Luisa Fernanda: una historia de amor en una época convulsa

Plácido Domingo y Nacy Herrera en Luisa Fernanda

Plácido Domingo y Nacy Herrera en Luisa Fernanda

Luisa Fernanda es una de las mejores zarzuelas de todos los tiempos, sobre todo por la belleza de su música, rotunda y perfectamente construida. Es esta obra de Federico Moreno Torroba, siendo los autores del libreto Federico Romero Sarachaga y Guillermo Fernández-Shaw. Se estrenó, como “comedia lírica en tres actos”, el 26 de marzo de 1932 en el Teatro Calderón de Madrid. Luisa Fernanda fue la cuarta zarzuela de Torroba y su primer y mayor éxito; nada menos que diez mil representaciones se dieron en vida del autor (1891-1982). Tanto Torroba como Romero y Fernández-Shaw contaban ya con una larga experiencia: estos dos últimos habían escrito juntos textos tan conocidos del repertorio zarzuelero como La canción del olvido, Doña Francisquita o La rosa del azafrán; Moreno Torroba había estrenado una ópera y tres zarzuelas, la más destacada La marchenera (1928).

Caricatura de la revista satírica “La Flaca” (1869): Isabel II, con su familia y el pretendiente, ‘buscando trabajo’

Caricatura de la revista satírica “La Flaca” (1869): Isabel II, con su familia y el pretendiente, ‘buscando trabajo’

Luisa Fernanda es una historia de sentimientos encontrados, ambientada entre mayo y octubre de 1868, y recrea el amor entre la muchacha que da nombre a la obra, hija de un antiguo escribiente de palacio, y Javier, un militar de humilde ascendencia y rápido ascenso. Frente a él está Vidal Hernando, un rico labrador extremeño que también pretende a Luisa Fernanda, lo que le llevará a enfrentarse a Javier. Una historia de amor, pues, en una época convulsa, la de la Revolución de 1868 –también conocida como La Gloriosa o La Septembrina, por haber tenido lugar el mes de septiembre– que daría paso al conocido Sexenio Revolucionario, el cual finalizaría en enero de 1874 con el golpe de Estado del general Pavía que pondría fin a la efímera Primera República Española. La obra refleja –dentro de la ligereza y convencionalismo del argumento– la inestabilidad de la época, las rivalidades entre las diversas facciones políticas y la inquietud de la población ante los acelerados cambios políticos del momento.

El personaje que da título a la zarzuela, Luisa Fernanda, es una humilde joven de veintipocos años enamorada del apuesto, al tiempo que mujeriego, coronel Javier Moreno, que no acaba de decidirse por ella pero no soporta que esté con otro; una muchacha educada en un ambiente conservador (su padre, Don Florito, es un antiguo escribiente de palacio y un ferviente monárquico). Vidal Hernando, hacendado extremeño, pretende a Luisa Fernanda ante el desapego de su novio. De la sinceridad de su amor ella no duda, pero no puede dejar de querer a Javier. Es la omnipresente lucha entre la razón y los sentimientos, tan en boga en los argumentos dramáticos de la nueva sociedad burguesa que se estaba construyendo.

Luisa_Fernanda-poster NYLa versión que presentamos es una coproducción de la Ópera de Washington y del Teatro Real de Madrid que se estrenó en el Kennedy Center (Washington) el 6 de noviembre de 2004. En 2006 lo hacía en el Teatro Real con gran éxito: clausuró la temporada y fue retransmitida en una pantalla gigante en los jardines de la Plaza de Oriente ante numeroso público. Esta es la representación que vemos. En ella, Plácido Domingo –que presentó Luisa Fernanda en la capital estadounidense como “una spanish ópera llena de melodías alegres, encanto español e inspiración de verismo italiano”– hace de Vidal, regresando así a sus orígenes como barítono, tras haber encarnado en otras ocasiones el personaje de Javier. La protagonista, Luisa Fernanda, es la mezzosoprano canaria, nacida en Buenos Aires, Nancy Herrera; aquí como soprano. El papel de Javier Moreno corre a cargo del tenor catalán José Bros y el de la duquesa Carolina, el cuarto de los personajes principales, de la soprano granadina Mariola Cantarero. La dirección escénica, muy lograda, es de Emilio Sagi; la coreografía –ídem– de Nuria Castejón, y Jesús López Cobos dirige el coro y la orquesta del Teatro Real de Madrid (Coro y Orquesta Sinfónica de Madrid).

