Colesterol, el gran engaño

colesterol - copia

Los masáis de Tanzania se alimentan de la leche, la sangre y la carne de sus vacas. Alimentación más rica en grasas saturadas es difícil. Tienen el colesterol alto, sí, pero el riesgo cardiovascular entre ellos es prácticamente inexistente. ¿Por qué? ¿Y por qué los franceses, que también tienen una dieta rica en grasas saturadas y una tasa media de colesterol superior la media, son quienes sufren la menor cantidad de infartos del mundo? ¿Será que el colesterol no es tan malo como lo pintan? Son preguntas que se plantean en el documental de 54 minutos de duración Cholestérol, le grand bluff (Colesterol, el gran engaño), que se estrenó en 2016 dirigido por Anne George y que coprodujeron Arte GEIE & Quark Productions.

¿Cómo se creó el dogma de que el colesterol es culpable de la mayoría de enfermedades cardiovasculares? La reputada periodista estadunidense de investigación Nina Teicholz nos explica cómo empezó todo: “En la década de 1950 hubo una ola creciente de infartos y enfermedades cardíacas. Hombres de mediana edad, en la plenitud de la vida, sufrían infartos de corazón. Se trataba de hombres cuyos padres nunca habían sufrido este problema. En 1955 el presidente Eisenhower sufrió un infarto que le obligó a ausentarse del Despacho Oval durante diez días. El pánico se extendió por todo el país”.

Entonces, Ancel Keys, investigador y patólogo de la Universidad de Minnesota, comenzó a interesarse por la cuestión y sugirió que la culpa era de las grasas saturadas, que elevaban el colesterol total, el cual, a su vez, obstruía las arterias y provocaba infartos de corazón. A principios de los 50 presentó un informe en el que achacaba tal circunstancia a “nuestro estilo de vida y nuestra dieta” y en 1958 puso en marcha un ambicioso plan: un estudio en siete países (Grecia, Yugoslavia, Italia, Países Bajos, Finlandia, EE UU y Japón) para observar el vínculo estadístico entre la alimentación, especialmente las grasas, la tasa de colesterol y el riesgo cardiovascular de la población. Más tarde, publicó una curva de mortalidad cardiovascular que encabezaba EE UU y concluyó que cuantas más grasas saturadas se consumen más infartos hay. Pero no incluyó a Francia, por ejemplo, que tiene un nivel muy bajo de infartos y consume abundantes materias grasas. Como pone de relieve el doctor Dominique Dupagne, Keys manipuló los datos. Cualquier investigador –sea del campo que sea– sabe, sabemos, que primero se formula hipótesis, luego se intenta obtener pruebas documentales y, cuando se considera que estas son irrefutables –lo que no quiere decir que necesariamente lo sean– se razonan las conclusiones y se presenta la tesis. Él hizo lo contrario.

Pronto, el colesterol pasó a formar parte de los intereses industriales. La industria agroalimentaria empezó a promocionar alimentos que estaban en concordancia con lo que decía Keys y viceversa, las farmacéuticas productos bajos en grasas y aceites vegetales. Surgieron diversas teorías en contra, pero los intereses de las industrias farmacéutica y agroalimentaria acabaron imponiéndose. Así, al patólogo Kilmer McCully, que formuló la hipótesis de que las placas de las arterias se desarrollan cuando la cantidad de homocisteína es excesiva, se le retiraron los medios y se le cortaron las vías de financiación, hasta que un buen día –lo cuenta él mismo– “el director de relaciones públicas del Hospital de Massachussets me llamó y me dijo que cerrara el pico, que en el futuro no quería volver a oír mi nombre asociado al hospital o a Harvard”. Si su teoría no hubiese tenido sentido nadie se habría interesado, nadie habría actuado contra él. Prueba de que su teoría no era descabellada, pero sí dañina para los intereses mencionados, es el descubrimiento que revela el documental de documentos confidenciales internos de la industria azucarera que demuestran que esta subvencionó investigaciones en los años 70 para que el colesterol figurara como único responsable de las enfermedades cardiacas.

Para probar la incidencia del colesterol en las enfermedades cardiovasculares, las autoridades sanitarias pusieron en marcha un ensayo clínico en el que participaron 3.800 hombres con una tasa de colesterol muy elevada. Un grupo fue sometido a una dieta baja en colesterol y se les administró colisteramina, que reducía la tasa de colesterol en sangre. Se empezó entonces a hablar de los países mediterráneos, que consumían aceite de oliva y fibras y tenían entre ocho veces menos infartos que los finlandeses y cuatro menos que los escoceses. Se hicieron pruebas y el grupo que consumían una dieta mediterránea tuvo un 50% menos de infartos. Pero una vez más, los resultados se obtuvieron de una mala selección (el ensayo se hizo con hombres de mediana edad y el resultado se generalizó al conjunto de la población) y de una interpretación errónea de las conclusiones: también en los países mediterráneos se consumen quesos y embutidos. No era la suya una dieta contra el colesterol, sino de otra forma de dieta.

