Concierto de Año Nuevo de Viena. Primera edición

CAP

Fotografías: Terry Linke ©

Enormemente popular –es seguido en casi todo el mundo al ser retransmitido en directo por la ORF (la televisión nacional austriaca) a más de 90 países con una audiencia aproximada de 50 millones de telespectadores y desde 2010 puede verse también por internet–, el Concierto de Año Nuevo que en la mañana de cada uno de enero ofrece la legendaria Orquesta Filarmónica de Viena es el concierto de música clásica de mayor audiencia a nivel internacional, estimada nada menos que en mil millones de personas.

El marco en que se celebra –la Sala Dorada del Musikverein de la capital austriaca– es una de las salas de conciertos de mejor acústica de todo el mundo, junto con el Symphony Hall de Boston y el Concertgebouw de Ámsterdam. El Wiener Musikverein es un complejo arquitectónico que alberga varias salas de conciertos y otras instituciones musicales. Se inauguró el 6 de enero de 1870 y fue levantado a instancias de la Gesellschaft der Musikfreunde (Sociedad de Amigos de la Música), a la que pertenece.

La primera vez que se celebró el Concierto fue en 1939, en pleno apogeo nazi, por iniciativa del director de orquesta Clemens Krauss, amigo íntimo del ministro de Propaganda Joseph Goebbels. En marzo de 1938 se había producido el Anschluss (la incorporación de Austria a la Alemania nazi), Viena se consideraba la capital musical del mundo y Johann Strauss era, y es, su compositor más popular. El concierto fue, pues, un instrumento de propaganda del Tercer Reich, y por ello el nacionalismo ocultó que abuelo de Strauss era de origen judío, lo que convertía a este, según las Leyes de Núremberg, en Mischlinge (judío de segundo grado).

Este primer concierto, o este antecedente del Concierto de Año Nuevo si prefieren, tuvo lugar el 31 de diciembre. En 1941, volvió a celebrarse –ya como Concierto de Año Nuevo– el 1 de enero y, por supuesto, también con música de Strauss. Así pues, este año se cumple el 75 aniversario del Concierto de Año Nuevo, pero en realidad es su 76 edición. Al fin y al cabo, lo único que se hizo fue cambiarlo de día, todo lo demás siguió igual.

Clemens Krauss fue investigado al finalizar la Segunda Guerra Mundial por asociación con el nazismo, resultando exonerado de toda culpa en 1947. Krauss, por supuesto, no era el único nazi, o pronazi, de la orquesta. Alrededor de la mitad de los músicos de la Filarmónica eran miembros del partido nazi en 1942, cuatro años después de que Hitler se anexionara Austria, y trece músicos de origen judío o que tenían relaciones con judíos fueron expulsados. Cinco de ellos murieron en campos de concentración.

Krauss dirigió todas las ediciones del mismo –excepto las de 1946 y 1947– hasta 1954, año en que asumió la batuta el que hasta entonces había sido primer violín de la orquesta, Willi Boskovsky. Boskovsky lo dirigió durante veinticuatro años y fue quien, en 1958, introdujo la tradición de finalizar el concierto con El Danubio Azul y la Marcha Radetzky. Ambas composiciones no era la primera vez que formaban parte del programa pero no como bises, o propinas.

Pero volvamos al concierto del 31 de diciembre de 1939 que dio origen al que es el evento de música clásica más popular del mundo. En este primer concierto se interpretaron únicamente obras de Johann Strauss. Este fue el programa: 1. Morgenblätter, 2. Annen Polka, 3. Czardas de la opereta Ritter Pásmán, 4. Kaiser-Walzer, 5. Leichtes Blut, 6. Ägyptischer Marsch, 7. Geschichten aus dem Wienerwald, 8. Pizzicato Polka, 9. Perpetuum Mobile y 10. Obertura de Die Fledermaus.

Todas las piezas de este primer programa se han repetido varias veces en las distintas ediciones del concierto celebradas hasta ahora. Hoy les proponemos escucharlo íntegramente y en orden del programa pero en grabaciones de otras ediciones posteriores. Vamos, pues, con el primer tema: Morgenblätter (Diarios de la mañana), vals que compuso Strauss en 1863 inspirándose en otro vals que había compuesto en 1864 Jacques Offenbach titulado Les feuilles du soir. Corresponde el vídeo al concierto de 2010, que dirigió Georges Prétre.

Annen Polka (La polca de Ana) fue compuesta por Johann Strauss el 24 de julio de 1852, dos días antes de la celebración del día de Santa Ana (26 de julio), una de las más importantes festividades del calendario vienés. Se la dedicó a María Ana de Saboya. Es Daniel Barenboim quien dirige la Filarmónica de Viena durante el concierto de 2009.

