25 años sin Irving Berlin

CAP 1

Ante todo, agradecer al amigo Eduardo que me advirtiera de que hoy, 22 de septiembre, se cumplen 25 años del fallecimiento de Irving Berlin, uno de los compositores más talentosos y populares del siglo XX, uno de los máximos representantes de la música estadounidense inspiradora del sueño americano.

En su día le dedicamos una entrada en la que dábamos cuenta del concierto celebrado en el Carnegie Hall de Nueva York con que se le rindió homenaje con motivo cumplir cien años. Vivió 101 años, pues su deceso tuvo lugar, como acabamos de decir, tal día como hoy de 1989 en Nueva York de un ataque al corazón.

Irving Berlin en 1911

Irving Berlin en 1911

Irving Berlin –nombre artístico de Israel Isidore Baline– nació en Temun (Rusia), en el seno de una piadosa familia israelita, el 11 de mayo de 1888. Con ella migró a Nueva York en 1893, instalándose en el barrio judío de Manhattan. Al morir su padre, Berlin tuvo que dejar sus estudios y se puso a trabajar de camarero. Eso sí, sin renunciar a su gran pasión: la música, y dentro de ella la composición. Tras un aprendizaje autodidacta, en 1911 compuso Alexander’s Ragtime Band, en realidad un marcha más que un ragtime, en la que daba muestra de su dominio de la nueva música sincopada, rabiosamente contagiosa, viva, frenética. Berlin era un enamorado del ragtime y se le considera autor de la primera revista con música sincopada: Watch your step (1914).

Alexander’s Ragtime Band fue su primer gran éxito, con un millón de copias vendidas en los tres primeros meses. Las versiones se prodigaron y la canción alcanzó, tras su publicación, varias veces el número uno de las listas de éxitos. Especialmente recordadas son las grabaciones de Bessie Smith (1927) y Louis Armstrong (1937). Escuchemos la primera en este vídeo con la imagen fija de la portada de la edición de 1911 de Alexander’s Ragtime Band.

Y ahora por Alice Faye en una secuencia de la película homónima que dirigió Henry King en 1938, con Tyrone Power de coprotagonista.

Como Cole Porter, Berlin fue uno de los escasos compositores que también escribía la letra de sus canciones, que no fueron pocas: nada menos que mil quinientas. A ellas hay que añadir sus diecinueve musicales para Broadway y las dieciocho películas de Hollywood a las que puso música. Entre sus trabajos para Broadway, además de la ya citada Watch your step, figuran Ziegfeld Follies (1919), Face the Music (1932) y Annie Get Your Gun (1946), esta última considerada su obra maestra. Entre sus bandas sonoras las de las películas Sombrero de copa (1935), Sigamos la flota (1936), Amanda (1938), Desfile de Pascua (1948) o Llámeme señora (1953).

Irving Berlin con Alice Faye, Tyrone Power y Don Ameche cantando a coro Alexander's Ragtime Band durante el rodaje de la película homónima de 1938.

Irving Berlin con Alice Faye, Tyrone Power y Don Ameche cantando a coro “Alexander’s Ragtime Band” durante el rodaje de la película homónima de 1938.

Tan prolífica producción se debe, más que a su longeva vida, a su enorme habilidad musical. A juicio de otro grande, George Gershwin, fue el “mejor compositor de canciones que nunca existió”. Y eso que Gershwin fallecía en 1937. Va ser a través de sus canciones que lo recordamos en esta entrada (en su versión original, o la más fidedigna o aproximada posible en el tiempo). La que sigue, Blue Skies, la compuso en 1926 para el musical de Richard Rodgers y Lorenz Hart Betsy, estrenado ese mismo año. A pesar de constituir un encargo de última hora, fue el gran éxito del musical: nada menos que veinticuatro veces tuvo que interpretarla Belle Baker, cantante y actriz estadounidense, el día del estreno de Betsy ante la insistencia del público. En la repetición final, Belle Baker terminó por olvidar la letra. Berlin, que estaba en primera fila, se puso entonces a cantar.

