Johann Strauss. Sus últimos años

maxresdefault

La opereta El murciélago (1874, Die Fledermaus) marcó un antes y un después en la trayectoria artística de Johann Strauss. Tras El murciélago, Strauss siguió componiendo y estrenó más operetas: Cagliostro in Wien (1875, Cagliostro en Viena), Prinz Methusalem (1877, Príncipe Matusalén) y Blindekuh (1878, La gallina ciega). Con la Obertura de Cagliostro in Wien iniciamos los números musicales de la entrada de hoy en interpretación de la Orquesta Filarmónica de Košice (Eslovaquia) dirigida por Christian Pollack durante el Concierto de Año Nuevo de 1995.

En 1878 moría su esposa Jetty. Apenas dos meses después de su muerte, a cuyo funeral Strauss no asistió, se casó con otra cantante, Lily Dittrich, esta vez 25 años más joven que él, que lo abandonó a los cuatro años de matrimonio. Su última esposa, Adele, a la que Strauss llevaba 30 años, resultó otra eficaz promotora de Strauss y en el mundo de la música se la conocía como “la Cosima del compás ternario”. Strauss vuelve a componer animado de nuevo por otra mujer.

Sus siguientes operetas –al igual que las que anteriormente mencionadas– no alcanzan la notoriedad de El murciélago, aunque ni mucho menos son un fracaso. Hablamos de Das Spitzentuch der Königin (1880, El Pañuelo de encaje de la Reina) y Der lustige Krieg (1881, La guerra divertida). Vamos con un fragmento de cada una de ellas. De Das Spitzentuch der Königin escuchamos el hermoso vals “Rosen aus dem Süden” (Rosas del Sur), a cargo de la Orquesta Filarmónica de Viena, dirigida por Daniel Barenboim en un momento del Concierto de Año Nuevo de la capital austriaca de 2009. De Der lustige Krieg, el vals “’Nur für Natur”, que Strauss había dedicado a su segunda esposa y del que luego, con ligeras variaciones, se haría una versión orquestal con el título Kuss-Walzer (Vals del beso). Esta es la que incluimos por la Filarmónica Eslovaca dirigida por Oliver von Dohnányi.

Monumento a Johann Strauss en el Stadtpark de Viena, realizo por Edmund Hellmer en 1921

Monumento a Johann Strauss en el Stadtpark de Viena, realizado por Edmund Hellmer en 1921

En 1883 Strauss presentó en Berlín Eine Nacht in Venedig (Una noche en Venecia), la única de sus operetas que no se estrenó en Viena. Curiosamente, los comentarios de su première berlinesa no fueron del todo favorables: la crítica alabó la música de Strauss pero el libreto –una historia de enredos amorosos ambientada en Viena que escribieron Friedrich Zell (Camilo Walzel) y Richard Genée– fue tildado de banal, cuando no de tonto. Strauss, con sus libretistas, levó a cabo diversas modificaciones y cuando ese mismo año se representó en el Theater an der Wien de Viena se anotó otro triunfo. Luego introdujo otros cambios y hoy se considera que es una de las mejores obras que salió de su inmenso talento. Juzguen ustedes en función de los tres números que insertamos acto seguido: la Obertura (en la fastuosa producción del Festival de Mörbisch de 2009), “Schwipslied”, tema basado en Annen-Polka (1852) –por la soprano eslovaca Lucia Popp (Lucia Poppova, 1939-1999) durante el Concierto de Año Nuevo de Viena de 1979, bajo la dirección de Julius Rudel–, y “Alle maskiert”, en la representación que de la opereta tuvo lugar en Berlín en 2013.

Dos años más tarde, en 1885, en el Theater an der Wien, se estrenó Der Zigeunerbaron (El barón gitano), un éxito mayor aún que el de Una noche en Venecia. Estas dos operetas, junto a El murciélago, son reconocidas como lo mejor de la obra lírica de Strauss. Para algunos, Der Zigeunerbaron las supera a todas; para otros, Die Fledermaus. Strauss llevaba tiempo componiendo Der Zigeunerbaron cuando, en 1883, graves problemas de salud le impidieron continuar. No fue hasta otoño de 1885 que la terminó y pudo estrenarse. El argumento nos cuenta la historia de un terrateniente que ha regresado del exilio y contrae matrimonio con una muchacha gitana que resulta ser la hija de un pachá turco, además de la legítima propietaria de un tesoro escondido. De Der Zigeunerbaron incluimos cuatro números: la Obertura –por la Orquesta Filarmónica de Viena dirigida por Carlos Kleiber (Concierto de Año Nuevo de Viena de 1992)–, el famoso dueto “Wer Uns Getraut” –en interpretación de la soprano austríaca Martina Serafin y el tenor griego Zachos Terzakis en un concierto con la Orquesta Filarmónica de la Radio y Televisión Belga, bajo la dirección de Siegfried Kohler, que tuvo lugar en Amberes, en el Koningin Elisabethzaal, en 1997– y “Her die Hand es muss ja sein” y “Hurrah, die Schlacht mitgemacht” (estos dos en la producción de 2011 del Festival de Mörbisch, festival en el que Der Zigeunerbaron es la obra más veces representada en su historia).

Las posteriores operetas de Strauss –Simplicius (1887), Fürstin Ninetta (1893, Princesa Ninetta), Jabuka-Das Apfelfest (1894, Fiesta de la manzana), Waldmeister (1895, Asperilla) y Die Göttin der Vernunft (1897, La Diosa de la Razón)– no pasaron desapercibidas, pero sin la repercusión de las anteriormente citadas.

Finalizamos la entrada con uno de los valses más famosos de Johann Strauss: Wiener Blut (Sangre vienesa), vals que da nombre a la opereta homónima, en realidad un obra de Adolf Müller con música de Johan Strauss II que se estrenó en el Carltheater de Viena en 1899. Strauss, que ya contaba con 74 años de edad, no se encontraba físicamente bien y la tarea de estructurar la opereta correspondió a Müller, quien eligió Wiener Blut como tema principal. Wiener Blut había sido compuesto por Strauss en 1873 con motivo de la boda de la hija del emperador Francisco José, la archiduquesa Gisela María Luisa, y el príncipe Leopoldo de Baviera. Escuchemos este precioso vals por José Carreras y Andrea Rost, bajo la dirección de Zubin Mehta, en la Johann Strauss Gala Concert en el Vienna Court Opera Theatre el 5 de abril de 2000.

Johann Strauss no asistió al estreno de Wiener Blut el 26 de octubre de 1899, pues falleció en Viena el 3 de junio de 1899.

Que pasen un buen día.

Anuncios

Acerca de Manuel Cerdà

Historiador y escritor.
Galería | Esta entrada fue publicada en Música de Comedia y Cabaret y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Johann Strauss. Sus últimos años

  1. Pingback: La época de oro de la opereta vienesa | Música de Comedia y Cabaret

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s