Capítulo XII.2

EL CORTO TIEMPO DE LAS CEREZAS

XII.2

Samuel descubrió la pensión de doña Amalia por pura casualidad. Al descender del tren que lo había llevado desde Valencia en su fuga, se dirigió ─siguiendo las instrucciones que en Valencia le habían dado los correligionarios de don Anselmo─ al Café de las Siete Puertas, en la plaza de Palacio, uno de los más elegantes de la ciudad. En Valencia permaneció hasta finales de 1874 mientras se le facilitaba una nueva identidad.

―¿Mauro Puig Calabuig? Suena a broma.

A Samuel le sorprendió la filiación que le habían asignado, especialmente los apellidos.

―Mejor así ─le aclaró su interlocutor─, menos sospecharán, aunque de todos modos, si no es por alguna imprudencia que cometas, nadie advertirá la falsificación de tus papeles, quien nos los ha proporcionado los hace también para las instancias oficiales.

―Aquí dice que soy comerciante, que me dedico a la exportación de naranjas y vinos y trabajo en los…

Ver la entrada original 1.555 palabras más

Anuncios

Acerca de Manuel Cerdà

Historiador y escritor.
Galería | Esta entrada fue publicada en Del blog 'El corto tiempo...'. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Capítulo XII.2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s