Capítulo VII.2

EL CORTO TIEMPO DE LAS CEREZAS

VII.2

Ocupado con los tejemanejes del negocio de las diligencias y las tareas del periódico, enfrascado en las lecturas de los libros de la biblioteca de don Anselmo, tratando de interpretar el sentido de tantos y tantos textos en los que seguía perdiéndose, aunque cada vez menos, y recreándose en el aquel rincón dominado por el cerezo a Samuel le resultó más fácil de lo que creía recuperarse del desencanto con Anita. Poco después, Samuel y Esclafit volvían a rondar a las jóvenes que lucían su palmito en los paseos y, sobre todo, en los bailes. Beatriz seguía despertando la atracción de Samuel y su comportamiento tímido y reservado cuando lo tenía cerca dejaba entrever una complaciente disposición hacia su persona.

El tonteo entre ambos parecía no tener fin. Beatriz era de esas chicas poco dadas a veleidades y atrevimientos, no exenta de coquetería pero comedida y nada frívola, una bonita…

Ver la entrada original 276 palabras más

Anuncios

Acerca de Manuel Cerdà

Historiador y escritor.
Galería | Esta entrada fue publicada en Del blog 'El corto tiempo...'. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s