27 respuestas a “España me la suda

  1. Buen artículo. Aquí en Euskadi, durante los años duros, o eras Vasco o español. El asunto es que a mi siempre “me ha sudado la polla” tanto España como Euskadi.
    Ser un apatria aquí era jodido pero reconfortante. El no ser un borreguito al dictado de unos u otros y serlo por mis propias convicciones siempre ha sido motivo de orgullo.

    1. Así es, no seguir el dictado de nadie y se fiel a las propias convicciones de uno es reconfortante y yo también me siento orgulloso de ello a pesar de que he pagado un alto precio: el absoluto ostracismo en la Administración (soy funcionario), que sigue porque con opiniones como esta y estando el área de Cultura de la Diputación (trabajo, es un decir, en el Museo Valenciano de Etnología) en manos de Compromís y siendo yo un apestado han pasado de mí como de la mierda.
      Pero no pienso cambiar. Lo único que me entristece es que a esta edad solo deseo que el tiempo pase lo más rápido posible y jubilarme de una puñetera vez.
      Y ahora, toca otra cervecita. ¡A tu salud!

  2. Pau, mi único hijo -hoy, más unos diecisiete años como investigador de agujeros negros y ondas gravitacionales, en Alemania, varios otros países europeos, China y USA-, como todos mis alumnos creció obligado a expresarse, según tocara, en los diversos registros de la lengua (lenguas en realidad: castellano como coiné, gallego, por respeto amoroso al origen de sus padres y a unos veraneos también de padre y muy señor mío en Arousa, y catalán por el de sus padres a la tierra de acogida, València), me lo decía tal cual Rubianes, miembro de la familia gracias a la tele. Cuando coloquial vulgar: España me la suda, madre. Ojalá que reviente la cabrona. Cuando estándar: Tengo un profesor tan enfermito, que el otro día se le escapó que España era una unidad de destino en lo universal. Para el culto de la lírica echaba mano del catalán, a saber por qué, y decía con Pi de la Serra: Si els fills de puta volessim no veuríem mai el sol. Cierto que nunca con ira, nació y creció tan sano como mis dos nietecillos berlineses.

    Te presto “Gloomy Sunday”, o canción del suicidio, Manuel, que oí por primera vez no hace ni una semana y que me pareció una preciosidad. Dios contigo y Alá con todos 🙂

    1. Hablas de tu hijo y me veo reflejado en lo que dices con respecto al mío. Por cierto, no conocía a Pepe Rubianes y lo llevé a ver “Rubianes solamente”. Sigue siendo uno de sus ídolos.
      No conocía “Gloomy Sunday”. Y, sí, es una preciosidad.
      Feliz domingo, Luisa.

  3. No podrías haber explicado mejor, esa milonga de los nazinalismos (perdón, nacionalismos) con la que tanto han entretenido y entretienen a la gente, mientras ellos, los salvapatrias, van a lo suyo… que, desde luego, nunca es lo nuestro.
    Te deseo una feliz semana Manuel.

  4. ¡Bravo! El poder busca cualquier excusa para departamentar, separar, con la finalidad de mantener su autoridad sobre los demás. El día que el hombre se percate de que el de enfrente sufre por lo mismo y que todos los inventos de segregación son sólo eso: inventos, casualidades aprovechadas, sobrevaloradas absolutamente.

    1. Permíteme que te conteste con unos párrafos de mi novela Adiós, mirlo, adiós (Bye Bye Blackbird) que recogen diversas intervenciones que tuvieron lugar durante una asamblea en el Ódeon de París tras ser ocupado por los estudiantes en mayo de 1968 y en el que estaba Jean-Paul Sartre.
      Dice un joven: “Tengo una bicicleta, pero poca pasta para cuidarla ─decía una muchacha─. Está muy vieja. Las ruedas están hechas polvo pero no puedo permitirme el lujo de cambiarlas, no tengo dinero suficiente. Voy poniéndoles parches, pero ya no aguantan. Es que ya no hay ni sitio, es parche sobre parche. Así que voy a tener que deshacerme de ella y, si puedo, cambiarla por otra. Eso mismo le pasa a este sistema. Está podrido y los parches solo conseguirán que aguante un poco más, pero no podrán evitar su descomposición. Mejor, pues, cambiarlo por otro. Para eso estamos aquí. Pero hace falta unidad. Mientras el movimiento estudiantil y el obrero vayan cada uno por su cuenta no se conseguirá nada. Más parches”.
      “Vale ─manifestó otro─. Nada de parches, nada de reformas. Revolución. ¿Hacia dónde? ¿Qué modelo de revolución queremos?”
      “No necesitamos modelos. Estamos realizando reformas y cambiando los modelos. ¡Estamos inventando!”, exclamó uno.
      Otro más: “¿Y para qué necesitas un modelo, ya sea del capitalismo o de la democracia popular?”
      Y al final dice una muchacha: “No inventamos nada. Lo siento, camaradas, no inventáis nada. Estáis remodelando una estructura capitalista. Para mí eso no es un invento, no es nada. Veo un debate. Simplemente percibo gente que se preocupa, que hay un régimen capitalista y debemos hallar modalidades, reformas y cosas por el estilo para oponernos e intentar acondicionar esta estructura. Pero no deja de ser cierto que la base está podrida. ¿Qué podemos hacer, pues? La base es el hombre y el hombre no cambiará”.
      Con esta última frase me quedo: “La base es el hombre y el hombre no cambiará”.
      Afectuosos saludos.

  5. Y concededle a Martin Villa no se que medalla, no es enaltecimiento del terrorismo, además del peor el terrorismo de Estado, y no es enaltecer la tortura. Es premiar al mayor democráta del mundo. Cosas veredes amigo Sancho-

    1. Claro que lo es, como también aterroriza la precariedad laboral, la inseguridad en el trabajo, no llegar a fin de mes, ver que tus hijos pasan hambre, morir en alta mar huyendo de la muerte…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s