Capítulo VIII.1

EL CORTO TIEMPO DE LAS CEREZAS

VIII.IEl primer domingo de septiembre de 1872 se inauguraba el centro de la Asociación Internacional de Trabajadores, en calle de Santo Tomás esquina con la de San Agustín, junto al Raval. Esclafit ─ahora activo afiliado de la federación local─ mostraba orgulloso a Samuel la sede. Era modesta tanto en su apariencia exterior ─ni siquiera había rótulo que anunciase su emplazamiento─ como en el interior: una mesa y varias sillas en la habitación principal, a la que se entraba directamente desde la calle, unas estanterías con libros, papeles, los impresos de la Internacional y poco más. Sin duda era el local menos espacioso y pretencioso de cuantos ocupara asociación alguna, pública o privada, política o no. Ahora bien, en número de afiliados la Internacional no solo superaba a toda organización, su cifra resultaba inalcanzable a cualquier otra sociedad.

―Las cosas no volverán a ser igual después de esto, Samuel.

Ver la entrada original 1.559 palabras más

Anuncios

Acerca de Manuel Cerdà

Historiador y escritor.
Galería | Esta entrada fue publicada en Del blog 'El corto tiempo...'. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s