Berlín Cabaret (I). Los felices años 20

Berlín cabaret _CAP

Tras el fin de la Primera Guerra Mundial (1914-1918), Berlín se convirtió en el centro de la modernidad, el escaparate social y cultural del mundo occidental que todos miraban. Con más de cuatro millones de habitantes, la ciudad exhibía su pujanza y en ella se daba cita la vanguardia artística de uno de los periodos más fructíferos de la historia cultural alemana, el comprendido entre 1919 y 1933, fecha esta última en que los nazis llegaron al poder y empezaron a perseguir a compositores, directores, actores…, de lo que llamaban “arte degenerado”. Muchos de ellos no tuvieron otro remedio que exiliarse. La mayoría de los que no lo hicieron terminaron sus vidas en los campos de exterminio. Algunos, además de dedicarse a componer o interpretar una música “depravada y viciosa”, eran judíos, otros homosexuales y otros más declarados izquierdistas.

El cabaret Weisse Maus de Berlín en 1924.

El cabaret Weisse Maus de Berlín en 1924.

En aquel Berlín de los felices años veinte había de todo y para todos. O eso parecía. En 1920 había conseguido superar a París en número de teatros: cincuenta y nueve frente a cuarenta y siete, pero por encima de todos los espectáculos, del cine, de los circos o de los teatros, los bailes y cabarets levantaban el entusiasmo como ningún otro. Todo el mundo en busca de diversión, trasgresora o no, encontraba en Berlín la horma de su zapato. Todo el mundo, o casi todo, no obstante, sabía que al fin y al cabo todo era mentira, como decía la canción Alles Schwindel (Todo es un engaño), compuesta en 1931, con música de Mischa Spoliansky y letra de Marcellus Schiffer. Todo es mentira, una estafa, la política, la familia, todo es un timo, puro engaño, dice la letra. La intérprete es Ute Lemper.

Crítica política y tolerancia en las costumbres, especialmente en ámbito de la sexualidad, eran los temas sobre que giraban las canciones más populares, como podremos ver en la selección de canciones que figuran en esta y en las dos entradas que seguirán de esta serie de tres sobre el cabaret berlinés de los tiempos de la República de de Weimar (1919-1933). Comenzamos con una famosa canción de Otto Reutter (1870-1931), comediante alemán, cupletista y cantante, que en la décadas de 1910 y, especialmente, 1920 escribió más de mil que han sido cantadas por muchos conocidos artistas. Se titula Nehmen Sie nen Alten, algo así como “Escoge a un viejo”, pues este lo que “le falta en temperamento, lo reemplaza con talento”, dice su letra. “Puede que no bese tan a menudo como un joven pero se toma más tiempo, ya que piensa que cada beso puede ser el último”. La versión que incluimos corre a cargo del actor berlinés Walter Plathe durante una actuación en la capital alemana en 2002.

Claire Waldoff.

Claire Waldoff.

De Friedrich Hollaender (1896-1976) ya hemos hablado otras veces en este blog. Hollaender se vio obligado en 1933 a exiliarse, primero a Gran Bretaña y luego a Estados Unidos, pues la Gestapo le seguía los talones. No hubiera sido así si se hubiera seguido la recomendación de su canción Raus mit den männern aus dem Reichstag (¡Fuera los hombres del Parlamento!), un tema de 1926, una clara denuncia de la agresividad masculina con un mensaje antibelicista. “Los hombres son prescindibles, fuera, del Parlamento, de la existencia (…) se atreven incluso a jugar con la política (…) siempre ha sido así a lo largo de la historia … ¡Fuera!”, decía la letra. Pero los alemanes estaban deslumbrados con Hitler. Y es que, como diría Guy Debord en 1967, “Allí donde el mundo real se cambia en simples imágenes, las simples imágenes se convierten en seres reales y en las motivaciones eficientes de un comportamiento hipnótico”.

