¡Viva el charlestón!

Pareja de jóvenes bailando el charlestón en los años 20.

Pareja de jóvenes bailando el charlestón en los años 20.

No me pregunten por qué, pero la entrada Charlestón: el baile de los felices años 20 es por el momento, y con bastante diferencia, la más visitada de cuantas hay publicadas en Música de Comedia y Cabaret. Un buen día, una amiga me sugirió escribir una entrada sobre este baile que causó furor en la década de 1920-1930. No había publicado ninguna dedicada al charlestón hasta entonces. Era a principios de este año (2014) y me pareció una buena idea. Y lo que me pareció, fue. Gracias, Ana.

Para mi sorpresa, cada vez que consultaba las estadísticas el número de visitas era mayor. Y sigue aumentando. En consecuencia, ¡Viva el charlestón!

Campeonato de charlestón. Nueva York, 1926.

Ya hablamos de su origen y difusión tras la Primera Guerra Mundial, cuando se creía que lo peor había pasado y comenzaba una época de ilusión que ríase de los mejores años de la Belle Époque. Aunque igual no se estaba tan seguro de ello y, por si acaso, hicieron bueno –los que podían, claro– el dicho aquel de “el último que apague la luz”. De ahí ese hedonismo escapista que se adueño de buena parte de la sociedad occidental, ese vivir sin pensar, al día, a ser posible bebiendo y bailando hasta el infinito. A ritmo de charlestón, por supuesto.

Llegó el crash de 1929 y se demostró lo infundado de tal estado de ánimo, pero el charlestón –el baile de aquellos supuestos felices años veinte– continuó por un tiempo siendo una excelente válvula de escape, si bien pronto comenzó a decaer. No obstante, su impronta fue tal que se quedó para siempre y se siguió y se sigue bailando.

Empezamos esta nueva entrada dedicada al que posiblemente haya sido unos de los bailes más excéntricos del siglo XX con Runnin’ Wild, un tema que compusieron en 1922 A.H. Gibbs, Joe Grey y Leo Wood y popularizó Duke Ellington cuando empezó a actuar, cinco años después, con su orquesta en el famoso Cotton Club. Esta es su versión de aquellos años:

¿Les suena? Es probable que sí, sobre todo si recuerdan la genial película de Billy Wilder Some Like It Hot (1959, Con faldas y a lo loco) en la que lo interpreta Marilyn Monroe, vocalista de una orquesta de “señoritas” que incluye a Jack Lemmon y Tony Curtis.

De 1926 es Don’t Forget To Mess Around, que compuso y grabó Louis Armstrong en 1926, otra melodía que bailaron infinidad de parejas de uno y otro lado del Atlántico.

En Europa, no obstante, hacía tiempo que el charlestón se bailaba en las grandes salas de baile y en los cabarets. En el siguiente vídeo –aunque las imágenes son de Estados Unidos– podemos escuchar uno de los grandes éxitos del Berlín de los años veinte: Kannst du Charleston, tanzt du Charleston, compuesto en 1923 por de R. Myers y R. Gilbert, en una grabación de 1928 por Julian Fush y su Orquesta.

La popularidad que en poco tiempo alcanzó el charlestón no pasó desapercibida para los grandes compositores del momento que triunfaban en Broadway. Así, Jerome Kern, conocido como “el padre del musical estadounidense”, incluyó en el que se considera “el primer musical moderno de Broadway”, Show Boat (1927), este “Kim’s Charleston” que vemos en un momento de la ceremonia de entrega de los premios Tony de 1995. Lástima la mala calidad de la imagen.

Enseñando a bailar el charlestón a un elefante. Nueva York, 1926.

Enseñando a bailar el charlestón a un elefante. Nueva York, 1926.

