J’attendrai

“Esperaré día y noche, / esperaré siempre tu regreso. / Esperaré, porque el pájaro que escapó / regresa a buscar lo que dejó en su nido”, dice la letra de J’attendrai, una canción típicamente francesa compuesta en 1933 que está inspirada en el tema “Coro a bocca chiusa”, de la ópera de Puccini Madame Butterfly.
Muy popular en la década de 1930, fue la melodía que los jerarcas nazis escogieron para que interpretara una orquesta de diez músicos prisioneros del campo de exterminio de Mauthausen cuando ahorcaron a Hans Bonarewitz, otro prisionero que había logrado escapar del campo escondido en una caja de madera. Antes dio dos vueltas completas dio al recinto, acompañado en todo momento por la orquesta que no paraba de tocar J’attendrai.
Y yo me pregunto, ¿cómo una canción con una melodía y una letra tan bellas como esta pudo utilizarse de manera tan alevosa?

MÚSICA DE COMEDIA Y CABARET

J'attendrai 2

Hans Bonarewitz junto a la caja de madera en que escapó en los momentos previos a ser ejecutado / Mauthausen Memorial (archivo fotográfico). Hans Bonarewitz junto a la caja de madera en que escapó en los momentos previos a ser ejecutado / Mauthausen Memorial (archivo fotográfico).

En julio del año 1942, el preso austriaco Hans Bonarewitz  logró algo casi imposible: escapar del campo de exterminio de Mauthausen. Se escondió en una caja de madera que iba a ser cargada en un camión y un rato más tarde estaba fuera del campo. Dieciocho días después fue capturado de nuevo y conducido otra vez a Mauthausen. Allí lo tuvieron encerrado en la misma caja durante una semana, hasta que fue ahorcado el 30 de julio. Bonarewitz era gitano y, por ello, llevaba un triángulo invertido de color negro cosido en su chaqueta; los judíos lo llevaban amarillo, los comunistas rojo, los homosexuales rosa, etc.

Bonarewitz es paseado por el campo antes de su ejecución mientras la orquesta de prisioneros interpreta “J’attendrai” / Mauthausen Memorial (archivo fotográfico). Bonarewitz es paseado por el campo antes de su ejecución mientras la orquesta de prisioneros interpreta “J’attendrai” / Mauthausen Memorial (archivo fotográfico).

Ver la entrada original 705 palabras más

El tango de la muerte

Plegaria que llega a mi alma
al son de lentas campanadas,
plegaria que es consuelo y calma para almas desamparadas.
El órgano de la capilla embarga a todos de emoción
mientras que un alma de rodillas ¡pide consuelo, pide perdón!
¡Ay de mí!… ¡Ay señor!…
¡Cuánta amargura y dolor!

Estos versos corresponden al tango ‘Plegaria’ y era uno de los temas preferidos –si no el tema– por los mandamases de los campos de exterminio nazis para que lo interpretaran las orquestas de prisioneros cuando llegaban los trenes repletos de judíos. Lo último que esperaban era ser recibidos con música. Nada malo nos puede suceder, pensaban. Y confiados avanzaban hacia la cámara de gas creyendo que iban a las duchas para ser desinfectados.
Su autor, Eduardo Bianco –que no era alemán, sino argentino, pero nazi como el que más– lo compuso en 1931 (dedicándoselo al rey Alfonso XIII) y lo interpretó ante Hitler y Goebbels en 1939. ‘Plegaria’ inició así su funesta trayectoria hasta convertirse en el “tango de la muerte”. A los nazis, su letra les importaba un carajo, a pesar de que parecía pensada para lo que iba a suceder en los campos del horror, de la muerte, del exterminio de millones de personas cuyo único “delito” era ser diferente: judíos, comunistas, homosexuales, gitanos… Lo que les fascinaba era el aire solemne de su música.

MÚSICA DE COMEDIA Y CABARET

Tango muerte CAP

El tango llegó a Europa, vía París, a principios del siglo XX, triunfó y se expandió por gran parte del continente. Una de las capitales que con mayor entusiasmo acogió esta nueva y sensual música fue Berlín, que en la época de entreguerras rivalizaba con París en ser la capital de la cultura del mundo occidental. El tango hizo furor en Berlín en los tiempos de la República de Weimar y continuó su popularidad tras la llegada de los nazis al poder en 1933, para diversión suya y escarnio de sus víctimas, como veremos. Eso sí, “alemanizando” música y letras.

