Cine musical: los Oscar a la Mejor película

oscar

Con la llegada del cine sonoro nació un nuevo género cinematográfico que combinaba acción, música y coreografía en una unidad temática: el cine musical. Su popularidad fue inmediata y las productoras decidieron apostaron por él. Desde entonces, el cine musical ha vivido entre el esplendor y el olvido según momentos. Así, de los cincuenta filmes galardonados con el Oscar a la Mejor película, la estatuilla más codiciada desde estos se crearon en 1929, diez son musicales. El primero, La Melodía de Broadway, ese mismo año; el último, Chicago, en 2008; los mayores éxitos entre principios de la década de 1950 y finales de la de 1960.

The Broadway Melody (La Melodía de Broadway) pasa por ser la primera película realmente musical en tanto que aúna las tres características arriba mencionadas: acción, música y coreografía. Dirigida por Harry Beaumont y protagonizada por Charles King, Anita Page y Bessie Love, se estrenó en 1929 y su argumento gira en torno a dos hermanas que buscan triunfar en Broadway como cantantes y bailarinas. Veamos la secuencia en que suena el tema que le da título, obra de Nacio Herb Brown (música) y Arthur Freed (letra), con sus tres protagonistas principales.

En 1936 otra película producida, como la anterior, por la Metro-Goldwyn-Mayer se alzaba de nuevo con el galardón. Nos referimos a The Great Ziegfeld (El Gran Ziegfeld), biografía ficticia de Florenz Ziegfeld, productor teatral estadounidense que decidió en 1907 llevar a los escenarios de Broadway una serie de revistas musicales que seguían el patrón del famoso cabaret parisino Folies Bergère, las cuales gozaron de un  inmediato éxito. Fue dirigida por Robert Z. Leonard e interpretada en sus papeles estelares por William Powell, Myrna Loy y Luise Rainer. Además del Oscar a la Mejor película se llevó también los de Mejor actriz (Luise Rainer) y Mejor coreografía (creación de Seymour Felix). De ella incluimos el número A Pretty Girl Is Like a Melody, que compuso Irving Berlin para la revista musical Ziegfeld Follies of 1919.

Going My Way (Siguiendo mi camino en España, El buen pastor en Latinoamérica) es una película estadounidense de 1944 –un almibarado elogio del sacerdocio– que dirigió Leo McCarey y consiguió también los Oscar a Mejor director, Mejor actor (Bing Crosby), Mejor actor de reparto (Barry Fitzgerald), Mejor guión original (Leo McCarey), Mejor guión adaptado (Frank Butler y Frank Cavett) y Mejor canción (Swinging on a Star, música de James Van Heusen y letra de Johnny Burke). Interpretada por Crosby y Jean Heather, la escuchamos en la secuencia que figura bajo estas líneas.

Ocho años después, en la edición de los Oscar de 1952, Un americano en París (An American in Paris, 1951) obtenía ocho nominaciones a los premios de la Academia, de los que consiguió seis, incluyendo los de Mejor película y Mejor director: Vincente Minnelli. Protagonizada por Gene Kelly y Leslie Caron, narra la historia de un pintor americano, Jerry Mulligan (Gene Kelly), que se queda en París tras el fin de la Segunda Guerra Mundial. Como quiera que también ganó el Oscar a la Mejor banda sonora adaptada –la música es de George Gershwin y los arreglos de Johnny Green y Saul Chaplin– hemos seleccionado esta larga secuencia del ballet –el último número musical de la película– cuya duración es de 18 minutos, pero en el vídeo que incluimos dura 23, pues recoge la orquestación de Gershwin. Eso sí, se indica qué fragmentos se descartaron y qué se añadió a la partitura original.

Otra película musical dirigida también por Minnelli, Gigi, estrenada en 1958, fue la gran triunfadora en la ceremonia de los Oscar de 1959. Protagonizada por Leslie Caron, Maurice Chevalier –a quien en la ceremonia se le otorgó el Oscar honorifico a su carrera– y Louis Jourdan, está basada en la célebre novela homónima de Colette. Vincente Minnelli rodó una película que puede que no sea la mejor de cuantas ha firmado dentro del género –ya antes había dirigido Un americano en París (1951), Melodías de Broadway (1953) y Brigadoon (1954)–, que resulte a veces un tanto empalagosa, pero que no deja de ser encantadora.

Nominada a nueve premios, se los llevó todos. Además del Oscar al Mejor director, consiguió entre otros los de Mejor película, Mejor guión adaptado, Mejor fotografía, Mejor canción (“Gigi”) y Mejor banda sonora original. Lógicamente, insertamos la secuencia en la que Louis Jordan interpreta “Gigi” (música de Frederick Loewe y letra de Alan Jay Lerner, autores por otra parte de las demás canciones del filme).

En 1961 Robert Wise y Jerome Robbins llevaron al cine el musical estadounidense West Side Story que –con guion de Arthur Laurents y música de Leonard Bernstein, letras de Stephen Sondheim y coreografía de Jerome Robbins– se había estrenando en Broadway en 1957. Se tituló igual que el musical –si bien en Latinoamérica se lanzó como Amor sin barreras– y fue nominada a once premios Oscar, consiguiendo la nada despreciable cifra de diez, entre ellos los de Mejor película, Mejor director y Mejor música (Saul Chaplin, Johnny Green, Sid Ramin y Irwin Kostal). Encabezaban el reparto Natalie Wood, Richard Beymer, Rita Moreno (Oscar a la Mejor actriz de reparto), George Chakiris (Mejor actor de reparto) y Russ Tamblyn. Elegir un tema de una de las mejores partituras de cuantos musicales se han estrenado en Broadway –que no son pocos– no resulta fácil. Nos quedamos con uno de los más conocidos junto con “Maria”: “America”.