Como decíamos, pasada su época dorada, el charlestón se siguió bailando –aunque cada vez menos– y continuó presente en el teatro y cine musicales. Así, Ginger Rogers lo bailó en la película de William A. Wellman Roxie Hart (1942), si bien la escena no se incluiría en el montaje final. Roxie Hart es la adaptación cinematográfica de la obra de teatro Chicago, de Maurine Dallas Watkins, periodista del Chicago Tribune que en los años veinte cubría el caso de Beulah Annan (Roxie Hart en la ficción) y Belva Gaetner, dos mujeres acusadas de asesinato (la primera del de su marido, la segunda del de su amante). Ante el éxito de sus columnas decidió escribir una obra de teatro con los reportajes que iba publicando que se estrenó en Broadway en 1926 y que, además de dar lugar al filme que comentamos, inspiró a Bob Fosse para crear su famoso musical Chicago, llevado luego también al cine.

A la película de 1956 dirigida por Fred F. Sears Don’t Knock the Rock corresponde la siguiente secuencia en la que un grupo de jóvenes bailan el charlestón al ritmo de los temas Don’t the Racoon (1928), de J. Fred Coots y Raymond Klages, y Black bottom stomp (1925), de Jelly Roll Morton. La película gira en torno a la preocupación de los padres por la supuesta nefasta influencia que un nuevo baile, el rock and roll, podría llegar a ejercer sobre sus hijos. Su protagonista trata de demostrar que es más inofensivo que aquel otro loco baile llamado charlestón al que se entregaban los ahora adultos cuando tenían su edad.

No solo el cine musical estadounidense continuó haciéndese eco del charlestón. Veamos esta secuencia de la película española La Corista (1960), dirigida por José María Elorrieta, en la que Marujita Díaz interpreta el conocido tema Mama cómprame unas botas, versión española de un charlestón norteamericano muy popular en la década de 1920, Yes Sir, That’s My Baby (música de Walter Donaldson y letra de Gus Kahn), un gran éxito de Ace Brigode de 1925 que podemos escuchar en el vídeo que figura bajo el de Marujita Díaz. Las letras, podrán comprobar, nada tienen que ver una con otra.

En el teatro musical, en los cabarets y en los espectáculos de salas de fiestas, también siguió presente el charlestón. Terminamos la entrada con un vídeo de 1971 que recoge un momento del episodio 11 de la cuarta temporada del programa de televisión Here’s Lucy, show de Lucille Ball, con Ginger Rogers bailando el charlestón con ella y Lucie Arnaz.

Que disfruten de un buen día a ritmo de charlestón.

 

 

Anuncios

Acerca de Manuel Cerdà

Historiador y escritor.
Galería | Esta entrada fue publicada en Música de Comedia y Cabaret y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a ¡Viva el charlestón!

  1. Que la entrada dedicada al charlestón sea la más vista es muy merecido. Al fin y al cabo, es la esencia del baile de los primeros 30 años del siglo XX.

    • Completamente de acuerdo, pero no deja de sorprenderme la gran diferencia en el número de visitas respecto a las otras. Uno cuando escribe nunca sabe quién le va a leer, y supongo que en este caso alguien aficionado al charlestón lo haría e incluiría la entrada en alguna página sobre el baile.
      Buen fin de semana.

  2. Pingback: Charlestón: el baile de los felices años 20 | Música de Comedia y Cabaret

  3. etarrago dijo:

    La verdad, Musica, que pasando por tu blog, no hace falta ir a muchos sitios-e más. Enhorabuena por tus detalladas entregas.

  4. pedro dijo:

    maravillosa marujita diaz en el video de charleston, sin duda alguna una gran vedette como bien escuche en un programa estadounidense recogiendo las artistas que se dedicaron al charleston

  5. Pingback: Charlestón: el baile de los felices años 20 | EL BLOG DE MANUEL CERDÀ

  6. Ana dijo:

    De nada Manolu, como diría Marta.

  7. ernán dezá dijo:

    Por alguna razón, el charleston se puso de moda en los 60s y lo bailé muchísimo. Gracias por recordármelo. Otra maravilla de entrada, gracias Manuel.

  8. Pingback: ACTIVIDADE VOLUNTARIA: “ESPAÑA FM 1900” – fachado's world

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s