos. También se le asociaba a sus grabaciones para películas de Walt Disney como Los aristogatos”. Vamos, si les parece, un par de temas de esta época en sendas actuaciones de Salvador para la televisión francesa de la década de 1960: Le travail c’est la sante (1965) y Juanita banana (1966).

Se le veía entonces únicamente como “un producto de la variété. Sin tener en cuenta sus composiciones refinadas, que le acompañaran Michel Petrucciani o Birelli Lagrène, que hubiera compartido su Blues du dentiste con Ray Charles o cantado con la orquesta de Count Basie dirigida por su amigo Quincy Jones. A todos los que le jubilaron anticipadamente, y desde lo alto de sus 86 años, Henri Salvador les canta: ‘Cuando un artista tiene el corazón triste / no tiene que dejarlo ver’. Y este vecino de la lujosa Place Vendôme, campeón de petanca, les regala una de sus carcajadas”. Vamos con ese fantástico tema del que nos hablaba Galilea, Blues du dentiste, una canción de Boris Vian que Salvador interpreta en directo con Ray Charles durante la ceremonia de entrega de los premios Les Victoires de la Musique de 1996.

Finalizamos este pequeño homenaje a Henri Salvador, uno de nuestros cantantes preferidos, con dos colaboraciones con sendas figuras de la canción a las que hemos hecho referencia a lo largo de este artículo. En el primer vídeo canta junto a Céline Dion Une chanson douce; en el segundo es Caetano Veloso quien le acompaña en una estupenda versión de Cherche La Rose, si bien el vídeo solo recoge imágenes de ambos.

Que pasen un buen día. Gracias por su visita.