My Fair Lady (película de 1964) es una adaptación para la gran pantalla del musical del mismo título ideado por el productor y director cinematográfico Gabriel Pascal. Con libreto y letras de Alan Jay Lerner y música de Frederick Loewe, se estrenó en Broadway el 15 de marzo de 1956 –con un reparto encabezado por Rex Harrison y Julie Andrews– y se mantuvo en cartel hasta el 29 de septiembre de 1962, tras 2.717 funciones. Ante tal éxito, dos años después (1964) la Warner Bross. decidió llevar el musical a la gran pantalla. Para dicha tarea eligió a uno de los grandes directores de cine de todos los tiempos: George Cukor, con Audrey Hepburn  en el papel de Eliza Doolittle y Rex Harrison en el de Henry Higgins, los dos principales protagonistas.

My Fair Lady (Mi bella dama en Argentina) tuvo 12 nominaciones a los premios Oscar, de los que se llevó ocho, incluyendo los de Mejor película, Mejor director y Mejor actor (Rex Harrison). Audrey Hepburn, sin embargo, ni siquiera fue nominada. Aunque el gran público, en buena parte, desconocía que quien en realidad cantaba era Marni Nixon (su nombre ni tan solo aparecía en los créditos), no ocurría lo mismo entre los miembros de la Academia. Con My Fair Lady nos encontramos con el mismo problema que con West Side Story: ¿qué tema elegir? Podría ser cualquiera, pero nos decantamos por el famoso número “The Rain in Spain” (“La lluvia en España”).

Decíamos al principio que los mayores éxitos del cine musical tuvieron lugar entre principios de la década de 1950 y finales de la de 1960. Así, en la siguiente ceremonia de entrega de los Oscar otra película musical se llevaba la estatuilla más codiciada. Hablamos de The Sound of Music (Sonrisas y lágrimas en España; La novicia rebelde en Latinoamérica), que sería nominada para diez premios y se llevaría cinco: Mejor película, Mejor director, Mejor sonido, Mejor banda sonora original adaptada y Mejor montaje. Sonrisas y lágrimas es la adaptación cinematográfica del musical The Sound of Music (1959), creación de ese genial tándem que formaron Richard Rodgers y Oscar Hammerstein II. La dirigió en 1965 Robert Wise y la protagonizaron Julie Andrews y Christopher Plummer.

Nos cuenta una historia verídica, la de la familia Von Trapp, si bien con alguna que otra licencia. Nos decidimos por uno de nuestros temas preferidos: el conocido número de las marionetas, en el que Rodgers adapta la melodía del “The Lonely Goatherd”, otra de las canciones del filme, al ritmo del ländler, danza folclórica muy popular en Austria, el sur de Alemania y la Suiza alemana desde finales del siglo XVIII.

Tres años después, en 1968, se estrenaba Oliver, adaptación para la gran pantalla del excelente musical británico de Lionel Bart, basado en la novela Oliver Twist de Charles Dickens, que dirigió Carol Reed y contó con un reparto el que figuraban un jovencísimo Mark Lester, Ron Moody, Shani Wallis y Oliver Reed. En la ceremonia de los Oscar de 1969 se alzó con seis Oscar de los once a los que estaba nominado, entre ellos los de Mejor director y Mejor película. La secuencia que sigue recoge el número “Consider Yourself” (letra y música de Lionel Bart, como todos los temas del musical y del filme).

Oliver fue la última película musical ganadora del Oscar a la Mejor película hasta el triunfo de Chicago 34 años después. Dirigida en 2002 por Rob Marshall, con Renée Zellweger, Catherine Zeta-Jones, Richard Gere, John C. Reilly y Queen Latifah en los principales papeles, contó con trece nominaciones y consiguió seis Oscar, incluyendo los de Mejor película y Mejor actriz secundaria (Renée Zellweger). La historia que cuenta el musical (guión de Bob Fosse y Fred Ebb, música de John Kander y letras de Fred Ebb) es real y está ambientada en Chicago en la década de 1920, años en que la mafia se lucraba y prosperaba gracias a la corrupción de políticos, policías y jueces y a la falta de escrúpulos de muchos influyentes hombres de negocios, controlaba las calles, los garitos clandestinos de juego y alcohol y la delincuencia organizada. De Chicago hemos elegido nuestro número preferido: “Cell Block Tango” (“Tango de la  cárcel”), que interpretan Renée Zellweger y Catherine Zeta-Jones.

Ya no habido desde Chicago otro filme musical que, a juicio de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos, mereciera el Oscar a la Mejor película. Seguro que no será el último. ¿Cuál le seguirá? A saber. Ya lo veremos.

Buen fin de semana a todos cuantos han llegado hasta aquí.

Anuncios

Acerca de Manuel Cerdà

Historiador y escritor.
Galería | Esta entrada fue publicada en Música de Comedia y Cabaret y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Cine musical: los Oscar a la Mejor película

  1. Milena dijo:

    Muy agradecida por todo lo que compartes. Mi favorita? West side story.

  2. @Sergioab77 dijo:

    Gran entrada. Un americano en París es inolvidable.

  3. Es curioso que tus grandes musicales preferidos siempre estén basados en grandes obras: West Side Story levemente en Romeo y Julieta y My Fair Lady en Pigmalión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s