Los comienzos del cine musical

cinema-gallery1 - copia - copia

El cantor de jazz (The Jazz Singer) se considera la primera película sonora –aunque parcialmente– de la historia. No es de extrañar que fuera un musical, pues con el cine sonoro se lograba mezclar acción, música y coreografía en una misma unidad temática. Dirigida por Alan Crosland en 1927, se estrenó el 6 de octubre de dicho año en el cine de la Warner Bros en Nueva York con Al Jolson de protagonista, un Jonson que se pintaba de negro, pues en aquella época los personajes negros en el teatro estadounidense eran encarnados por actores blancos pintados; blancos y negros no podían mezclarse. De El cantor de jazz incluimos la secuencia con el número Dirty Hands, Dirty Face (música de James V. Monaco y letra de Edgar Leslie y Grant Clarke), una clara muestra de los inicios del cine sonoro, combinando los característicos rótulos del cine mudo con escenas musicales.

El éxito del cine musical fue inmediato y sin duda resultó fundamental a la hora de popularizar el cine sonoro. Tras el éxito de El cantor de jazz, poco a poco cesaron las reticencias de algunas grandes productoras. La Warner Bros, la productora que más apostó por el cine sonoro en sus inicios, estrenó poco después varias películas con sonido que, aunque no alcanzaron el éxito de la primera, resultaron ciertamente rentables. En julio de 1928 la Warner presentaba al público estadounidense Lights of New York, en la que por primera vez el cien por cien de sus diálogos eran sonoros. Música e intriga dominaban una trama en la que un joven neoyorquino que desea trabajar en Broadway se ve envuelto en líos con asesinos, policías y gánsteres. De Lights of New York vemos a continuación una corta escena en la que Harry Downing interpreta la canción “At Dawning”, un tema de Charles Wakefield Cadman.

El cine sonoro llegó a Europa, las producciones y la técnica. El 17 de enero de 1929 se estrenó en Berlín, en el Tauentzienpalast, la primera película europea con sonido, Ich küsse Ihre Hand, Madame (Beso su mano, Madame), si bien la parte sonora se limitaba a unos pocos minutos en que cantaba el famoso tenor Richard Tauber, una de las estrellas del momento. Durante 1929 los productores europeos comenzaron a unirse a Hollywood en la conversión hacia el sonido de sus filmes. Cada vez se estrenaban más títulos y había más partes de diálogo sincronizado, el cine mudo empezaba a caer en el olvido. Ninguna película, sin embargo, alcanzaría la notoriedad de las producciones norteamericanas hasta el estreno en 1930 de El ángel azul (Der blaue Engel), que no era una comedia pero sí, en ella, la música –magnífica, obra de Friedrich Holländer– tenía un peso determinante. Dirigida por Josef von Sternberg, lanzó al estrellato a una joven prácticamente desconocida hasta entonces: Marlene Dietrich.

Veamos la secuencia en que Marlene Dietrich interpreta “Ich bin von Kopf bis Fuß auf Liebe eingestellt” (Hecha para el amor de la cabeza a los pies), subtítulos en chino sobre la letra en alemán, dejando prendado de sus encantos a ese gran actor que fue Emil Jannings.

Punto y aparte fue el estreno de Applause (1929), de Rouben Mamoulian, el primero que logró insonorizar el sonido de la cámara para que no se entrometiera en el diálogo de los personajes. Rodada en los estudios de Paramount Pictures en Astoria (Nueva York), es una gran película, como todas las de Mamoulian, que narra el ambiente entre bastidores del teatro musical de Broadway. Se presentó al público el 7 de octubre de 1929 en Nueva York y de la misma vemos la larga secuencia inicial, cuando la protagonista, April Darling (Joan Peers), recibe las bendiciones de la superiora y abandona el convento para dedicarse al mundo del espectáculo. Suena el Ave María de Schubert de fondo y se suceden escenas de Nueva York el año que estalló la crisis, finalizando con un número musical en uno de los teatros de Broadway.

The Battle of Paris es otra película musical de 1929 que dirigió Robert Florey con Gertrude Lawrence de protagonista, a quien vemos en una escena interpretando la canción de Cole Porter They All Fall In Love.

Más Broadway. Cada vez más musicales del popular distrito neoyorquino eran llevados a la pantalla grande. Es el caso de la película de 1929, dirigida por Pál Fejös, Broadway, basada en la obra homónima de George Abbott y Philip Dunning previamente estrenada en Nueva York, en 1926. Estos son los primeros minutos del filme, en los que suena el tema que da título a la película, obra –como todos sus números musicales– de Con Conrad, Sidney D. Mitchell y Archie Gottler.

Broadway Melody (1929), dirigida por Harry Beaumont, está considerada como el primer gran musical de la historia. Protagonizada por Charles King, Anita Page, Bessie Love, Jed Prouty, Kenneth Thomson, Edward Dillon, Mary Doran, Eddie Kane y J. Emmett Beck, el argumento de esta historia de enredos amorosos no tenía precedente teatral, pero se desarrollaba, como indica el título, en Broadway, sus teatros, sus espectáculos. Broadway Melody consiguió el Oscar a la mejor película en 1929, el primero que obtenía un filme sonoro. En el vídeo que sigue vemos a Charles King interpretar la canción que da título a la película con su compositor, Nacio Herb Brown, al piano.

Y si en el vídeo anterior veíamos cómo componían la canción contemplemos ahora su estreno, en la película obviamente.

Finalizamos –el cine sonoro ya era una realidad y la música tenía en él un gran protagonismo– con Broadway Babies, película dirigida por Mervyn LeRoy en 1929 cuya trama gira una vez más sobre una historia de amor en el mundo teatral de los musicales: una muchacha quiere ser artista al tiempo que ha decidir entre dos jóvenes. La joven era la actriz Alice White, a quien vemos en dos escenas interpretar sendos números musicales de la película: “Wishing and Waiting for Love” y “Broadway Baby Dolls”.

Que pasen un buen día.

Anuncios

Acerca de Manuel Cerdà

Historiador y escritor.
Galería | Esta entrada fue publicada en Música de Comedia y Cabaret y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Los comienzos del cine musical

  1. mamenblanco dijo:

    Hola Manuel Cerdá, quería comentarte que en el enlace que tienes en Gravatar el blog es manuelcerda.wordpress.com y sale que ese blog no existe. Te lo digo para que lo cambies (si es que te interesa cambiarlo), porque cuando se clica en tu foto no te lleva a este sino al otro. Un saludo 🙂

    • He probado en el gravatar que figura en mi blog y sale musicadecomedia.wordpress.com. Lo he vuelto a actualizar por si acaso, pues sí intenté una vez cambiar la dirección de Worpress pero tenía que empezar de nuevo y perdía los contactos y toda la información adicional. Lo desestimé. Tal vez el error se deba a esto. Espero que esté subsanado. Gracias por avisarme, Mamen. Feliz largo fin de semana.

  2. mamenblanco dijo:

    Reblogueó esto en solo reblogueo.

  3. etarrago dijo:

    Extraordinario, Manuel. Un placer volver por aquí.
    Un abrazo de viernes

  4. Extraordinaria recopilación, Manuel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s