En 1927 se publicó el tema y fue grabado por Ben Selvin. Pronto fue un número uno que casi todo el mundo tarareaba. No resulta extraño, pues, que Blue Skies se incluyera en la primera película sonora de la historia del cine: El cantor de jazz (1927, The Jazz Singer). Veamos la secuencia en la que la interpreta Al Jolson.

Ese mismo año componía otra sus más afamadas –merecidamente– canciones: Puttin’ On The Ritz. Se publicó en 1929 y formó parte de la película musical homónima dirigida por Edward Sloman que se estrenó el 1 de marzo de 1930 con el showman Harry Richman y Joan Bennett en los papeles protagonistas. El título deriva de la expresión coloquial Puttin’ on the Ritz, algo así como engalanarse para el Ritz, es decir, vestir a la última. Este es el momento del filme en que la canta Harry Richman.

Top-HatEn 1935 llega una de las películas musicales clave en su carrera y en la historia del cine musical: Sombrero de copa (Top Hat).

Dirigida por Mark Sandrich y protagonizada por Fred Astaire y Ginger Rogers, el corazón de Sombrero de copa son su dos grandes dúos románticos, “Isn’t this a Lovely Day” y “Cheek to Cheek” –una de las canciones de Berlin más conocidas, interpretadas y apreciadas–, el primero enmarcado en un quiosco de música de Londres durante una tempestad de truenos y el segundo (aunque no mientras Fred canta y baila con Ginger) junto a los centelleantes canales de la versión hortera y art déco de Venecia que montó la RKO. Veámoslos.

“Let’s Face the Music and Dance” fue escrita en 1932 y estrenada en la película de 1936 Sigamos la flota (1936, Follow the Fleet), con el mismo director y protagonistas principales que Sombrero de copa. Fred Astaire fue tal vez quien más canciones de Berlin estrenó en la gran pantalla. Disfrutemos de la canción, que interpreta Astaire, y del baile con su inseparable pareja del celuloide Ginger Rogers en esta larga secuencia del filme.

Proseguimos con los cuatro –Sandrich, Berlin, Astaire y Rogers–, en el fragmento de la película de 1938 Amanda (Carefree) con esta romántica canción: “Change Partners”.

Más de 170 millones de discos se han vendido de “White Christmas”, una canción –un popularísimo villancico– que formó parte de banda sonora de Holiday Inn, película que dirigió también Mark Sandrich en 1942. Bing Crosby y Marjorie Reynolds –que dobló a Martha Mears, que es quien vemos en la secuencia– fueron sus primeros intérpretes.

Ethel Merman e Irving Berlin en 1950.

Ethel Merman e Irving Berlin en 1950.

De 1946 es “There’s No Business Like Show Business”, prácticamente un himno del mundo del espectáculo, que Berlin compuso para el que, como hemos mencionado anteriormente, se considera su mejor musical: Annie Get Your Gun, basado en la vida del personaje del Oeste Annie Oakley, una tiradora muy popular. Se estrenó en Broadway con enorme éxito, un año después triunfaba en el West End londinense, y desde entonces se han llevado a cabo diversas producciones. La idea del musical fue de Dorothy Fields –autora del libreto junto con su hermano Herbert– para que lo protagonizara su amiga Ethel Merman. En 1950 tuvo lugar su adaptación cinematográfica, que en inglés conservó el título y en la versión doblada al español se denominó La reina del oeste. La dirigieron George Sidney y Busby Berkeley (aunque este no figura en los créditos) y fueron sus protagonistas principales Betty Hutton y Howard Keel, quienes la interpretan –con Louis Calhern y J. Carrol Naish– acto seguido.

La primera reposición en Nueva York de Annie Get Your Gun fue en 1966, también con Ethel Merman. Vamos con un momento de la misma con la gran dama Broadway en el tema “I’ve Got The Sun In The Morning”.

