El hombre que estornudaba mierda (o Siempre hay un roto para un descosido)

Hombre estornudando

Entrada trasladada a El Blog de Manuel Cerdà

Anuncios

Acerca de Manuel Cerdà

Historiador y escritor.
Galería | Esta entrada fue publicada en Entradas trasladadas al El Blog de Manuel Cerdà. Guarda el enlace permanente.

21 respuestas a El hombre que estornudaba mierda (o Siempre hay un roto para un descosido)

  1. Gracias por este relato que me ayuda en el inicio del dia aqui en la Florida. Me gusto el escrito. Gracias por la votacion a favor de la luna llena que lo retrate a las 4 AM Hora Florida. Tambien lo de Gloria Alvarez, ella es la nueva moda dentro de la filosofia libertaria y esta dejando huellas en el Continente Americano. Mis mejores deseos.

    • Celebro que te haya gustado el relato. Gracias a ti (no conocía a Gloria Álvarez). Un abrazo.

      • Para mi me gusta la mayoria de los relatos escrito por ti. Necesitamos aquellos relatos para poner nuestra mente a trabajar. Gloria Alvarez esta cosechando mucho en el Continente Americano con el concepto de que todo es dueño de su destino.

  2. No encuentro calificativos suficientes para describir lo bueno que es este relato… El giro último de la farmacéutica es colosal. Enhorabuena, Manuel.

    • Muchísimas gracias, Eduardo. El giro de la farmacéutica surgió de pronto. Eso sí, tras darle muchas vueltas a la cabeza sobre qué podía hacer este hombre ante tal situación. Y quedó, creo, una historia de amor. Como escribió Porter, “What is this thing called love?”.
      Un abrazo.

  3. Me ha dejado perpleja el relato. Inesperado.

  4. almaleonor dijo:

    ¡¡madremia, madremía!! 😮

    • Es lo que decía nuestro hombre cuando empezó a sentir los síntomas. Y, al final, hizo bueno aquello de Madre mía, madre mía, que me quede como estoy. No se sabe nunca dónde ni cómo vamos a encontrar la dicha.

  5. Claro que sí! “Bonita” metáfora sobre la confluencia y las vueltas que da la vida. Quizá sólo sea cuestión de dejarse fluir, aunque haya ríos más largos que otros, al final todos desembocan en el mar. Todos encontramos nuestro lugar. Un abrazo

    • “Para ver el mundo en un grano de arena,
      y el Cielo en una flor silvestre,
      abarca el infinito en la palma de tu mano
      y la eternidad en una hora.
      Aquel que se liga a una alegría
      hace esfumar el fluir de la vida;
      aquel quien besa la joya cuando esta cruza su camino
      vive en el amanecer de la eternidad”.
      William Blake.
      Un abrazo.

  6. Elficarosa dijo:

    Jajajajaja, muy bueno, si señor, pero que asquito he pasado.
    Abrazos.

    • Pues imagínate el que pasé yo escribiéndolo, pues de repente me vino la idea y, por desgracia, su representación en mi mente, lo que puede que hubiera hecho las delicias de algún coprófago, pero no es mi caso.
      Abrazos.

  7. Pepe dijo:

    Impresionante. Me he sentido mal, me he reído, he alucinado y me he ido satisfecho. Por este orden.

  8. sadire dijo:

    Mare de deu.. qué escatológico relato…aunque mira, siempre hay un roto para un descosido…jajaajj

  9. analberola dijo:

    Original, divertido y trágico. Muy bueno

  10. vozdemoscu dijo:

    ¡Madre mía! Qué rara historia de amor y felicidad. 🙂
    Estoy sorprendida hasta aceptar que es una prueba de la tolerancia. 🙂 Por lo menos, la coincidencia es la felicidad. ¡Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s