En 1933 el NSDAP (Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán), que lideraba Hitler, llegaba al poder aupado fervorosamente por millones de alemanes, nada menos que diecisiete millones les votaron (un 43,9 por cien). El tango no se resintió. Es más, a los nazis les encantaba, y como todo lo que les gustaba…

Ver la entrada original 406 palabras más

La chica y el gánster celoso: una historia tan real que parece ficción

Ziegfeld Model - Risque - 1920s - by Alfred Cheney Johnston

Ella había nacido en 1896 en el estado estadounidense de Nebraska. Hija de un banquero, su madre falleció cuando tenía cinco años y se crió con sus abuelos. A ella le gustaba cantar en la escuela y en la iglesia, y a los 16 años marchó a Chicago para estudiar en la escuela de arte. Fue allí que consiguió trabajo en el night-club Marigold Gardens y a los 18 años era vocalista del cabaret. Se llamaba Ruth Etting, era muy bella –rubia y de ojos azules– y poseía una hermosa voz.

Él, Martin Snyder, era más conocido por el alias de Moe the Gimp, tenía tres años más que ella y se dedicaba al lucrativo y peligroso oficio de gánster en aquel turbulento Chicago de los años 20. Un buen día la vio actuar, se enamoró de ella –no sé si ella de él– y se casaron en 1922. Con su “ayuda”, Ruth comenzó a sonar en la radio y firmó un contrato en exclusiva con la discográfica Columbia Records en 1926. Un año después pasó a ser una de las más famosas chicas de las Ziegfeld Follies, llegando a ser conocida como la novia de la canción americana, o la novia de América, y siguió grabando y trabajando en el cine. Cada día era más popular.

Sin embargo, en 1937 Ruth se enamoró del pianista y compositor Harry Myrl Alderman. Cuando Gimp se enteró montó en cólera, tuvo un altercado con Alderman y terminó disparándole un tiro. Alderman sobrevivió, Gimp fue a la cárcel y Ruth se divorció y se casó con su verdadero amor. Eso sí, el escándalo fue demasiado para su carrera. Hizo algunos intentos de volver a escena, pero sus días como la novia de América habían terminado. Se retiró a Colorado Springs, donde vivió en un rancho a las afueras con Harry Myrl Alderman. Alderman murió en 1966 y Ruth doce años más tarde, el 24 septiembre 1978.

Una historia como la de Etting, con gánster de por medio, triángulo amoroso y escándalo incluido, parece más –como sugería en el título–el argumento de una película que una historia verídica. De hecho, en 1955, se estrenó la película de Charles Vidor Love me or Leave Me (Quiéreme o déjame), en la que Doris Day encarnaba a Ruth Etting, James Cagney al mafioso Gimp y Cameron Mitchell a Alderman. Pero no. Es tan real como la vida misma.

Leer artículo completo (incluye vídeos): Ruth Etting: la chica y el gánster celoso

París Belle Époque: nace el cabaret

MÚSICA DE COMEDIA Y CABARET

“El Moulin de la Galette” (1908), gouache de Maurice Utrillo. “El Moulin de la Galette” (1908), gouache de Maurice Utrillo.

Entre 1800 y 1900 París pasó de 80.000 habitantes al millón y medio y se convirtió en el gran centro cultural y mundano del orbe, donde nacían las vanguardias artísticas y las novedades literarias y musicales que se extendían rápidamente por otros lugares. París rezumaba animación, era puro espectáculo, lugar de reencuentro y mezcolanza, de trasgresión y frivolidad.