Regresamos con Fred Astaire, pero esta vez con otra pareja, Judy Garland. Ambos interpretan la canción “Happy Easter”, de la película de Charles Walters Desfile de Pascua (1948, Easter Parade). “Happy Easter” es, a nuestro juicio, una de las composiciones de Berlin más marcadamente estadounidense, de claras influencias afroamericanas perfectamente ajustadas a los nuevos estándares de la música popular norteamericana. Y es que Berlin tenía un elevado sentimiento patriótico, fruto del cual fue su incorporación al ejército estadounidense durante la Primera Guerra Mundial y, sobre todo, su composición de 1918 God Bless America (revisada en 1938), canción patriótica donde las haya. Durante la Segunda Guerra Mundial, Berlin –con permiso del alto mando del Ejército– organizó en 1942 la revista musical This Is the Army, cuyos intérpretes (más de trescientos) eran todos soldados. Permaneció en el escenario tres años, primero en Broadway, luego en una gira por los Estados Unidos y después en el extranjero. En 1943 fue adaptada al cine por Michael Curtiz. Su banda sonora incluía veinticuatro temas de Berlin, entre ellos God Bless America, que interpretaba Kate Smith. Veamos primero a esta última y a continuación a Astaire y Garland.

Su siguiente musical para Broadway, Miss Liberty (1949), pasó sin pena ni gloria, pero al año siguiente cosechaba otro triunfo más con Call Me Madam, con Ethel Merman. A la versión cinematográfica homónima de 1953 –dirigida por Walter Lang y también protagonizada por Ethel Merman, que al ser doblada al español se tituló Llámeme señora– corresponde esta secuencia en la que Merman y Donald O’Connor interpretan “You’re Just In Love”.

Irving Berlin en 1957.

Irving Berlin en 1957.

Desde mediados de la década de 1950 Berlin se prodigó cada vez menos. En 1962 compuso la partitura de la comedia musical Mr. President y, cuatro años más tarde, la canción “An Old Fashioned Wedding” para una reposición de Annie Get Your Gun en el Lincoln Center de Nueva York. Después, se retiró de la escena musical, vivió recluido en su casa de Nueva York y se convirtió en un solitario rodeado de guardaespaldas y perros guardianes que viajaba en coches blindados. Celoso defensor de sus canciones, jamás vendió sus derechos, verificaba las interpretaciones y nunca permitió su utilización para campañas publicitarias. Con la canción “An Old Fashioned Wedding”, en interpretación de la soprano Kathleen Battle y el barítono Thomas Hampson desde el Lincoln Center en 1995, despedimos este acercamiento a la figura de este excepcional compositor que fue Irving Berlin.

Que pasen un buen día.

Anuncios

Acerca de Manuel Cerdà

Historiador y escritor.
Galería | Esta entrada fue publicada en Música de Comedia y Cabaret y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a 25 años sin Irving Berlin

  1. ¡Ohh! Me acaban de caer pennies del cielo. Esta noche doy buena cuenta de ello. Me encanta!!!

  2. Al locutor de Radio Popular que me decía que no podía dar por acertada Ethel Merman como actriz de musical le mandaría yo esta entrada. Claro que esto sucedió hace más de 30 años.

  3. Gran visión tenía, ya lo creo. Justo hace treinta años que moría Ethel Merman y ya se la consideraba “la gran dama de Broadway”.

  4. Primero de todo, gracias por la mención. La entrada no te podía haber quedado mejor. Están todos los éxitos de Berlin (aunque, lógicamente no todo lo que compuso porque si no te podrías haber tirado días enteros y a lo mejor ni WordPress tiene tanta capacidad de almacenamiento).
    Es curioso cómo un compositor no nacido en Estados Unidos haya hecho una canción tan patriótica como God Bless America. He encontrado este artículo que habla sobre la historia de la canción.
    http://performingsongwriter.com/god-bless-america/

  5. etarrago dijo:

    Genial. Difícil decidirse, hoy, por esas inmensas interpretaciones. Si acaso, porque era la canción de mi Madre: Cheek to Cheek – Top Hat (1935)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s