El culo de Sara

Cómo nos pusimos el bañador otras veces

Antes del culo de Sara, que ella misma me presentó cuando tendría yo ocho o nueve años, creía que el mundo estaba delimitado por cuatro grandes muros ─para mí lo eran, enormes─, unos muros que encerraban, incomunicaban pues, el vasto jardín de la casa donde nací y viví permanentemente hasta los dieciocho años. Ese mundo tenía, como todos los planetas, unos satélites: la escuela y la iglesia. El culo de Sara me abrió las puertas de otras realidades. Sara era una chica que trabajaba en casa como sirvienta, así se decía entonces, y de la que me acuerdo siempre que veo un culo. Tendría unos veinte años, lavaba, planchaba, hacía la compra y nos sacaba a pasear a mi hermano y a mí.

Mi pueblo está a unos cuarenta kilómetros de la playa, y durante el verano íbamos allí a pasar el día, varias veces, ya fallecido mi padre. Antes no recuerdo. Nos llevaba Joaquín, el taxista del pueblo. Nos bañábamos, jugábamos, comíamos y a última hora de la tarde Joaquín nos recogía ─no sé que hacía él mientras, con nosotros no estaba─ y volvíamos otra vez a casa. Muchos niños iban también, con sus padres, en tren. A mí me hubiera gustado ir en tren. Generalmente íbamos mi madre, una tía mía que se llamaba Hortensia, mi hermano y yo. Y supongo que alguna vez venía Sara en vez de mi tía Hortensia. Llegados a la playa, nos cambiábamos en una de las casetas de madera que, a tal efecto, se instalaban sobre la misma arena.

Cómo nos pusimos el bañador otras veces no lo sé, en aquella ocasión me tocó cambiarme con Sara. Me di la vuelta para hacerlo, como Sara me indicó, pero giré la cabeza, hacia la derecha, me acuerdo. Tal vez calculando aquella posibilidad, más que previsible, se cambió de espaldas a mí. No podía haber elegido otra opción mejor. El vello de su pubis habría sido el primero de mi vida y seguramente me habría impresionado demasiado. Sin embargo, su culo… Es como si lo estuviese contemplando, admirando más bien, todavía: blanco, redondo, enorme. Llegaba justo a la altura de mis ojos. Todo mi campo visual era culo. El culo de Sara por todo universo. Pasear por el valle que formaban sus nalgas, subir y bajar por aquellas laderas, desaparecer en él, dormir en su regata, tal vez vivir allí. No me atreví a tocarlo, pero lo deseé, y tanto que lo deseé, todavía lo deseo, el culo de Sara sigue excitándome y su imagen, al mismo tiempo, me tranquiliza.

Manuel Cerdà: El viaje (2014).

 

Anuncios

Acerca de Manuel Cerdà

Historiador y escritor.
Galería | Esta entrada fue publicada en Literatura y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El culo de Sara

  1. guillergalo dijo:

    Me has puesto a recordar las tetas de Sara, la mujer que ayudaba a mi mamá en la casa. Yo era niño y la miraba cuando acariciaba sus senos grandes y embadurnaba sus tetas con Agua Florida de Murray y Lanman. Todo el mundo se detenía a esperar ese ritual.

    • Creo que todos de niño hemos tenido alguna experiencia similar. El primer culo, las primeras tetas… La primera aproximación a la sexualidad suele ser visual y de mayores nos damos cuenta de lo que significó aquello.
      El pasaje del culo de Sara es una experiencia que tuve de pequeño, si bien no en los mismos términos que cuento en la novela. Pero sí en su significación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s