Consumismo infantil

Consumismo infantil

Los niños, especialmente los del mundo occidental, son cada vez más objeto de grandes campañas que les incitan a consumir bienes diseñados especialmente para ellos, aunque sean totalmente inútiles y nada aporten a su desarrollo intelectual.

Se les inculca desde la más temprana edad valores mercantilistas e insolidarios, que valoran más el “tener” que el “ser” y que priorizan la cantidad de cosas a la calidad de vida.

Se les educa en la mentira y desde la incoherencia, pues no se les habla de la importancia que la austeridad y el compartir tienen en el mundo actual en la búsqueda de un desarrollo humano sostenible que atienda las necesidades de todos y no de unos pocos, al tiempo que se les habla de lo mal que está el mundo.

Se les somete a continuo chantaje y se les crea sentimiento de culpa al decirles repetidamente que los Reyes Magos o Papá Noel, o los dos, no les traerán nada si no se portan bien.

Se les crean falsas expectativas o innecesarias frustraciones al querer el niño algo que ha visto en la televisión y que no está al alcance del presupuesto de sus padres.

Dijo Jesucristo “Dejad que los niños se acerquen a mí… y no se lo impidáis”. O dicen que dijo. No sé. Igual la frase es de las grandes superficies comerciales.

Anuncios

Acerca de Manuel Cerdà

Historiador y escritor.
Galería | Esta entrada fue publicada en Tiempo presente y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Consumismo infantil

  1. Cierto, los ninos crecen en un mundo material donde los valores están venidos a menos. Lo peor que ese nino o nina será adulto más adelante, por eso no es de esperar que se destruyan hogares por el dinero, que se maten entre hermanos por el dinero, que hijos maten al padre por la herencia, que haya matrimonios sin amor por dinero, etc, etc. Y estamos haciendo poco o casi nada para cambiar esa realidad, es una pena. Saludos y Feliz Navidad, Patricia

  2. etarrago dijo:

    Doy fe, Manuel, tengo cinco nietos … el mayor tiene 8 años y … un horror.
    Un abrazo navideño

  3. Efe Sal dijo:

    Pues lo mismo en aquellos tiempos ya había marketing.

    Un saludo.

  4. Excelente entrada!. Tengo un montón de sobrinos y un hijo de 11 años al que trato de inculcar por todos los medios que importa más “ser” que “tener” porque a fin de cuentas la vida da muchas vueltas y en la que te descuidas ya no tienes y si además no eres qué pasa? Es curioso, hace unos días subí un haikiño ilustrado con este mismo tema (que se me ocurrió impartiendo una clase de literatura universal a mis alumnos de bachillerato) y que titulé DE(LIRIO). Como ya dije, excelente entrada. Un saludo

  5. mujerchueca dijo:

    Aplaudo tu entrada. Tengo un sobrino. Y como su tía-mamá-papá, quiero darle lo mejor. Y por ello me refiero a brindarle esas cosas que la “evolución” del hombre le ha quitado al mismo hombre. Cosas cálidas que vayan más allá de lo material. Quiero brindarle la mejor de las infancias. Que disfrute realmente de esa bonita época que pasa rápido y no vuelve en toda su plenitud. De nuevo, me ha encantado lo que he leído. :’)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s