Había que bajar, pues, el colesterol sí o sí. Y entonces se produjo el milagro: corría el año 1971 cuando el doctor Akira Endo descubría en Japón las estatinas, de las que consiguió aislar la pravastatina (1979) y la simvastatina (1982). Así lo vivió el doctor Mikael Rabeus, cardiólogo: “Fue algo extraordinario. Estábamos atónitos. De repente había una pastilla que podíamos recetar a las personas que habían sufrido un infarto y que, además, se reducía la mortalidad, el riesgo de recaída, etc. Era fantástico. Las administramos desde el primer momento”.

Prácticamente nadie, al principio, cuestionó lo que habían publicado prestigiosas revistas científicas internacionales acerca de los nuevos medicamentos. De nuevo nos lo explica el doctor Dupagne: “El colesterol no es un veneno que fluye por las arterias, es una grasa esencial para la fabricación de nuestras células. Sin él, no podemos vivir. El objetivo no es reducir el colesterol como el que reduce el arsénico en la sangre, por así decirlo. Se trata de un producto, o más bien de una familia de productos, que desempeñan funciones metabólicas muy valiosas, y cuando trastocamos algo para tratar de proteger el corazón podemos alterar otras cadenas metabólicas, ya sea en el campo del cáncer, en enfermedades autoinmunes y en multitud de cosas. Y cada vez que lo hacemos existe el riesgo de reparar una cosa mientras estropeamos otra, y encontrarnos con que hemos bajado la tasa de colesterol, pero hemos aumentado el riesgo de otras enfermedades”.

Pero con el tiempo se ha demostrado que las placas en las arterias se deben a un proceso de calcificación que las crea y se origina un trombo. ¿Y el colesterol? Esto dice al respecto en el doctor Mikael Rabaeus, cardiólogo: “Me gustaría que alguien me explicara esto. Después de dos millones de años de evolución del ser humano, ¿por qué habría un colesterol malo y uno bueno? No quiere decir nada. Si los dos colesteroles son secretados por el hígado desde hace dos millones de años es que necesitamos los dos. En segundo lugar, ¿qué es lo que hace que aumenten o disminuyan? En el caso del HDL, el llamado colesterol bueno, lo que lo hace aumentar es la actividad física. Y está claro que la actividad física durante los últimos diez mil años era muy alta en todos los hombres y tenían un HDL más bien elevado. Pero no es el HDL elevado el que nos protege, es la actividad física la que hace que enfermemos menos. En cuando al LDL es lo mismo, pero a la inversa. Sencillamente, consumimos menos LDL cuando somos sedentarios y, por lo tanto, tiende a elevarse un poco, pero una vez más: es el sedentarismo el que nos mata”.

Las estatinas, sin embargo, siguen recetándose, especialmente la simvastatina, a pesar de que –como decíamos en el párrafo anterior– pueden aumentar la calcificación de las arterias coronarias, que es el síntoma distintivo de una enfermedad cardíaca potencialmente letal. ¿Cómo es posible? Esta es la explicación del doctor John Abramson, catedrático de Medicina: “El 85% de los ensayos clínicos, y hasta el 97% de los ensayos más importantes, están patrocinados por laboratorios privados. Ahora bien, hemos calculado que hay cinco veces más posibilidades de encontrar un resultado positivo en un medicamente cuando el ensayo está financiado por un laboratorio privado en comparación con un ensayo del mismo medicamento financiado por un instituto público. Es un aumento bastante considerable de las posibilidades. Tendemos a considerar que los ensayos científicos son objetivos, pero cuando nos fijamos en cómo se estructura el sistema nos damos cuenta de que las compañías privadas patrocinan los ensayos clínicos para promover la venta de sus fármacos”.

¿Cómo se puede decir que las estatinas reducen el riesgo cardiovascular y al mismo tiempo aceptar que las estatinas aumentan el score cálcico, considerado por algunos como lo que mejor predice el riesgo cardiovascular? Ambas cosas son incompatibles.

Con el tiempo, muchos pacientes empezaron a sufrir los efectos secundarios de la simvastatina: debilidad muscular, fatiga, pérdida de memoria… Cosas de la edad, solía –suele– decir el médico al paciente que ya lleva un tiempo tomándola. Mas lo cierto es que, como afirma ya casi al final el cardiólogo e investigador del Centro de Investigaciones Científicas Michel de Lorgeril: “Las estatinas entran en el cerebro y alteran la síntesis de colesterol en el cerebro. Es un efecto terrible que hasta hace poco había sido ignorado, y solo gracias a la presión de algunos médicos y toxicólogos las autoridades sanitarias han admitido que, efectivamente, las estatinas provocan problemas de memoria y trastornos del sueño. Es decir, es un claro efecto neurotóxico”.

Vi el documental el pasado sábado 22 de abril en La2 por recomendación de mi amiga Nekane, que es traumatóloga y reside en Bruselas, antes de marcharse ese mismo día, tras haber pasado unos pocos aquí. Lo vi y no solo me convenció, me entusiasmó. La llamé y se lo dije. Me respondió que se lo imaginaba y que la mayoría de los médicos, aunque algunos no lo dijeran, tenían serias dudas sobre la relación entre colesterol y enfermedades cardiovasculares. En tu caso, añadió (sufrí un infarto a causa del síndrome de Takotsubo), esa relación es inexistente.

