El pícaro y canalla cancán

CAP 2

Este baile rápido, pícaro y canalla, se cuenta que nació en los locales de baile que frecuentaba la clase trabajadora allá por la década de 1830. Menospreciado por la burguesía al principio, nunca fue del agrado de la censura del Segundo Imperio francés, pero cada día contaba con más adeptos que no pertenecían a las clases populares, las primeras en celebrar el nuevo baile para exhibición de mujeres “ligeras de cascos” que mostraban las pantorrillas, parte de las piernas e incluso los muslos.  Con su procaz estilo, su endiablado y frenético ritmo, los coloridos vestidos cuyas faldas se levantaban a cada dos por tres con los movimientos de las bailarinas, obligadas a elevar necesariamente la pierna y mostrar su ropa interior ─a veces más─, el cancán dejó de ser el baile de los establecimientos de la más baja categoría y dudosa reputación; todo París perdía la cabeza a su endiablado son.

En ello tuvo mucho que ver que Jacques Offenbach lo inmortalizara en su célebre opereta Orfeo en los Infiernos (1858) y su posterior incorporación a los espectáculos de cabarets tan emblemáticos como el Folies Bergère o el Moulin Rouge. Los movimientos se volvieron más provocativos y habilidosos y algunas de sus bailarinas –como La Goulue o Jane Avril– gozaron de gran popularidad y disfrutaron de muy buenas remuneraciones.

Hoy vamos a ofrecerles una muestra de representativos números musicales cuyo protagonista es el cancán en un recorrido que comienza en París y termina en Hollywood, pasando por Viena y Broadway. Comenzamos, así, con el famoso galop infernal de la obra de Offenbach en Orfeo en los Infiernos (1858). Lo vemos en una representación de la opereta en el Theatre de la Monnaie de Bruselas de 1997.

MR, JHEl cancán, como decíamos antes, era cada vez más aceptado y comenzó a ser uno de los números de mayor éxito en los cabarets. Además de las bailarinas ya citadas, otras –como Lili-Jambes-en-l’air o Nini-Pattes-en-l’air– hacían las delicias de la concurrencia. Diversión, frenesí, desenfreno… El cancán estaba de moda bastante antes de finalizar el siglo XIX, y lo siguió estando en el XX. Lamentablemente, no hemos conseguido localizar ningún vídeo que recoja alguna actuación de aquellos momentos. Lógico, por otra parte. Sin embargo, el que insertamos a continuación –correspondiente a un fragmento de la película de John Huston Moulin Rouge, de 1952– creemos que retrata de forma bastante fidedigna y verosímil el París de finales del siglo XIX, en plena Belle Époque. Doblado al italiano, recoge los quince primeros minutos de este excelente filme y se aprecia muy bien el ambiente que reinaba en el famoso cabaret en aquella época y, por extensión, en la mayoría de los locales de ocio nocturno. En él vemos a Toulouse-Lautrec  (José Ferrer) y a Jane Avril (Zsa Zsa Gabor).

El cancán no solo triunfó en los cabarets. También el teatro musical siguió los pasos de Offenbach incorporando números de cancán en las obras. En Viena, en 1905, Franz Lehár estrenó una de las operetas más famosas de la historia: La viuda alegre, en la que el cancán –el vals también, cómo no– era parte importante de su música. Vamos con el fastuoso cancán del final de la obra en la espectacular producción del Festival de Mörbisch de 2005.

Por aquellos años no solo el cancán se bailaba en Europa. También en Estados Unidos, en tabernas y en los espectáculos de vodevil y music-hall llevaba años ya triunfando. Veamos, y escuchemos, si no, esta canción de finales del XIX (Ta-ra-ra Boom-de-ay), tremendamente popular, en una actuación en el marco de la Gran Feria de Navidad de Dickens de 2012 en la ciudad estadounidense de San Francisco.

Pronto, el cancán pasó a las revistas musicales y en los musicales de Broadway. De todos ellos sobresale el que en 1953 estrenó Cole Porter, titulado Can-Can, del que vemos unos extractos a cargo del Westchester Broadway Theatre en una representación de 2012.

La obra de Porter sirvió de base para la película musical de 1960, también titulada Can-Can, de Walter Lang, con Shirley MacLaine, Frank Sinatra y Maurice Chevalier. De la misma vemos acto seguido una secuencia en que Shirley MacLaine baila el “inmoral” cancán.

Fotograma de "French Cancan"

Fotograma de “French Cancan”

Finalizamos con unos momentos de otra gran película: French Cancan, de 1955, dirigida por el maestro Jean Renoir, con Jean Gabin, María Félix, Françoise Arnould, Michel Piccoli, y algunas estrellas de la canción francesa como Édith Piaf y Patachou. French Cancan supuso el regreso a Francia de Renoir quince años de estancia en los Estados Unidos.

Este espléndido filme recrea el ambiente tanto o más fidedignamente que la de Huston y sus números musicales son ciertamente una maravilla. Lástima que prácticamente no haya vídeos disponibles de ser insertados. Aun así, veamos el final. A pesar de que la calidad de la imagen no sea lo óptima que cabría desear, vale la pena.

Con el alegre cancán les dejamos. Que pasen un buen día.

Anuncios

Acerca de Manuel Cerdà

Historiador y escritor.
Galería | Esta entrada fue publicada en Música de Comedia y Cabaret y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s