Chicago (y II)

Renée Zellweger y Catherine Zeta-Jones, protagonistas de la versión cinematográfica de “Chicago”.
Renée Zellweger y Catherine Zeta-Jones, protagonistas de la versión cinematográfica de “Chicago”.

Continuamos con Chicago, uno de los clásicos de la cartelera musical de Broadway, una historia ambientada en la ciudad estadounidense homónima durante los “felices años 20”, de la que el miércoles veíamos la primera parte, que cuenta los avatares de Roxie Hart, ama de casa y bailarina de un club nocturno que asesina a su amante cuando amenaza con abandonarla. Para evitar la condena, Roxie engaña al público, a los medios de comunicación y a su compañera de celda y rival, Velma Kelly, y contrata al abogado más habilidoso de la ciudad de Chicago, Billy Flynn, que convertirá su premeditado crimen en una cortina de humo y titulares sensacionalistas.

Tras el número con que concluíamos la entrada del miércoles, “All I Care About”, el musical continúa con “We Both Reached for the Gun” (música de John Kander, letra de Fred Ebb), que incluimos en la versión cinematográfica doblada al español (los diálogos). En “We Both Reached for the Gun” (“Los dos queríamos coger el arma”), Billy Flint maneja como una marioneta a Roxie y muestra la estrategia de su defensa:

El número que viene acto seguido es “Roxie” (música de John Kander, letra de Fred Ebb). “El nombre en boca de todos será Roxie. / (…) / Voy a ser una celebridad. / (…) / ¿Quién dice que el asesinato no es un arte?”, canta la protagonista. El vídeo que incluimos pertenece también a la película.

En “I Can’t Do It Alone” (“No puedo hacerlo sola”, música de John Kander y letra de Fred Ebb) la fama de Roxie ha aumentado y Velma, en un “acto de pura desesperación”, desempolva el número que tenía preparado con su hermana, ya fallecida, que pretende montar con Roxie. Esta, sin embargo, rechaza la oferta, quiere sus propios titulares en la prensa.

Cierra el primer acto “My Own Best Friend” (“Mi mejor amiga”). Roxie y Velma se dan cuenta de que ellas mismas son las mejores amigas con que pueden contar. La primera decide fingir un embarazo para, así, seguir en el candelero. El vídeo corresponde a la versión del West End de 2011.

Y pasamos al segundo acto. De este no hemos encontrado ningún vídeo, ni siquiera con una mínima calidad, del “Entreacto” (orquestal) ni de los números “I Know a Girl”, “Me and My Baby”, “When Velma Takes the Stand” y “Class”. Los que siguen son todos de la película. Vamos con “Mr. Cellophane” (música de John Kander, letra de Fred Ebb), en el que Amos afirma que es el padre del hijo que (falsamente) espera Roxie.

Continuamos con un fragmento de “Razzle Dazzle” (algo así como juerga deslumbrante, música de John Kander, letra de Fred Ebb). Llega el juicio. “Deslúmbrales con tu esplendor / (…) / que todo el jurado se vuelva escandaloso / (…) confúndeles / engáñales bien / ¿cómo van a oír la verdad con tanto clamor?”, aconseja Billy en un número que es una acerada crítica al espectáculo que es la vida (no solo la justicia).

Billy pide la absolución de Roxie. El jurado la declara inocente. Billy deja el caso; otro crimen, más sensacional, es ahora objeto de la prensa amarilla. La celebridad de Roxie ha terminado. Esta ensalza entonces los placeres de la vida y Velma se le une para bailar y actuar juntas. Roxie Hart y Velma Kelly, “las actrices asesinas de Chicago, deslumbrantes y sin reparos”, debutan en el Chicago Theatre con descomunal éxito. Es el número final: “Nowadays/Hot Honey Rag” (“Hoy en día/Dulce y caliente rag”, música de John Kander, letra de Fred Ebb): “Te puede gustar la vida que llevas, / puedes disfrutar la vida que llevas / (…) / Pero nada es eterno, / dentro de unos cincuenta años todo será diferente / pero es alucinante ahora”. Y es que la vida es eso: puro espectáculo. Lo que parece es lo que es, sería la conclusión.

Que disfruten de un buen fin de semana.


3 respuestas a “Chicago (y II)

  1. Aparte de la magníficas canciones que salpican este musical, me parece muy irónica y acertada la reflexión del abogado en la canción Razzle Dazzle sobre que, independiente de que lo que digas sea verdad o no, lo importante es que deslumbres a tu interlocutor. Otro rasgo que me gusta de su personaje es que convierte a su cliente en marioneta en They Both Reached for the Gun.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s