Capítulo XI.3

EL CORTO TIEMPO DE LAS CEREZAS

XI.3

Cuando Samuel se estableció en París con Camila, en 1888, la ciudad, que se preparaba para el gran acontecimiento de la exposición universal del año siguiente, vivía un periodo de euforia como nunca antes y posiblemente como ninguna otra metrópoli. Samuel ya conocía París, había pasado allí unos días con su amigo Yákov doce años antes, pero entonces buscaba ideas para un proyecto que no sabía muy bien cómo acabaría concretándose aunque tenía claro que debía ser una especie de café concierto donde se ofrecieran espectáculos como los que había leído en la prensa que se daban en París.

En 1888 la ciudad, que rondaba ya los dos millones de habitantes, seguía igual de fastuosa, pero la percepción que Samuel tenía de ella no tardó en cambiar al dejar de estar restringida a una idea tan fija y precisa que rayaba en la obsesión. Pronto sintió que París era varias…

Ver la entrada original 1.540 palabras más

Anuncios

Acerca de Manuel Cerdà

Historiador y escritor.
Galería | Esta entrada fue publicada en Del blog 'El corto tiempo...'. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s