Franz Lehár (y V)

DibujoLa década de 1930 no fue especialmente productiva, aunque sí brillante, por lo que la labor compositora de Lehár respecta. En 1930 estrenó Schön ist die Welt (Bello es el mundo), dos años después Der Fürst der Berge (versión revisada de Das Fürstenkind) y en 1934 se despedía de la opereta con Giuditta. En el ínterin, el nazismo había llegado al poder en Alemania y su influencia llegaba a Austria, donde se consolidaba lo que se conocería como “austrofascismo”.

Las relaciones de Lehár con el nacionalsocialismo no fueron fáciles a pesar de que para Hitler era uno de sus compositores preferidos, pero en demasiadas ocasiones ─a juicio de los nazis, claro─ se había servido de escritores judíos para sus libretos y judíos eran también muchos de sus amigos. Su esposa a punto estuvo de ser deportada.

En 1935 Lehár fundó su propia editorial, Glocken Verlag, y consiguió readquirir los derechos de todas sus obras salvo los de de La Viuda Alegre. Dedicó desde entonces la mayoría de sus esfuerzos a la industria editorial al tiempo que revisaba su opereta Zigeunerliebe para transformarla en ópera. De ahí nació la última obra suya que se estrenó en los escenarios, en Budapest, en 1943: la ópera Garabonciás diák.

Schön ist die Welt se estrenaba el 3 de diciembre de 1930 en el Metropol Theater de Berlín. Es una revisión de su obra de 1914 Endlich allein cuya trama se centra en la relación que accidentalmente surge entre un conde y una excéntrica y rica joven estadounidense. De  Schön ist die Welt vemos una selección de sus mejores números musicales, con Renate Holm y Rudolf Schock, en la película homónima de 1957 dirigida por el húngaro Géza von Bolváry que comprende “Bin verliebt, bin so verliebt” y “Schön ist die Welt”.

Del mismo film incluimos acto seguido el número “Rio de Janeiro”.

En este último periodo creativo la escritura vocal de Lehár se volvió, como hemos comentado en entradas anteriores, más ambiciosa. Giuditta, estrenada el 20 de enero de 1934 en el Vienna State Opera, su última opereta, está escrita para cantantes de ópera, de voces más poderosas y de tesitura más amplia, por lo que fue interpretada inicialmente por Richard Tauber y Jarmilá Novotna.

El argumento, como venía siendo habitual no solo en las operetas de Lehár ─era el gusto del momento, el de una sociedad en franca decadencia (la de los “felices años veinte”)─ resultaba un tanto agridulce, incluso triste. Giuditta, la protagonista, que vive en un indeterminado lugar de la costa mediterránea africana, exótico y semidesértico, conoce a un militar del que se enamora y con el que inicia una relación. Este es llamado a filas y Giuditta le pide que deserte. No lo hace y ella comienza una carrera como cantante en un cabaret. Aunque su amado regresa, ya no podrán sentir lo mismo el uno por el otro.

De Giuditta, afortunadamente, hay algunos vídeos más, lo que nos permite ofrecer una selección con los números musicales más destacados. Vamos con ellos por el orden en que Lehár los dispuso en su última opereta. Escuchamos primero “Freunde, das Leben ist lebenswert!”, con el tenor griego Zachos Terzakis en un recital celebrado en el Koningin Elisabethzaal de Amberes en 2008.

En el vídeo que sigue otro tenor, el austriaco Nikolai Schukoff, y la soprano francesa Isabelle Cals interpretan “Schön Wie Die Blaue Sommernacht”, en un recital cuya ubicación y fecha no hemos podido determinar.

“Du Bist Meine Sonne” es el número que insertamos bajos estas líneas, en el que vemos al tenor estadounidense Donald George acompañado de la Orquesta de la Radio y Televisión Belga, dirigida por Emmerich Smola, en un recital que parece ser de 2008.

“Meine Lippen, Sie Kussen so Heiss” es uno los temas más populares de Giuditta. Lo escuchamos por una sensual Anna Netrebko con la BBC Symphony Orchestra dirigidos por Jirí Belohlávek.

En 2003 el Festival de Mörbisch repuso Guiditta, una fantástica producción, como todas las de este popular festival autriaco, de la que incluimos los números “Freunde, das Leben ist lebenswert!”, “In einem Meer von Liebe” y  “Meine Lippen, Sie Kussen So Heiss”.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Lehár residió en Viena y en la localidad termal austriaca de Bad Ischl.  Falleció en 1948 en Bad Ischl, (Austria) el 24 de octubre de 1948, donde en la actualidad se celebra anualmente el Lehár Festival.

Anuncios

Acerca de Manuel Cerdà

Historiador y escritor.
Galería | Esta entrada fue publicada en Música de Comedia y Cabaret y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s