Como anécdota señalaremos que, con motivo de su estreno en Washington, el hotel Willard ofreció el menú “Luisa Fernanda”: pechuga de pato curada con ensalada de brotes de rúcula, queso manchego y almendras morconas aliñadas con aceite virgen de oliva y vinagre de Jerez, y de postre tarta de capas de chocolate. Menú que dudo hubiera probado en su tiempo ninguno de los personajes de la zarzuela.

Vamos ya con Luisa Fernanda, en la representación de 2006 en el Teatro Real de Madrid. Comienza el primer acto en la plazuela de San Javier, frente a la posada regentada por Mariana. Luisa Fernanda es inquilina de la misma y, como ya sabemos, está enamorada de de Javier, que cada vez la visita con menos frecuencia, sobre todo desde que fuera ascendido a coronel. Tras una breve introducción musical, escuchamos “Mi madre me criaba pa’ chalequera”, escena que protagonizan Doña Mariana (Raquel Pierotti), la también joven inquilina de la posada Rosita (Sabina Puértolas) y Don Luis Nogales (Federico Gallar), revolucionario liberal recién llegado a la posada de Mariana. Aparece entonces un soldado (David Rubiera) –en la versión original un mendigo con un organillo– y canta la habanera “Marchaba a ser soldado”, popularmente conocida como “El soldadito”.

Luisa Fernanda está en la iglesia cuando aparece Javier, recibiendo una reprimenda por parte de Mariana, que le reprocha su informalidad. “De este apacible rincón de Madrid”, romanza de Javier Moreno (José Bros), es el tema que sigue. Finaliza el aria, continúan los reproches de Mariana, que marcha también a la iglesia, y Aníbal (Javier Ferrer), un joven un tanto atolondrado, le presenta a su correligionario Luis Nogales, ferviente liberal que hace gala de su ideología. La conversación termina bruscamente cuando Aníbal se da cuenta de que la duquesa Carolina (Mariola Cantarero), que vive enfrente de la posada y es, lógicamente, partidaria de la monarquía, está en la ventana y podría oírles.

Mariana quiere que Luisa Fernanda se olvide de Javier y atienda los requerimientos de Vidal Hernando (Plácido Domingo), un rico hacendado extremeño que la pretende y es bastante mayor que ella. Luisa Fernanda explica a Vidal que está enamorada de otro hombre, pero Vidal se muestra dispuesto a esperar. Es el número “En mi tierra extremeña”, dúo de Luisa Fernanda y Vidal Hernando. Vidal se entera por Aníbal de que Javier podría abrazar la causa liberal, por lo que se declara monárquico, menos por convicción personal que por ir “contra él”.

Regresa Javier en busca de Luisa Fernanda, pero se encuentra con la duquesa, que coquetea con él para atraerlo a la causa monárquica (“Caballero de alto plumero”). Nogales, Aníbal y Vidal se asombran de ello al enterarse, y este último vuelve a declararse liberal. Cuando se entera Luisa Fernanda busca consuelo en Vidal.

Una recreación de “Marchaba a ser soldado” introduce el segundo acto. Se celebra la verbena de San Antonio. “A San Antonio, como es un santo casamentero”, popularmente conocida como “Mazurca de las sombrillas”, es uno de los números musicalmente más conseguidos de la zarzuela. Consta de una introducción, a la que sigue un coro con un dueto cantado por Carolina y Javier Moreno. En el paseo de la Florida, cerca de la ermita de San Antonio, Mariana y Rosita tienen montada una mesa petitoria durante la verbena. El ambiente del lugar es festivo, y numerosas jovencitas acuden a la ermita con la idea de encontrar novio. Por allí aparecen Javier y Carolina, en clara sintonía política y romántica.

Mariana pone enseguida al corriente a Luisa Fernanda y a su padre, Don Florito. La duquesa se hace cargo de la mesa petitoria e intenta seducir también a Vidal Hernando, con el objetivo de atraerle a la causa monárquica. Este se escabulle contando la historia de un hombre de su pueblo que se creyó golondrina y cayó de una rama al intentar volar. “Para comprar a un hombre” se titula este dúo entre Carolina y Vidal.

Cuando finalmente se encuentran Luisa Fernanda y Javier, este se muestra celoso porque ella está con Vidal. Ella se molesta tanto que rompe sus relaciones y se decanta por Vidal. Sucede todo ello en el número “Cuanto tiempo sin verte, Luisa Fernanda”, terceto entre Luisa Fernanda, Javier y Vidal.