Ella me aconsejó que hablara con mi médico. También el documental advierte al final: “No interrumpa su tratamiento sin consultar a su médico”. Eso hice. Y ya no tomo simvastatina.

Si quieren ver el documental completo doblado al español, aquí lo tienen. Por cierto, no se pierdan lo que algunos de los que en él aparecen dicen en los títulos de crédito.

Anuncios

Acerca de Manuel Cerdà

Historiador y escritor.
Galería | Esta entrada fue publicada en Tiempo presente y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

22 respuestas a Colesterol, el gran engaño

  1. Interesantisimo artículo, voy a por el video. Saludos !

  2. Luz Donoso dijo:

    Muy interesante , gracias !

  3. Un artículo muy instructivo…

  4. Una virgo lunática dijo:

    Vi el reportaje en su tiempo y me aclaró muchas dudas. Comer de todo en pocas cantidades creo que es la mejor medicina. Gracias por compartir.
    Saludos.

    • Claro que sí. Que el colesterol no tenga nada que ver con las enfermedades cardiovasculares no significa que no debamos llevar una alimentación sana y equilibrada. La diferencia es que en esa alimentación ahora entran productos que antes se decía que eran nocivos. Afectuosos saludos.

  5. Ángel dijo:

    Interesante artículo, el reportaje lo vi en la 2 y se me plantearon las grandes dudas que supongo tenemos tod@s los que tomamos simvastatina. Yo ya antes de verlo empece a dejarlas de tomar de forma diaria y gradualmente hasta no tomar ninguna. Resultado, igual forma de vida y alimentación 287 mg/dL, tomando pastilla 180 mg/dL. Ahora me toca mas ejercicio físico, cuidar algo mas mi alimentación, constancia en ello y una analítica en unos meses…resultado, ya te contaré.

  6. La de cosas que no sabemos. Gracias mi olvidado amigo Manuel

  7. Luisa dijo:

    Te confiaré un secreto, Manuel: aparte de que la medicina aún está en pañales, lo del colesterol, mi experiencia propia y la de los de mi entorno, da para escribir una buena, no comedia, no… ¡astracanada!

    • Si te decides a hacerlo, ya tienes uno que va comprar tu libro. La medicina… Alguien, no recuerdo ahora quién, dijo no te fíes del médico que solo sabe de medicina.
      Afectuosos saludos.

  8. Un artículo tremendamente interesante. No nos dejemos manipular.

  9. He oído, hemos oído, de todo sobre el colesterol, pero la información nunca sobra. Y ésta me parece tan interesante que no puedo evitar compartirla en Facebook

  10. Hola Manuel..!!
    He leído tu nota con detenimiento y gran sorpresa, debido a los resultados
    que se obtuvieran, luego del “estudio” del Dr. Keys.-
    En Argentina, comemos el famoso “asado” que es carne vacuna, cocina
    a las brasas del carbón y además, acompañada por buena cantidad de
    saturados, que nosotros llamamos “simpática y graciosamente” :
    chinchulines, tripa gorda, mollejas, chorizos, morcillas, salchichas criollas…
    imagínate..!!
    También me puse a pensar en los esquimales, tan “de-moda” en los años
    ’60 sobre todo a raíz de la película, que en Argentina denominamos
    “El País de las sombras largas” y cuyo título original era:
    “The Savage Innocents” 1960, con Anthony Quinn y Peter O’Toole,
    entre otros muchos… me hicieron recordar la “dieta” de los habitantes
    de aquéllos lejanos lugares.-
    Bueno, tus informes con sus docentes noticias, siempre me dan
    mucho gusto de leer y así aprender mucho más, con su lectura.-
    Deseo que todo vaya bien, Manuel Cerdà..!!
    (énfasis en tu nombre, abrazo en tu persona)

    • Todo va, más o menos bien, pero va, José Luis. Yo, desde luego, ya no hago caso al colesterol que tengo. Creo en lo que se dice en documental, al igual que los amigos médicos con los que he hablado del tema.
      Un abrazo.

      • Desde aquel 9 de Octubre de 2016, que muchos nos habíamos
        asustado con tu cirugía, hasta hoy día. . . parece que las cosas
        han cambiado y para bien.-
        Ahora no recuerdo bien, dónde leí un comentario tuyo,
        acerca de tu hijo, lo que me dió mucha felicidad; porque
        aquel “Oktubre”, había quedado yo con un desasosiego
        más o menos… (no sé definirlo) pero por suerte ya pasó
        y ahora me alegro muchísimo, por tu recuperación.-
        Abrazo Porteño.!! – Jorge Luis

  11. Muchísimas gracias, Jorge Luis (disculpa si antes puse José). Afortunadamente, todo está controlado, aunque todavía no tengo el alta definitiva. Un fuerte abrazo, amigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s