Capítulo III.1. Segunda Parte

EL CORTO TIEMPO DE LAS CEREZAS

III.2

Poco después del tañido de campanas que anunciaba las cinco de la madrugada Vicent despertó a Samuel.

―Vamos, arriba, levanta.

―¿Qué pasa? ─preguntó el chico.

―Son más de las cinco. Espabila.

―Pero si yo…

―¿Tú qué, mala cabeza? Tú vendrás conmigo hasta el molino y seguirás luego hasta el Racó del Cirer. Desde allí hasta aquí tienes muchos en los que buscar trabajo.

Marchó Samuel con su padre, como aquella primera vez. Le costaba caminar, estaba quejumbroso, le dolía todo el cuerpo, más aún que el día anterior. Vicent no aflojaba el paso y si Samuel se quedaba atrás le apremiaba para que cogiese de nuevo el suyo. Entró en el molino en que ahora trabajaba y le dijo al chico que ya sabía qué tenía que hacer. Samuel subió hasta donde se ubicaba el primer molino e inició el camino de vuelta preguntando en cuantas fábricas hallaba a…

Ver la entrada original 728 palabras más

Anuncios

Acerca de Manuel Cerdà

Historiador y escritor.
Galería | Esta entrada fue publicada en Del blog 'El corto tiempo...'. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s