La Duquesa Carolina no está contenta con lo que ha recaudado en la mesa y se le ocurre subastar un baile con ella entre los caballeros que allí se encuentran. “Señoras y caballeros: acuérdense de los pobres”, canta Carolina. Y empieza la subasta. Uno de los presentes ofrece un duro, Javier una onza y, contra los deseos de Luisa Fernanda, Vidal sube a cincuenta onzas. Javier se indigna porque Vidal ha ganado la subasta y le “cede” el baile. Javier, enojado ante tal actitud, arroja su guante a Vidal. Este lo recoge, pero deja para otro momento la disputa.

Unos días después hay un estallido revolucionario en el que participan Nogales, Aníbal y Vidal Hernando en la parte liberal. Mariana y Luisa Fernanda rezan, mientras, el rosario en la posada. “Luche la fe por el triunfo” (también conocido como “Por el amor de la mujer que adoro”), romanza cantada por Vidal Hernando, es el tema en que este confiesa que su postura política es “por el amor de una mujer”. Vamos con Plácido Domingo en esta batalla y aria de Vidal, quien quiere “devolver el guante” a Vidal.

A pesar de la valentía de que hace gala Vidal, los sublevados son pocos y pronto son derrotados por el ejército, siendo Aníbal herido. “Muera el prisionero, muera sin piedad», canta el coro. Javier pretende detener a Vidal por estos hechos, pero Luis Nogales se declara cabecilla de los insurrectos y es detenido en su lugar. Luisa Fernanda ve a Javier abrazando a Carolina, lo que, junto a la valentía demostrada por Vidal, la decide finalmente a aceptar su propuesta de matrimonio y mudanza a Extremadura. Con esta “persecución de Vidal” finaliza el acto segundo.

Comienza el tercer acto. La Gloriosa ha triunfado y la acción se traslada a La Frondosa, dehesa de Vidal Hernando en Extremadura, cerca de Piedras Albas (Cáceres). Allí están refugiados Luisa Fernanda y su padre, además de Mariana y Aníbal, en espera de que se normalice la situación en la capital. Isabel II ha sido destronada, la duquesa Carolina ha huido a Portugal y Javier está desaparecido (se cree que ha muerto en la batalla de Alcolea). Vidal recibe las felicitaciones y parabienes de sus labriegos y se respira una gran sensación de felicidad en la dehesa. Los preparativos del enlace avanzan y Aníbal es enviado a buscar el traje de novia de Luisa Fernanda. Es el número “En una dehesa de la Extremadura”, escena coral de los vareadores que incluye “Ay, mi morena”, romanza de Vidal Hernando, otros de los momentos musicales cumbre de Luisa Fernanda.

Aníbal encuentra vivo a Javier y le lleva a la dehesa. Javier se encuentra con Luisa Fernanda. Es obvio que ambos siguen sintiendo algo uno por otro. De ahí que ella acabe suplicándole “Cállate, corazón” en este dúo final de Luisa Fernanda y Javier Moreno.

Aunque Luisa Fernanda insiste en mantener su palabra y casarse con Vidal, este se da cuenta de que ella jamás llegará a amarle de verdad, que a quien verdaderamente quiere es a Javier. Vidal renuncia al matrimonio y consiente, no sin dolor, que el arrepentido Javier se lleve finalmente a Luisa Fernanda. Con el corazón destrozado Vidal dice a la joven que no debe temer nada, pues “un corazón que perdona no es una carga que pesa”. Vidal se queda sin “su morena” (“Sin mi morena, morena clara”). ¿Se queda? En la versión del Teatro Real ella aparece en el último instante ante este.

Que disfruten de un buen día.

Anuncios

Acerca de Manuel Cerdà

Historiador y escritor.
Galería | Esta entrada fue publicada en Música de Comedia y Cabaret y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Luisa Fernanda: una historia de amor en una época convulsa

  1. Hace poco comenté en mi página sobre las zarzuelas cubanas y tuve que incluir “La mazurca de las sombrillas” por su extrea popularidad en Cuba. No hay temporada de aruela en que no se ponga “Luisa Fernanda” en mi isla. Es otra maravilla. un gustazo visitarte!

  2. Juan martin perez prieto dijo:

    ¡Por fin! en TVE una zarzuela como se tienen que representar y con D. Placido Domingo, como me gustó espero que la tengan en dvd y volver a disfrutarla.

  3. Naibet Fuentes dijo:

    Hermoso Blog que te traslada a la zarzuela y a la epoca revolucionaria. Muy buena sinopsis para aquellos que como yo vamos a audicionar para los pesonajes de esta joya de la cultura española. Saludos desde Guatemala.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s