Continuamos con las czardas de la opereta Ritter Pásmán (Caballero Pásmán) que escribió Johann Strauss con libreto –en alemán– de Lajos (Ludwig) Dóczi, quien se basó en la balada del poeta húngaro János Arany Pázmán lovag. Se estrenó el 1 de enero de 1892 en el Hofoper de Viena. El director ahora es Riccardo Muti y la edición la del año 2000.

Muy conocido es el Kaiser-Walzer (Vals del emperador), que escuchamos con Nikolaus Harnoncourt a la batuta en el concierto de 2003. Lo compuso Strauss en 1889 en agosto para conmemorar  la visita del káiser Guillermo II de Alemania a Francisco José I en Austria. Se estrenó en Berlín en octubre de dicho año con el título de Mano a mano.

Leichtes Blut (Sangre ligera) es una polca compuesta en marzo de 1867 para el concierto benéfico del Volksgarten (Jardín del Pueblo) de Viena. El vídeo recoge otro momento del concierto que acabamos de mencionar.

En 2014 estuvo al frente de la Filarmónica Daniel Baremboin. Él es, en consecuencia, quien dirige esta Ägyptischer Marsch (Marcha egipcia) que compuso Strauss en 1869, por encargo, para celebrar inauguración oficial del Canal de Suez, lo que tuvo lugar el 17 de noviembre de dicho año.

También a esta edición de 2014 pertenece esta versión de Geschichten aus dem Wienerwald (Cuentos de los bosques de Viena), uno de los valses más celebrados de Strauss. Lo compuso en 1868 y con él quiso rememorar la música popular de los habitantes de los bosques de Viena.

Es el turno de otra polca, la deliciosa Pizzicato Polka, en la que con Johann colaboró su hermano Josef. Se estrenó en Viena en 1869. Corresponde el vídeo al concierto de 2012, con el director de orquesta letón Mariss Jansons, que este año ha estado al frente de la Filarmónica de Viena por tercera vez (la primera fue en 2006). Jansons mantiene una excelente relación con la Filarmónica, pues se formó musicalmente en Viena y debutó con la orquesta hace más de veinte años.

Perpetuum Mobile es una especie de ‘broma musical’. Estrenada en 1860, la interpretaban los tres hermanos Strauss (Johann, Josef y Eduard) cada uno al frente de una orquesta distinta. ¿Cuál gustaba más? No era la única ‘broma’ con la que los tres hermanos ‘jugaban’ con el público. Otras veces interpretaban una pieza nueva y el público, que desconocía cuál de ellos era el autor, debía adivinar quién la había compuesto. Dirige la Filarmónica Herbert von Karakan. El vídeo es del concierto de 1987.

Terminamos con la obertura de Die Fledermaus. Die Fledermaus (El murciélago) no solo es una de las mejores operetas de Johann Strauss, también lo es de todos los tiempos. Estrenada en 1874, su obertura es una de las melodías que más veces ha sonado en el Musikverein. Con ella, decíamos, se cerró la primera edición del concierto, la de 1939. Es  el director francés George Prêtre quien dirige la orquesta en la edición de 2010.

Señalábamos más arriba que la tradición de terminar el concierto con El Danubio Azul y la Marcha Radetzky a modo de ‘propinas’ se remonta a 1958. Solo ha habido desde entonces dos excepciones: en 1967 Willi Boskovsky incluyó El Danubio Azul en el programa y en 2005 Lorin Maazel omitió la Marcha Radetzky en señal de respeto a las víctimas del terremoto y el tsunami del 2004 en el Océano Índico. Este año sí ha sonado, aunque tal vez, no sé, digo yo, igual hubiera estado bien excluirla como muestra de solidaridad con los centenares de miles de refugiados que se hacinan en campos o campamentos padeciendo toda clase de calamidades y con las víctimas de la guerra y el terrorismo. Pero, bueno, es pedir demasiado. Lo cierto es que resulta tan vibrantemente contagiosa que nunca nos cansamos de oírla. De todos modos, un pequeño gesto en este sentido no hubiera estado de más.

Que disfruten de este primer día de 2016.

Anuncios

Acerca de Manuel Cerdà

Historiador y escritor.
Galería | Esta entrada fue publicada en Miscelánea y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Concierto de Año Nuevo de Viena. Primera edición

  1. En 2017 el director será el más joven de la historia, Gustavo Dudamel, un venezolano de 34 años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s