Capítulo III.2

EL CORTO TIEMPO DE LAS CEREZAS

III.2

Había concierto y baile en La Glorieta aquel 23 de abril de 1863, festividad de san Jorge, patrón de la ciudad, en plenas fiestas de Moros y Cristianos. Comenzaba la feria. Las calles se engalanaron con imágenes del santo, farolillos, banderolas, cintas y flores y numerosos feriantes exhibían para su venta géneros de sedería, tejidos de todas clases, pañolería, quincalla, productos alimenticios y enseres domésticos.

La Glorieta, el primer paseo público que tuvo la ciudad, se había convertido en el principal lugar de encuentro social en que individuos de posición más o menos acomodada ─las mujeres sobre todo, las jóvenes en especial─ se encontraban y reconocían. Damas y señoritas de la buena sociedad podían lucir sus elegantes atuendos, vestidos de amplios vuelos de vistosos colores, la mayoría de corpiño vuelto y falda de tejidos esponjosos y translúcidos.

Jóvenes obreros las miraban con cara de deseo, como poco antes contemplaran…

Ver la entrada original 812 palabras más

Anuncios

Acerca de Manuel Cerdà

Historiador y escritor.
Galería | Esta entrada fue publicada en Del blog 'El corto tiempo...'. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s