Así empezaron

Capçalera1

Dedicamos la entrada de hoy a los inicios de algunas famosas cantantes y actrices de musicales, o cuya carrera comenzó en la comedia musical (teatro o cine), el momento preciso en que se les presentó esa oportunidad que cambió sus vidas y las convirtió en estrellas del mundo del espectáculo. La selección está, como siempre, condicionada por la existencia de vídeos y la singularidad de estos (su importancia, rareza o significación en la trayectoria de cada una).

Doris Day en “Romance en alta mar”.

Doris Day en “Romance en alta mar”.

Comenzamos con Doris Day–seguimos como es habitual un orden cronológico: según el año en que la suerte se cruzó en el camino de cada una de ellas–, quien inició su carrera artística cantando en un night club de su ciudad local (Cincinnati, Estados Unidos). En 1945 se integró como vocalista en la orquesta de Les Brown, una de las big bands más importantes de Norteamérica. Tenía 23 años cuando, en 1947, la vio actuar en el Little Club de Nueva York el director de cine Michael Curtiz, quien le ofreció uno de los papeles protagonistas en la película musical Romance en alta mar (1947), que codirigió con Busby Berkeley, compartiendo cartel con Jack Carson, Janis Paige y Don DeFore. Desde entonces ya no dejó de rodar y pasó pronto a ser un icono de la comedia cinematográfica (musical y no musical). Veamos su debut cinematográfico en una secuencia del mencionado filme, junto a Jack Carson, en la que interpreta la bella canción de Jule Styne y Sammy Cahn It’s Magic.

Shirley MacLaine en “The Pajama Game”.

Shirley MacLaine en “The Pajama Game”.

Shirley MacLaine acababa de cumplir los 21 años cuando la actriz, bailarina y cantante Carol Haney –que interpretaba en Broadwy el papel principal femenino del musical The Pajama Game– se rompió un tobillo. MacLaine la reemplazó. Sucedía esto en 1955, un año después del estreno de The Pajama Game, de Richard Adler y Jerry Ross, más tarde llevado a la gran pantalla precisamente con Doris Day de protagonista, por entonces mucho más famosa y conocida. Unos pocos meses después –aún era suplente de Haney– el director y productor Hal B. Wallis, que estaba entre el público, la vio y la contrató para que fuera a Hollywood a trabajar para Paramount Pictures. Vamos a ver a Shirley MacLaine en uno de los temas de The Pajama Game, “Steam Heat”, en un vídeo (algo posterior) de la televisión japonesa.

Julie Andrews con Rodgers y Hammerstein en las pruebas de “Cinderella”.

Julie Andrews con Rodgers y Hammerstein en las pruebas de “Cinderella”.

Las primeras actuaciones en público de la británica Julie Andrews tuvieron lugar durante la Segunda Guerra Mundial, entreteniendo a las tropas británicas en el Reino Unido junto a la también joven artista Petula Clark. Ya finalizada la guerra, con 22 años, le ofrecieron trabajar en teatro, en la obra Starlight roof (1947). Su interpretación no pasó desapercibida y en 1954 debutó en Broadway con The Boy friend. Triunfó, protagonizó luego My Fair Lady (1956), y en 1957 dio el paso definitivo al mundo audiovisual al ser seleccionada para interpretar, para la cadena de televisión estadounidense CBS, una obra que no podía tener un nombre más adecuado: Cinderella (Cenicienta). Fue este el único musical que escribió para televisión esa gran pareja que formaban Richard Rodgers y Oscar Hammerstein II. Lo vieron más de cien millones de personas y la popularidad de Julie Andrews se multiplicó. Aún así, cuando se rodó la versión cinematográfica de My Fair Lady en 1964, los productores prefirieron que la protagonizara Audrey Hepburn, que ya había rodado varias películas (entre ellas Charada y Desayuno con diamantes). En el siguiente vídeo vemos a Julie Andrews en un fragmento de Cinderella en el que interpreta “In my own little corner”.

Leslie Caron y Gene Kelly en “Un americano en París”.

Leslie Caron y Gene Kelly en “Un americano en París”.

Leslie Caron comenzó su carrera a los 10 años y desde bien joven actuó con el Ballet de los Campos Elíseos en París. En 1949 entró en la compañía de Roland Petit como bailarina clásica. Dos años después, en 1951 –Caron estaba a punto de cumplir los 30 años, pero seguía manteniendo su apariencia de joven inocente– Gene Kelly, que buscaba a la mujer que lo acompañara en Un americano en París, la vio actuar se quedó prendado de ella. Le comentó al director de la película, Vincente Minnelli, que había encontrado la persona ideal para el papel y este se lo dio. Veámosla en su debut cinematográfico.

