Capítulo XIII.2. Primera parte

XII.2_1ad

Samuel abrió las puertas de su café el sábado 5 de mayo de 1877. Acondicionó el modesto palacete de dos plantas que había comprado, demoliéndolo prácticamente por completo, y lo ensanchó gracias a los avances en la industria del hierro con espléndidas columnas de fundición. De ese modo consiguió un gran espacio rectangular diáfano que pasaría a albergar una sala en forma de herradura como la que había visto en el Folies Bergère.

Seguir leyendo: Capítulo XIII.2. Primera parte

Anuncios

Acerca de Manuel Cerdà

Historiador y escritor.
Galería | Esta entrada fue publicada en Del blog 'El corto tiempo...'. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s