Escuchamos Raus mit den männern… en la grabación original de Claire Waldoff (1884-1957), la “reina del cabaret”, con su particular estilo arrastrando las erres, una de las cantantes más aplaudidas en los escenarios, una de las voces más escuchadas de la radio y que más discos vendía, cuya carrera se vio truncada en 1936 cuando el ministro de propaganda Joseph Goebbels le prohibió actuar en el Scala. Como resultado de ello, cada día tenía menos contratos y prácticamente despareció de la escena.

Blandine Ebinger y Friedrich Hollaender.

Blandine Ebinger y Friedrich Hollaender.

Otra de las “reinas” de cabaret berlinés de la época de Weimar era Blandine Ebinger (1899-1993), cantante y actriz de apariencia tierna y frágil, como su voz, que cantaba a su marido, Hollaender. De nuevo un vídeo con fotografías, ahora de ella. La canción que suena es Das Mädchen mit den Schwefelhölzchen (La chica de las pastillas de azufre), compuesta en 1928, cuando ya Ebinger y Hollaender se habían separado (en 1926). Las pastillas de azufre se usaban, entre otras cosas, como remedio contra la sífilis.

Das Wunderkind (El prodigio) es otro tema de Hollaender para Blandine Ebinger, de 1929, una canción sobre la trivialidad del mundo del espectáculo. Esta vez contamos con un estupendo vídeo en que vemos interpretar el tema a la escritora y compositora de cabaret y también cantante alemana Uschi Flacke, cuya voz y gesticulación tanto recuerda a Ebinger, en una actuación para la televisión de su país de 1985.

También de Uschi Flacke, acompañada esta vez de de la cantante alemana Katja Ebstein, vemos a continuación su versión Zwei dunkle Augen, zwei Eier im Glas (Dos ojos oscuros, dos huevos en un vaso). “El tipo todavía está sentado, sin la cartera, / con los vasos vacíos en nuestro café favorito”, empieza la canción sobre la atracción del mundo del cabaret entre escritores, artistas y bohemos en general. Un tema de Hollaender a ritmo de tango para la revista Es liegt in der Luft, estrenada en el teatro de Max Reinhardt de Berlín el 15 de mayo de 1928 con música de Mischa Spoliansky y letra de Marcellus Schiffer.

Que pasen un buen día.

Anuncios

Acerca de Manuel Cerdà

Historiador y escritor.
Galería | Esta entrada fue publicada en Música de Comedia y Cabaret y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Berlín Cabaret (I). Los felices años 20

  1. etarrago dijo:

    Genial, Manuel. El Berlín cabaret me ha encantado … más que los otros, incluso.

  2. Magnífico. Leer algo (que aquí es mucho) sobre un tema que te interesa y además descubrir tanto es… no hay palabras. Y no exagero.

  3. Gabriel dijo:

    Una panoramica bien lograda de esa inolvidable epoca nos ha permitido disfrutar de todo lo sui generis de su variedad. Muchas GRacias.

  4. Alegría de reencontrarme con Ute Lempre, pero más todavía al conocer a otras cantantes alemanas maravillosas, este tema del Cabaret de la época “entreguerras”, es extraordinario. He disfrutado mucho este artículo que seguiré en sus otras entradas. Saludos y gracias por estos momentos maravillosos de buena música y documentados artículos,cf

    • Lamentable que te conteste con tanto retraso, pero acabo de darme cuenta ahora de la existencia de este comentario. Mil gracias por tan amables palabras y mil perdones por el despiste. Afectuosos saludos.

  5. Laura riu dijo:

    Una consulta algun libro que hable sobre los años 20 en berlin. Gracias

    • No soy ningún experto en el tema, pero hay dos libros que a mí me parece que reflejan muy bien el Berlín de esa época. Uno es “Berlin Alexanderplatz”, de Alfred Döblin. Se publicó en 1929 y hay varias ediciones en castellano. La que yo tengo es la de Cátedra de 2007. El otro “Adiós a Berlín”, de Christopher Isherwood. Publicado en 1939 es el relato en que se basa el musical y la película “Cabaret”. La edición que tengo en castellano es la de Seix Barral de 1995, pero hay varias posteriores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s