Cab Calloway

1937-ork-dans-le-film-hi-de-ho-ben-webster

Cab Calloway fue uno de los últimos grandes mitos del jazz, tal vez el mayor exponente de una época en la que el jazz era una música absolutamente popular que no solo se escuchaba sino que, ante todo, se bailaba. La llamada era del swing tuvo en él uno de sus máximos representantes.

Cab Calloway y los Missourians.

Cab Calloway y los Missourians.

Nacido el día de Navidad de 1907, realizó sus primeros estudios en Baltimore, pero fue en Chicago donde despegó su vocación musical. Aquí, su hermana mayor –la cantante y directora musical Blanche Calloway– le consiguió el primer contrato de su vida como cantante y batería ocasional en el Sunset Café. El Sunset Café era uno de los locales que solían frecuentar músicos de jazz de la talla de Louis Armstrong o Earl Hines. El talento de Calloway no tardó en ser reconocido. En 1928 se unió a los Missourians y actuó con ellos como batería y cantante en Nueva York, donde al año siguiente alcanzaría un notable éxito en la revista Hot Chocolates.

El paso definitivo que lo llevó al estrellato se dio a mediados de 1930, cuando fue contratado al frente de su propia orquesta por el Cotton Club, el local más emblemático del jazz. Eso sí, al principio la banda de Calloway actuaba como telonera de la famosa orquesta de Duke Ellington. El Duque se marchó del club en 1933, y entonces Cab Calloway y su orquesta pasaron a ocupar su puesto de forma natural.

Cab Calloway a finales de la década de 1930.

Cab Calloway a finales de la década de 1930.

La década de 1930 fue –a pesar de la crisis y de los negros augurios que se vaticinaban, o tal vez por esto mismo, pues la alegría que derrochaba sobre el escenario bien venía en tiempos en que la tristeza estaba cada día más presente en el ánimo colectivo– la de su despegue y definitiva consolidación. Fue su década. Incorporó a su banda a talentos de la talla de Chu Berry, Dizzy Gillespie o Ike Quebec. Calloway también contribuyó a hacer popular el término “scat”, un estilo de cantar que generalizaría después Louis Armstrong.

Con un repertorio entre el vodevil y el jazz, lleno de swing, alcanzó unos niveles de fama como pocos disfrutaban. En 1931 grabó una de sus canciones más celebradas: Minnie The Moocher. Este emblemático tema fue al poco protagonista del cortometraje animado de Betty Boop del mismo título. Luego sucedería lo mismo con las canciones St. James Infirmary Blues y The Old Man Of The Mountain, que protagonizarían los cortos animados de Betty Snow White y The Old Man of the Mountain, respectivamente.

Veamos dos vídeos con Minnie The Moocher. El primero por el propio Calloway y su orquesta –aunque en una grabación algo posterior–; el segundo el cortometraje de 1932.

Calloway llevó su espectáculo al mismísimo Hollywood, donde la orquesta intervino en varias películas de los años cuarenta y se le empezó a conocer como El señor Hi-De-Ho. La exclamación “hi-de-ho” se la inventó sobre la marcha para disimular el olvido de la letra de una canción, según confesó el propio Calloway. Tanta fue la fama del conocido grito que en 1934 se rodó un cortometraje de diez minutos de duración titulado Cab Calloway’s Hi-De-Ho. Vamos con él.

Cab Calloway rodó posteriormente The singing kid (1936) y Stormy Weather (1943). A este último filme, dirigido por Andrew L. Stone, pertenece la siguiente secuencia, en la que interpreta The Jumpin’ Jive acompañado por los Nicholas Brothers.

Como muchos otros grandes líderes, Calloway se vio obligado a disolver su orquesta a causa de la crisis de la década de los cuarenta y a cantar con el único apoyo de un septeto y, más tarde, de un trío. Hacia 1947 dio por concluida su carrera como director de big band y diversificó sus actividades. Participó en el show de los Harlem Globetrotters y colaboró con las cantantes Leontyne Price, en la ópera Porgy & Bess, y con Pearl Bailey en la producción Hello, Dolly! En 1976 publicó el libro Of Minnie the Moocher and me, en colaboración con Bryant Rollins. Su enorme popularidad le llevó, asimismo, a participar en diversos anuncios de la televisión norteamericana. Veamos una de sus últimas actuaciones como director de big band, recogida en la película documental Johnny Mercer: The Dream’s on Me (2009), en la que interpreta Blues In The Night (canción con letra de Johnny Mercer y música de Harold Arlen).

En 1980 regresó al cine con The Blues Brothers (Granujas a todo ritmo se tituló la versión doblada al español), la famosa película de John Landis, y en 1984 Francis Ford Coppola recurrió a él como asesor en la preparación de la película Cotton Club. Nadie mejor que él para recrear un ambiente que conocía a la perfección. Esta vez fue Larry Marshall quien hizo de Cab Calloway en una impresionante imitación. Es con la versión de Minnie The Moocher que aparece en la película de Coppola que despedimos a este singular músico que ha protagonizado nuestra entrada de hoy.

Gracias por su visita. Que tengan un buen día.

Anuncios

Acerca de Manuel Cerdà

Historiador y escritor.
Galería | Esta entrada fue publicada en Música de Comedia y Cabaret y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Cab Calloway

  1. etarrago dijo:

    magnífico, como siempre. El del Cotton es +++++++++++++++. Feliz tarde.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s