8 respuestas a “Los huesos de Cervantes y los huevos de otros

  1. Manuel, me ha resultado de gran interés el artículo. Tanto ha sido, que lo compartí con algunos amigos. Uno de ellos me ha sugerido que el texto que se publica atribuído a Cervantes, no es de su autoría. Carezco de datos e información para confirmarlo o desmentirlo. Te ruego me digas en qué capítulo o apartado (desconozco cómo se llaman las divisiones literarias de la obra) se encuentra, a fin de poder dar respuesta a su señalamiento. Agradecida y nuevamente, un placer leerte.

    1. Pues, al parecer, Ana, tus amigos tienen razón. Saqué el texto de una página que considero de toda confianza (“El poder de la palabra”, http://www.epdlp.com/texto.php?id2=324). He buscado ahora en internet y son muchos quienes afirman que ni por asomo es del Quijote. Ante tal circunstancia, he consultado luego la edición de 1605 del Quijote “Impreso con licencia, en Valencia, en casa de Pedro Patricio Mey”, que tengo en facsímil, y lo cierto es que no he encontrado el fragmento en cuestión. Tampoco en el otro ejemplar que tengo de la obra (editado por Austral en 1983). Cierto es que no he realizado una búsqueda exhaustiva y he ojeado por encima las páginas por si acaso, pero todo indica que no, que estos párrafos no son de Cervantes. Entono el correspondiente Mea culpa y esto me servirá de lección. ¡Tanto te hubiera costado buscar tú mismo en cualquiera de estas dos ediciones que tienes a mano!, me digo. En fin, voy a ver si cambio el texto. Gracias por advertírmelo.

  2. Al menos si hubieras chequeado la fidelidad del párrafo, estimado Cerdá,
    coincido contigo en que es algo penosa la actitud de algunos funcionarios que quieren valerse de la fama de Cervantes para mejorar la suya, A propósito le he escrito un defectuoso soneto a sus huesos:
    A los huesos de Cervantes
    .
    Allí donde elegiste descansar
    esperaste amorosa compañía,
    ya traspuesta la vara inalcanzable
    del fruto y el ejemplo de tu vida;
    .
    Unos pocos en andas transportaron
    (de San Francisco el sayo por mortaja),
    el venerable cuerpo porque vieras
    a cara descubierta tu morada.
    .
    ¡Que nadie toque el polvo de tus huesos
    que llevan tu heroísmo en su memoria
    ni pretendan sumar a sus ingresos
    los vanos mercaderes de la historia!
    Podrán quizá mirarlos como obsesos,
    se acercarán a ellos, no a tu gloria.
    .
    Eduardo León de la Barra
    Enero 2015

    1. Eso precisamente es lo que lamentaba en el comentario anterior. Pero… de humanos es errar. También saber rectificar. Jamás pensé que una página tan solvente como “El poder de la palabra” no fuese fiables al cien por cien.
      El soneto no me parece defectuoso, más bien al contrario.
      Saludos.

  3. Apreciado Manuel…. agradecida por tu aclaración y posterior rectificación…. es de humanos el equivocarse, como que también es frecuente que todos incurramos en errores…. lo que no es tan corriente es que se los reconozca con la llaneza con que tú lo has hecho…. Esa actitud, a mi mirada, vale más que mil y un aciertos. Hasta cada momento y que estés muy bien.

    1. Si es que, además, codirigí una exposición en el Salón del Consulat del Mar de la Lonja de Valencia que se titulaba “Cervantes: cuatro siglos de literatura universal”. No tengo perdón. Gracias y lo mismo te deseo Ana: que las cosas vayan bien y a mejor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s