Capítulo II.1

EL CORTO TIEMPO DE LAS CEREZAS

I.6b

Gritos de ¡Ladrones!, ¡Abajo los consumos!, ¡Mueran los arrendatarios! y otros improperios se oían desde la casa del fabricante de papel Ricardo Blanes, en la calle de San Nicolás. Era mitad mañana del 2 de enero de 1856, miércoles. Desde unos días reinaba el malestar entre los trabajadores, primero en sus conversaciones, luego en sus actitudes. Blanes platicaba con otros próceres locales afines a su ideario.

La reunión obedecía a la necesidad de relanzar el Casino Alcoyano, una asociación privada de carácter recreativo fundada años atrás, conservadora, que aglutinaba buena parte de la burguesía local pero que en los últimos años había ido decreciendo en número de socios e influencia, un lugar donde reunirse y adoptar decisiones. Los progresistas les tenían tomada la delantera y otras entidades de similares características mostraban tener una mayor vitalidad.

La charla, a la vista de los acontecimientos que tenían lugar frente…

Ver la entrada original 1.410 palabras más

Anuncios

Acerca de Manuel Cerdà

Historiador y escritor.
Galería | Esta entrada fue publicada en Del blog 'El corto tiempo...'. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s