Vivir de los pedos

le-petomane-1

De eso vivió Joseph Pujol, de sus flatulencias. Y por eso fue conocido con el nombre artístico de Le Pétomane (algo así como El pedómano, o Pedoman). Música, lo que se dice música… –aunque haya incluido esta entrada en la categoría Música de Comedia y Cabaret– la verdad no sabría decirles si eso es lo que hacía este humorista francés. Melodía, ritmo y armonía combina, desde luego. Y sonoridad no le falta. ¿Música de viento tal vez?

Joseph Pujol (Marsella, Francia, 1857-1945; su padre era catalán, de Mataró) fue un artista –de mal gusto para muchos, un genio para otros– que se hizo famoso por una especial habilidad: la de controlar a voluntad sonoras ventosidades. No se crean que fue un artista cualquiera, no; Sarah Bernardt ganaba en 1900 tres mil francos diarios, Le Pétomane veinte mil.

le-petomane-4

Le Pétomane en diversos momentos de una de sus actuaciones en el Moulin Rouge.

Descubrió esta habilidad siendo adolescente, un día mientras nadaba en el mar. Al parecer, se sumergió en el agua y contuvo la respiración. Sintió entonces un frío helado que penetraba por su “retaguardia”. Salió asustado y se sorprendió al ver que brotaba agua de su ano. Vamos a ver este momento en una secuencia de la película estadounidense de 2005 Le Pétomane: Parti avec le vent, que dirigió Steve Ochs, basada en la vida de este peculiar humorista. Aquí, sin embargo, sitúan el hecho en una fuente de la plaza del pueblo.

Debutó en el Moulin Rouge el 11 de febrero de 1890, apenas cuatro meses después de su inauguración. Un buen día fue a ver a su director, Charles Zidler, explicándole que su número consistía en beber y cantar por el culo. “Soy Pedoman, señor Zidler, y quiero convertirme en el pedómano del Moulin Rouge”, se presentó. “¿Puede usted tocar la Marsellesa?, preguntó Zidler. Dicho y hecho. Zidler, que estaba acostumbrado a presenciar números de lo más insólitos, le contrató. Vamos a verle en una de sus actuaciones en el célebre cabaret parisino en un fragmento de un filme de 1900, las únicas imágenes en movimiento que se tienen de él.

El filme, lógicamente, era mudo. Pero no se preocupen que nos perderemos el espectáculo, pues en 1983 Pasquale Festa Campanile estrenó una película basada en su vida, Il Pétomane, en la que Ugo Tognazzi hacía de Pujol. Será, pues, Tognazzi quien nos ofrezca un momento de tan singular show. La actuación tiene lugar en el Jardin d’hiver del Moulin Rouge.

le-petomane-2Su repertorio, como hemos podido ver, incluía imitaciones y melodías populares con su ano como instrumento. Con el mismo tocaba otros instrumentos más convencionales, apagaba velas, fumaba cigarrillos, etc. Muy celebrada fue su recreación del terremoto de San Francisco de 1906. Causó sensación, contándose entre sus admiradores Eduardo, príncipe de Gales, el rey Leopoldo II de Bélgica, el príncipe de Orleans y Sigmund Freud. Sigamos con Tognazzi haciendo de Le Pétomane en la película de Campanile en un extenso fragmento del final de la misma, de quince minutos de duración, que comienza con Pujol en el Moulin Rouge reivindicándose como el verdadero Pétomane ante una de sus imitadoras y en el que recuerda su éxito ante una selecta concurrencia. Interpreta, entre otras composiciones, La Marsellesa, así como los himnos de Gran Bretaña y del Imperio austrohúngaro. ¡El follón que puede montar un pedo! Genial resulta cómo impone el silencio con una “tormentosa” ventosidad vísperas de la Primera Guerra Mundial. Lástima que las guerras no puedan solucionarse tan fácilmente.

Pujol preparaba a conciencia su espectáculo y era sumamente meticuloso en todos los detalles del mismo. En pocos días, se convirtió en la gran estrella de las variedades parisienses. Al estallar la Primera Guerra Mundial se retiró a Marsella, se hizo panadero y nunca más volvió a subir a un escenario. Supongo que sí seguiría tirándose pedos.

Ya en su tiempo proliferaron los imitadores, que han continuado hasta hoy. Le Pétomane llegó a grabar discos, pero no se han conservado. No obstante, vamos a escuchar a uno de sus primeros imitadores, Mr. Lefires, en una grabación de 1904.

Finalizamos con otra imitación, esta más reciente, a cargo del actor y humorista francés Bruno Carette (1956-1989) en un programa de la televisión francesa de 1988.

A su muerte, la Facultad de Medicina de París ofreció una buena cantidad de dinero para hacerse con su cuerpo y poder estudiarlo, pero sus hijos se negaron. ¿Cuál era el origen de las extraordinarias virtudes de su ano? Nunca lo sabremos.

Que tengan un buen día.

Anuncios

Acerca de Manuel Cerdà

Historiador y escritor.
Galería | Esta entrada fue publicada en Música de Comedia y Cabaret y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

19 respuestas a Vivir de los pedos

  1. Esto es una genialidad!!!!
    10 loparioces!!!

  2. Bueno, una vez más, las palabras huelgan!!!!!!!! Gracias Manu!!!!!!

  3. Quiero felicitarte por su articulo. Me gusta Le Petoman por el humor musical igual como Mr. Methane. Debemos tener otro artista de pedos para el Siglo XXI. Lo mas cerca que tenemos es Gasalini.

  4. eulalio dijo:

    Menos mal que aún no se ha inventado el blog con olores. Sería tremendo. Pero no deja, por ello, de resultar interesante.

  5. Pingback: Vivir de los pedos | Sudakia

  6. etarrago dijo:

    Como siempre … “como ir al cine”. Gracias Manuel.

  7. k4br4z0n dijo:

    ¡Todo fuera como tirarse un cuesco, perfumar el ambiente con melifluas ensoñaciones! Por lo menos sentiríamos que la utopía está cerca.

  8. Paco López dijo:

    Según escribió Robert Descharnes, el secretario del pintor Salvador Dali, la primera vez que el artista y el presidente de la Generalitat Jordi Pujol, que intentaba que el pintor legara su colección a Cataluña, se vieron fue en mayo de 1981, en la suite del hotel Meurice de París. Mientras Pujol contemplaba sentado una las pinturas, Dalí un poco ya gaga y sin saber muy bien quien tenía delante se colocó a su lado y se tiró un sonoro pedo. El genio de Figueres asociaba el apellido del presidente con Joseph Pujol, Le Petoman, famoso por sus conciertos en el Mouline Rouge, donde tocaba incluso La Marsellesa con su instrumento humano.

  9. k4br4z0n dijo:

    http://unmesterdejuglaria.blogspot.mx/2013/09/cronicas-flatulentas.html Aquí te dejo el link de algo que me sucedió cuando era estudiante de teatro.

  10. Frodo dijo:

    Llego acá gracias al Renegau. Gran artículo Manuel.
    Mi ignorancia es abismal. Recién ahora me vengo a enterar de esta personalidad.
    Recordé que en “Diario de un genio”, Dalí exponía un texto (no se quién era el autor original) con una clasificación detallada de los diferentes pedos.

    Seguiré recorriendo tu blog

    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s