Capítulo III.3

EL CORTO TIEMPO DE LAS CEREZAS

III.3 “Hip, Hip, Hurrah!” (1888). Peder Severin Krøyer.

La casa de Blanes era una de las más lujosas y ostentosas de la ciudad. Ricas alfombras, cornucopias que pendían de las paredes, suntuosas arañas colgadas del techo, cortinas de damasco, blondas de terciopelo, candelabros de plata, espejos y cuadros, dejaban bien patente ─en su exceso y fastuosidad─ el poderío de su dueño.

Aunque el comedor era posiblemente la pieza más suntuosa de la casa, el buen tiempo empujó a doña Mercedes a montar la cena con que Blanes celebraba el inicio de la feria con la flor y nata local en el jardín. Fue copiosa, llenándose la mesa, entre otros manjares, de pasteles de carne, galantina de pollo, cordero y pichones asados, embutidos, fiambres, queso, todo regado con buen vino tinto elaborado en la zona con uva Monastrell. Se decoró la mesa con floreros con artísticos ramilletes y ricos candelabros. Seis mujeres…

Ver la entrada original 1.079 palabras más

Anuncios

Acerca de Manuel Cerdà

Historiador y escritor.
Galería | Esta entrada fue publicada en Del blog 'El corto tiempo...'. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s