París Belle Époque: canciones de cabaret (1906-1914)

CAP

Seguimos con las canciones de los tiempos de la Belle Époque parisina en el momento en que lo dejamos en la entrada del lunes 26 de enero para llegar hasta el final de misma, es decir, hasta 1914, cuando el  estallido de la Primera Guerra Mundial ponía fin a la euforia que caracterizó el periodo, una euforia que en realidad solo era propia de las clases altas y medias de los países industrializados de Europa y de Estados Unidos, que no estaba –ni mucho menos– exenta de tensiones sociales y que, en definitiva, nunca estuvo libre de ansiedad.

Comenzamos con Les goélands (Las gaviotas), un tema de 1906 que popularizó Damia, gran cantante francesa que llegó a abrir en Montmartre, en 1914, su propio cabaret: Le Concert Damia. Letra y música son de Lucien Boyer, antiguo oficinista y periodista que terminó componiendo canciones para Mistinguett, Mayol, Fragson o Chevalier. Damia fue uno de los fundadores de la República de Montmartre, para la que escribió la letra de su himno oficial. Bello tema del que hemos escogido esta magnífica versión a cargo del bajista Patrice Caratini y Hildegarde Wanzlawe, espléndida voz que capta casi tan trágicamente como Damia el alma del marinero. Corresponde a un recital que dieron en el Trianon de París en 2004.

Fantástica canción, ¿no les parece? También de 1906, año fructífero para la chanson, es La petite tonkinoise, letra de Georges Villard y música de Vincent Scotto que fue estrenada por Polin y se convirtió en uno de los grandes éxitos de Joséphine Baker. Suya es la versión que escuchamos, en una grabación de 1930, eso sí, con una sucesión de fotografías.

J’ai tant pleuré, vals que compusieron Georges Millandy (letra) y Joseph Rico (música) en  1907, es una de las canciones más celebradas del repertorio de Adolphe Bérard, asiduo de Eldorado durante más de veinte años desde que debutó allí en 1899. A Bérard no le importaba de su repertorio siempre y cuando las canciones que ofrecieran tuvieran una letra con algo de drama que le permitiera demostrar el alcance de su voz. Cuando escuchó por primera vez J’ai tant pleuré no dudó un instante e inmediatamente incorporó este vals a su repertorio. La versión que sigue es una grabación del propio Bérard de 1907.

Un año después, 1908, La jambe en bois –canción de Émile Spencer (música) y Plébus y Maubon (letra)– triunfaba en la voz de Dranem, otro fijo de Eldorado desde su presentación en 1900 en este mítico cabaret de los tiempos de la Belle Époque. Su éxito fue tal que inmediatamente la grabaron otros populares cantantes, entre ellos, Paul Lack (como se hizo llamar en sus inicios el cantante francés Lucien Callamand). Suya es esta grabación de 1909.

La valse brune, como su título indica, es un vals, lento y bello, el vals de “los caballeros de la luna”, es decir, de la noche, para bailarlo en la oscuridad, en un rincón oscuro. Fue compuesto por Georges Krier en 1909 y ocupa un lugar de honor en la chanson, pues nunca ha dejado de grabarse, especialmente desde que lo incorporara a su repertorio la gran Juliette Gréco en 1957. Hoy lo escucharemos en interpretación del cantante y compositor francés Guy Béart en una actuación en la televisión francesa de 1983.

De 1910 es este hermoso vals que estrenó Fragson: Reviens. Letra y música son del propio Fragson y de Henri Christiné. Tremendamente popular, pocos fueron los cantantes que no se sintieron atraídos por tan bello tema, lo cantaron en sus actuaciones y lo grabaron. Entre ellos, Reda Caire, Jean Sablon, Jean Lumière, Henri Garat, Mathé Altéry, Patachou, Lina Margy o Tino Rossi. Es la versión de este último la que escuchamos en el siguiente vídeo (grabación de 1939).

Sous les ponts de Paris es otra preciosa y popular canción escrita en 1913, con letra de Jean Rodor y música de Vincent Scotto, una de las canciones francesas más celebradas que han interpretado desde Maurice Chevalier a Eartha Kitt. Es también, como la anterior, un vals. Para escucharla contamos con una versión de lujo: Juliette Gréco et Melody Gardot, que la grabaron para el disco de la primera Ça se traverse et c’est beau (2012).

Terminamos esta aproximación a las canciones que se escuchaban en los cabarets y salas de espectáculos del París de la Belle Époque con Quand Madelon, tema con letra de Louis Bousquet y música de Camille Robert, un gran éxito de Charles-Joseph Pasquier, conocido como Bach, que estrenó en Eldorado, cabaret que montó él mismo y con la que lo inauguró a principios de 1914. El éxito, sin embargo, no fue inmediato, sino que se fue incrementando a medida que avanzaba la guerra.  Bach fue uno de tantos “cómicos troupiers” que actuaban por diversas ciudades y que al comenzar la guerra pasaron a hacerlo ante los soldados. La escuchamos en una grabación suya de 1919 en este vídeo con imágenes de la guerra y de Bach y afiches de la canción.

Que pasen un buen día.

Anuncios

Acerca de Manuel Cerdà

Historiador y escritor.
Galería | Esta entrada fue publicada en Música de Comedia y Cabaret y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a París Belle Époque: canciones de cabaret (1906-1914)

  1. La música de cabaret de Francia contribuyó a dar forma a la tradición musical teatral europea. Espléndida selección la que nos traes.

  2. etarrago dijo:

    Otro enorme paseo musical, Manuel. Gracias.

  3. Pingback: París tras la Belle Époque: canciones de cabaret (1926-1939) | EL BLOG DE MANUEL CERDÀ

  4. ernán dezá dijo:

    Era la ingenua pícardía de la época, el doble sentido y las ganas de vivir.
    Gracias por dejarnos recordar estas maravillas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s