Montmartre, La Butte, con sus cafés, cabarets, talleres de pintores postimpresionistas, su carácter campestre y bucólico, no dejaba de ser un pueblecito, con animales, huertos y pequeñas casas de campo, un reducto de un mundo que tendía desaparecer en el que todos eran bien recibidos. Pronto se establecieron allí artistas, literatos, músicos…, que le dieron el aire bohemio que siempre lo ha caracterizado. Al tiempo, se llenaba de cafés y tugurios, centros de reunión de poetas, pintores y músicos sin trabajo en…

Ver la entrada original 1.088 palabras más

Música degenerada (Entartete Musik). Los artistas perseguidos II

MÚSICA DE COMEDIA Y CABARET

Dibujo realizado en secreto por François Reisz en el campo de exterminio de Birkenau. Dibujo realizado en secreto por François Reisz en el campo de exterminio de Birkenau que muestra cómo una orquesta tocaba mientras se trasportaba en carretas a los muertos. Publicado en el libro de Andrea Baaske “Musik in Konzentrationslagern” (1991).

“La música afecta más al corazón y a las emociones que al intelecto. ¿Dónde entonces podría latir más fuerte el corazón de una nación que en las grandes multitudes, donde el corazón de la nación encuentra su verdadero hogar?”. Estas palabras las pronunció Joseph Goebbels, ministro de Propaganda del Gobierno de Hitler, al poco de ser nombrado en el cargo. Los nazis eran conscientes de que la música (el arte en general) no es, ni puede ser, ajeno a la realidad en que surge. De hecho, ellos la utilizarían con macabros fines, como ya hemos comentado en otras entradas de este blog. Una melodía tan bella como J’attendrai* era uno…

Ver la entrada original 3.093 palabras más

Música degenerada (Entartete Musik). Los artistas perseguidos I

MÚSICA DE COMEDIA Y CABARET

249A

Desde su llegada al poder los nazis tuvieron muy claro que había que controlar cualquier tipo de manifestación artística y proscribir todas aquellas que no se ajustaran a sus estrictos parámetros ideológicos. Estas últimas fueron tachadas de “arte degenerado”. La “música degenerada” (entartete musik) englobaba tanto aquella que –como el jazz– consideraban que eran perniciosos ritmos extranjeros que corrompían la pureza del espíritu alemán como la que componían o interpretaban compositores y cantantes de origen judío o de ideas izquierdistas.

Una actuación en un restaurante de Berlín alrededor de 1925. / Getty Images Una actuación en un restaurante de Berlín alrededor de 1925. / Getty Images

Compositores (y letristas) de todos los géneros, de cabaret y teatro musical –Ralph Benatzky, Kurt Weill, Friedrich Hollaender, Mischa Spoliansky, Marcellus Schiffer, Rudolf Nelson, Siegwart Ehrlich…– se vieron obligados a exiliarse. Lo mismo, obviamente, sucedió con sus intérpretes. Muchos de ellos optaron por huir de Alemania. La mayoría de los que se quedaron acabaron confinados en los campos…

Ver la entrada original 1.344 palabras más

Música degenerada (Entartete Musik). Los temas perseguidos

MÚSICA DE COMEDIA Y CABARET

z2 “Tingel-Tangel” (1924), de Rudolf Schlichter

El poder siempre promociona determinadas manifestaciones culturales en detrimento de otras “no oficiales”, que discrimina. Mas cuando este es absoluto –como era el régimen totalitario de Hitler– a la marginación se une la prohibición de aquellas que considera perniciosas y la persecución de quienes las crean y difunden. Cuando el NSAPD (el partido nacionalsocialista que lideraba Hitler) llegó al poder en enero de 1933, calificaron como “arte degenerado” (Entartete Kunst) toda manifestación artístico-cultural  contraria a sus principios.

Kurt Gerron y Curt Bois. El primero murió en las cámaras de gas del campo de exterminio de Auschwitz en 1944. El segundo se exilió a Estados Unidos en 1934. Kurt Gerron y Curt Bois. El primero murió en las cámaras de gas del campo de exterminio de Auschwitz en 1944. El segundo se exilió a Estados Unidos en 1934.

Se quemaron los libros, se ridiculizaron las obras y se prohibió ejercer la profesión a quienes no tenían ascendencia aria o cultivaban cualquier forma de “arte degenerado”, se les persiguió y se les detuvo, siendo confinados estos últimos a…

Ver la entrada original 1.264 palabras más