Capítulo X.1

EL CORTO TIEMPO DE LAS CEREZAS

X.1

―Esta misma mañana, cuando venía para acá, he visto cómo se llevaban a Ripoll. Ya ves, ¿qué ha hecho Ripoll? Dicen que entregó el petróleo de su tienda voluntariamente. Detrás iba su mujer, llorando, con un recibo en la mano que en su día le extendió la Comisión como que se llevaban el petróleo. De nada le ha valido. Y como él muchos que han hecho bastante menos. Es suficiente que cualquier fabricante o propietario, cualquier “respetable ciudadano”, diga ese es internacional para que le prendan enseguida. Están rabiosos. Hay más de sesenta en la cárcel, además de los que están presos en el castillo de Alicante. Son infames, los agentes de la autoridad llegan a amenazar a los niños para que digan el paradero de sus padres.

Esclafit rebosaba indignación, Samuel no recordaba haberlo visto así jamás, tan alterado.

―Cuarenta y dos se llevaron ayer al castillo de Alicante…

Ver la entrada original 1.062 palabras más

Anuncios

Acerca de Manuel Cerdà

Historiador y escritor.
Galería | Esta entrada fue publicada en Del blog 'El corto tiempo...'. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s