Ese extraño fruto cuelga de los álamos (Strange Fruit)

Linchamiento de Thomas Shipp y Abram Smith.

Linchamiento de Thomas Shipp y Abram Smith.

En el sur los árboles dan unos frutos muy extraños

sangre en las hojas y en las raíces.

Cuerpos negros se balancean en el sur con la brisa,

un extraño fruto cuelga de los álamos.

Una bucólica escena del galante Sur.

Los ojos fuera de las órbitas y la boca distorsionada.

El perfume de magnolia, dulce y fresco,

de repente se convierte en olor a carne quemada.

Aquí hay un fruto que los cuervos despedazan,

que la lluvia deshace, el viento absorbe,

que el sol pudre, que caen de los árboles.

Aquí hay una extraña y marga cosecha.

Strange fruit es una canción de Abel Meeropol, un judío blanco que militaba en el Partido Comunista, trabajaba de profesor y se había criado en distrito neoyorkino del Bronx. En un principio escribió un poema y lo publicó con el seudónimo de Lewis Allan. Se inspiró para ello en una dura fotografía que mostraba los cuerpos de Thomas Shipp y Abram Smith, ambos negros, quienes habían sido linchados y colgados de un árbol en Marion (Indiana, Estados Unidos), en agosto de 1930.

Luego escribió la melodía y consiguió que la cantante negra Laura Duncan la interpretara una noche de 1938 en el Madison Square Garden de Nueva York. Entre el público se encontraba Robert Gordon, trabajador del Café Society, tugurio donde solía actuar Billie Holiday. Se lo contó al dueño del Society, Barney Josephson, militante izquierdista. Este se lo propuso a Billie y esta ya nunca dejó de cantarla.

SFEl 20 de abril de 1939 la grabó por primera vez y desde entonces se asocia –no sin motivo– a ella. En aquellos momentos, ya conocía el lado más oscuro de la vida, que no había hecho más que empezar. En sus giras vivió el segregacionismo, sufrió la permanente humillación por ser negra, sintió que su gente seguía tan marginada y explotada como en tiempos de la esclavitud. Y la canción la marcó para siempre.

Cuenta en su autobiografía, Lady sings the blues, una anécdota que refleja su estado ánimo, su perturbación emocional, cuando cantaba Strange fruit: “[Después de cantarla] entró una mujer en el lavabo de señoras del Downbeat Club y me encontró desquiciada de tanto llorar. Yo había salido corriendo del escenario, con escalofríos, desdichada y feliz al mismo tiempo. La mujer me miró y se le humedecieron los ojos. ‘Dios mío’ –dijo–, ‘en mi vida oí algo tan hermoso. En la sala se podía oír volar a una mosca”.

Sirvan estas líneas para recordar a esta excepcional cantante de la que hoy, 7 de abril, se cumple el centenario de su nacimiento, motivo por el que ayer le dedicamos una extensa entrada en la que no incluíamos esta canción clave en su trayectoria, pues nos limitamos a temas de los géneros de que se ocupa nuestra sección Música de Comedia y Cabaret.

En su memoria y en la de todos los que sufren cualquier tipo de exclusión y discriminación.

Anuncios

Acerca de Manuel Cerdà

Historiador y escritor.
Galería | Esta entrada fue publicada en Miscelánea y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Ese extraño fruto cuelga de los álamos (Strange Fruit)

  1. Carlos Bracesco dijo:

    “En su memoria y en la de todos los que sufren cualquier tipo de exclusión y discriminación….”
    Gracias, Manuel.

  2. En 1972 se hizo una adaptación al cine de su biografía también llamada Lady Sings the Blues. Muy apropiada la entrada en el día de su centenario.

    • Tengo la película. “El ocaso de una estrella” se tituló en España. Me parece que es una película en la que Diana Ross hace un muy buen papel, pero carente de rigor histórico, muy blanda, casi folletinesca. Es una adaptación, una de tantas, de su autobiografía (“Lady Sings the Blues”), que en realidad no es tal. William Dufty, su amanuense, novelo más bien lo que Billie Holiday le contó de su vida con la finalidad de hacer un libro explosivo. Y ciertamente lo logró.

  3. ernán dezá dijo:

    La Holiday le pone voz a a una situación que no ha cambiado mucho, hoy les disparan balas y antes los ahorcaban. El color de la piel, las apariencias sigen pesando más que lo humano. Extraños frutos del mundo que nos ha tocado vivir…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s