Barbra Streisand en 1960.

Barbra Streisand en 1960.

Barbra Streisand tenía apenas 14 años de edad cuando en 1956 fue con sus padres a ver en Broadway la obra teatral El diario de Ana Frank. Antes de salir del teatro había tomado ya la decisión de convertirse en actriz y cantante. Y lo logró. Estudió arte dramático y entre 1958 y 1960 trabajó en varias producciones teatrales independientes de off-Broadway. Ese último año ganó un concurso de nuevos talentos organizado en el club nocturno The Lion. A partir de entonces comenzó a cantar en otros clubes neoyorquinos y en 1961 –con 19 años– realizó su primera aparición en la televisión. Interpretó la canción A Sleepin’ Bee (música de Harold Arlen y letra de Arlen y Truman Capote) en el programa de variedades The Tonight Show. Y a partir de aquí empezaron a lloverle ofertas por parte de las discográficas y de productores de Broadway y Hollywood. Vamos con dicha actuación.

Liza Minnelli con su madre (Judy Garland) en el show de esta última (1963).

Liza Minnelli con su madre (Judy Garland) en el show de esta última (1963).

Liza Minnelli debutó teatralmente en Nueva York con 17 años, en 1963, pero no en Broadway sino, al igual que la Streisand, en el más modesto circuito del off-Broadway. Su primer trabajo fue un papel en una reposición de la obra Best Foot Forward, que había sido llevada al cine en 1943, con Lucille Ball. Por su debut Liza ganó en premio Theatre World Award y al año siguiente (1964) acompañó a su madre, Judy Garland, en su espectáculo en el London Palladium de Londres. Hija de la célebre actriz y del gran director Vincente Minnelli, demostrada su valía, saltó al circuito oficial de Broadway en 1965 con la obra musical Flora the Red Menace, por la que recibió, con 19 años (la más joven que lo ganaba) el  premio Tony a la Mejor actriz en un musical. Y desde entonces el éxito la ha acompañado. Vamos a verla, con apenas 17 años, en el show televisivo de su madre en 1963 interpretando You Are For Loving, de Cita en San Luis (Meet me in Saint Louis), película que dirigió su padre en 1944 y protagonizó Judy Garland.

Emma Thompson y Robert Lindsay en “Me and My Girl” en 1985.

Emma Thompson y Robert Lindsay en “Me and My Girl” en 1985.

Terminamos con Emma Thompson, una desconocida actriz y cantante que buscaba algún papel que descubriera su valía cuando en 1985 se repuso en el West End londinense el musical Me and My Girl, original de Douglas Furber y L. Arthur Rose y estrenado en Londres en 1937. Los productores se fijaron en una joven de 26 años que apuntaba maneras y le ofrecieron hacer de Sally Smith, la coprotagonista de este magnífico musical que es recordado especialmente por su canción “Lambeth Walk”. Este fue su debut. Su actuación llamó la atención de los ejecutivos de la BBC y le ofrecieron un importante papel en una de sus series. Luego vino otro destacado papel, después otro más, y así hasta ahora. Pasemos a contemplar su debut, con Robert Lindsay, en el número “Lambeth Walk”.

Que pasen un buen día.

Anuncios

Acerca de Manuel Cerdà

Historiador y escritor.
Galería | Esta entrada fue publicada en Música de Comedia y Cabaret y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Así empezaron

  1. etarrago dijo:

    Impresionado, manuel. la de Doris Day me afecta porque coincide con mi nacimiento … muy emocionante … jajaja.
    Un post para guardar, gracias.

  2. ernán dezá dijo:

    Mejor comienzo de semana: Imposible y gracias a ti, Manuel.
    Creo que Doris Day está aún viva, aunque no sale a la calle se deja entrevistar cada año por la radio, el día de su cumpleaños y de Enrique…

    • Pues en eso creo que se parece más a mí que a ti, en lo salir a la calle. Lo justo y necesario.
      Celebro contribuir a que tu semana empiece bien y espero poder seguir haciéndolo.
      Un abrazo.

  3. Carmen dijo:

    Muy interesante post. Muchas veces eso pasa desapercibido, y los comienzos son la base del éxito. Gracias por compartir este bello post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s