Opereta. Sopranos y coloratura

Patricia Petibon

Patricia Petibon

La coloratura es una técnica que se aprende, no existe en realidad la soprano de coloratura. Las que han profundizado en ella y conseguido dominarla poseen una sorprendente agilidad vocal que no está al alcance de cualquiera y su voz puede alcanzar los registros más agudos, ejecutar pasajes rápidos y trinos con envidiable habilidad y precisa vocalización.

A servidor de ustedes le encanta la coloratura –aquello que despectivamente suele confundirse con los gorgoritos– y no es esta la primera vez que en este blog hablamos de ella. En esta ocasión, sin embargo, vamos a limitarnos a algunos números de destacadas operetas en interpretación de famosas sopranos que mejor dominan la coloratura.

Comenzamos con una de las más celebradas sopranos francesas de la actualidad, Natalie Dessay (Lyon 1945), que no solo posee un amplísimo registro de voz y un gran dominio de la coloratura sino que hace honor a sus palabras en cada actuación: “El trabajo de un cantante de ópera no es solo el de cantar; también debe actuar. Lo contrario es inadmisible y me molesta mucho que haya cantantes que solo hagan la mitad de su trabajo, cuando la ópera es música y teatro”. Así, con su depurada técnica y su tremenda expresividad, triunfa en todo cuanto hace y sigue manteniendo su buen hacer a pesar de los problemas de salud que la mantuvieron alejada del mundo de la ópera no ha mucho durante un tiempo. Offenbach es uno de los habituales del repertorio de Dessay. Vemos a esta excelente cantante en uno de los números más acertados de la popularísima opereta de Offenbach Orfeo en los infiernos (1858) –la primera opereta larga de la historia–, el dueto de la mosca, en la versión que en 1997 dirigió Marc Minkowski en una producción de la Opera de Lyon.

De Offenbach, el compositor más renombrado de la opereta francesa, pasamos a Johann Strauss, su equivalente en la opereta vienesa. Lo hacemos en la voz de Edita Gruberová, soprano eslovaca de la que se suele destacar su gran dominio de la coloratura. De hecho, debutó en 1968 en la ópera de Bratislava en el papel de Rosina, de la ópera bufa de Gioachino Rossini El barbero de Sevilla, uno de los que requieren la mayor precisión.  Gruberová posee una técnica vocal deslumbrante, como podemos comprobar en la interpretación que hace de “Mein Herr Marquis”, de la opereta de Strauss Die Fledemaus (1874, El murciélago), en esta producción de la Ópera Estatal de Viena de 1990.

Seguimos con Strauss. Ahora con su hermoso vals Frühlingsstimmen (Voces de Primavera), que compuso en 1882 y que a veces se utiliza como una aria de la introducción del baile del acto segundo de Die Fledermaus. Aunque suele escucharse más en la versión orquestal, fue concebido para ser cantado. Únicamente aquellas sopranos con un gran dominio de la coloratura pueden con él. Kathleen Battle, soprano estadounidense nacida en 1948 –cuyo repertorio abarca melodías francesas, lieder alemanes, música sacra, jazz y espirituales–, es una de ellas. Su interpretación del mismo durante el Concierto de Año Nuevo de Viena, que dirigió Herbert von Karajan en 1987, es realmente espléndida.

Si Strauss es el máximo representante de la época de oro de la opereta vienesa, Franz Lehár es el su época de plata. A su opereta estrenada en 1934 Giuditta –la última que compuso–  pertenece esta bella melodía titulada “Meine Lippen, sie küssen so heiss” (algo así como “Mis labios, qué cálidamente besan”). La interpreta la soprano surcoreana Sumi Jo (Seúl, 1962), quien se dio a conocer en 1985 al ganar el primer premio del Concurso Internacional de Canto Francesc Viñas, que se celebra en Barcelona. Por aquel entonces se llamaba Soo-Kyong Jo, pero –como declaró al diario El País (6 de agosto de 1994)– “comprendí que nadie podría acordarse de mí con un nombre tan difícil” y se puso como nombre artístico Sumi Jo. ¿Por qué mostró ese interés por la coloratura? “Tengo una buena técnica y una gran facilidad para los agudos, y esto no es fácil de encontrar en el mundo de la ópera”, afirmó. Sumi Jo ha cantado de todo con su voz de brillante timbre y su gran precisión a la hora de interpretar. El vídeo en que nos deleita con “Meine Lippen” recoge un momento de un concierto que dio en su ciudad natal en septiembre de 2013.

Regresamos a la música de Offenbach de la mano de Diana Damrau, una de las voces más destacadas del mundo de la ópera actual, que nació en 1971 en Gunzburgo (Alemania) y pronto se convirtió en una de las sopranos más conocidas, sobre todo por sus interpretaciones de Mozart, Mahler y Strauss. El tema que hemos seleccionado es la aria “Les oiseaux dans la charmille”, de Les contes d’Hoffmann (Los cuentos de Hoffmann), la obra más ambiciosa de Offenbach, una ópera basada ─de ahí el título─ en cuentos del alemán E.T.A. Hoffmann, que desgraciadamente hubo de concluir Giraud al sorprender la muerte a su autor cuando ya casi la tenía terminada. Se estrenó en París en 1881. En el vídeo seleccionado vemos a Damrau interpretando la aria durante la representación que de Les contes d’Hoffmann tuvo lugar en el Teatro Nacional de Múnich, sede de la Ópera Estatal de Baviera, con la Orquesta Estatal de Baviera, en 2011.

Finalizamos con Patricia Petibon (Montargis, Francia, 1970), conocida sobre todo por su repertorio de música barroca francesa y de obras de Mozart. Sin embargo, no ha querido especializarse solamente en un repertorio “porque –confiesa– la música clásica es muy amplia, abarca desde lo puramente clásico, lo muy antiguo, hasta lo más contemporáneo y por eso es como un viaje”. La gran versatilidad de su voz, su excelente dominio de la coloratura, su expresividad y una gama inacabable de recursos interpretativos, hacen de esta mujer –de estética más cercana a una estrella del pop que una diva de la ópera– una de las mejores sopranos del panorama operístico internacional.

Nos interpreta –con su habitual frescura y dominio de la escena– “Glitter and be gay”, de la opereta de Leonard Bernstein Candide –probablemente la última gran opereta del siglo XX que se estrenó en Broadway en 1956– en 2008, durante el Festival Haydn que se celebra anualmente en la ciudad austriaca de Eisenstadt.

Que disfruten de un buen fin de semana.

Anuncios

Acerca de Manuel Cerdà

Historiador y escritor.
Galería | Esta entrada fue publicada en Música de Comedia y Cabaret y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Opereta. Sopranos y coloratura

  1. BERKANALUZ dijo:

    Una belleza de voces, yo también tengo mis preferidos, en tenores y contratenores, en coloratura, no conocía que le llamaban así, muy interesante, saludos

  2. ¡Fantástico el vídeo de la opereta Fledermaus! Mi hijo vino a ver qué estaba escuchado porque no entendía cómo las risas eran tan “musicales” (textuales palabras).
    Besotes y gracias por compartir 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s