Somos lo que recordamos, y lo que recordamos es lo que imaginamos

“En busca del tiempo pasado” (1959). Fotomontaje de Herbert Bayer.

“En busca del tiempo pasado” (1959). Fotomontaje de Herbert Bayer.

El acontecer, como el existir, son simples abstracciones desde las que describimos lo que llamamos realidad. Hechos y situaciones no sucederían, ni se sucederían, si no los situáramos en unas coordenadas espaciales y temporales precisas, la realidad. Solo así son inteligibles, como datos, pero en los asuntos humanos, decía Weber, hay siempre una historia interna, por lo que no podemos alcanzar nunca más que una verdad parcial o relativa. Así pues, somos lo que imaginamos, nuestra propia existencia depende de cómo nos imaginamos. Pero lo que imaginamos nunca sucede como habíamos fantaseado, demasiados condicionamientos y categorías, demasiadas normas y abstracciones, todo es interpretación, nada existe por sí mismo, una tupida red de interdependencias envuelve todo cuanto hacemos o pensamos desde que se inició eso que llamamos pasado.

“Patrie” (2010). Óleo de Daniela Montecinos.

“Patrie” (2010). Óleo de Daniela Montecinos.

¿Qué recordamos? Lo que la imaginación crea. Los hechos pasados no son comprobables, “por principio”. Lo decía Alfred Jules Ayer (Los fundamentos del conocimiento empírico, 1940). En el presente observamos lo que sucede cerca de nosotros, pero no lo que ocurre en otro lugar. Nuestra situación en el espacio convierte esto último en no comprobable. Los hechos no son pasados ni presentes, son hechos (en general, privados de su dimensión temporal). Las afirmaciones que sobre ellos hacemos se refieren a ellos como tales, no como pasados. Si yo digo que escribiré un libro, que escribo un libro o que escribí un libro, las tres afirmaciones son “factográficamente” sinónimas: verdaderas las tres o falsas las tres. La veracidad de la información dependerá de quién lo escuche o lo lea, de cómo y de cuándo. Si es un coetáneo mío, la primera será falsa (no comprobable). Nuestro conocimiento, pues, está constituido por afirmaciones que son lógicamente independientes del pasado, y las analizamos desde el punto de vista del presente.

Lo que recordamos es lo que somos. Y recordamos lo que imaginamos. Y como lo imaginamos. Detalles, anécdotas, fruslerías, se almacenan en la memoria con facilidad, sin orden ni correspondencia con los hechos que los generaron la mayoría de las ocasiones, no hay jerarquía entre ellos ni clasificación alguna que los sitúe en un contexto determinado, pues en última instancia no corresponde a la memoria, arbitraria y caprichosa ya de por sí, seleccionar los recuerdos, influenciada además, como está, por nuestra tendencia a magnificar lo que, creemos, ha marcado nuestra existencia. Lo que recordamos, pues, no tiene por qué corresponderse con una supuesta realidad objetiva. Esta dependerá en última instancia de la posición del observador. Lo que recordamos es, por tanto, lo que somos. La realidad es otra cosa.

Anuncios

Acerca de Manuel Cerdà

Historiador y escritor.
Galería | Esta entrada fue publicada en Tiempo presente y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Somos lo que recordamos, y lo que recordamos es lo que imaginamos

  1. A ver qué nos preparas para la entrada 400, Manuel.

    • Nada especial, una entrada normalita sobre canciones de Broadway del año 1930, que el lunes ya estamos otra vez de aniversario (el 2 de marzo de 1965 se estrenó “Sonrisas y lágrimas”). Y en ello estoy, pues aunque ya dediqué una entrada a “The Sound of Music” la hice sobre el musical, que es anterior (1959). Así que buscando vídeos desesperadamente.

  2. carlos enrique maglie dijo:

    Gracias, Manu!!!! Carlos Enrique Maglié

  3. etarrago dijo:

    Creo, y digo creo, Manuel, porque esa teoría es la que aprecio como definitiva a mi edad y ahora en mi. Será que la realidad siempre fue y es, aburrida, pero lo cierto es que recordamos o recuerdo las gestas como me las imagino, lo cual compruebo cuando tengo ocasión de contrastarlo con alguien más aburrido que la realidad misma.
    Feliz fin de semana

  4. ernán dezá dijo:

    Llegar a la edad en que uno puede reconocer ideas como esta y poder reflexionar sobre eso es tener suerte. Recordar es poner las cosas dónde y cómo deberían estar, aunque creamos ser objetivos.
    Excelente entrada, Manuel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s