Franz Lehár III

Franz Lehár III

Finalizada la guerra europea, y siguiendo la trayectoria emprendida pocos años antes en su música, Lehár estrenó en el Theater an der Wien de Viena, el 28 de mayo de 1920, Die blaue Mazur (La mazurca azul), obra más dramática que las anteriores aunque no por ello abandona su característica vena melódica que colorea con toques de folclorismo más o menos polonés. No hemos encontrado en vídeo ningún número de la misma.

Un año más tarde, otra opereta suya inauguraba la temporada del Apollo Theater de Viena: Die Tangokönigin (La reina del tango), una revisión de su obra de 1913 Die ideale Gattin (La esposa ideal), que a su vez era ya otra revisión de Der Göttergatte (El marido divino), estrenada en 1904. Su mayor éxito desde la posguerra llegaría en 1922 con Frasquita, representada por primera vez el 12 de mayo en el Theater an der Wien de Viena. Casi doscientas funciones se mantuvo en cartel, difundiéndose inmediatamente en los coliseos de las principales capitales de Europa y en Nueva York. De temática española, la protagonista era una suerte de Carmen del siglo XX, una gitana de Barcelona que seduce a un muchacho francés que la ama, la rechaza y que, contrariamente a la obra de Bizet, termina como pareja armoniosa en un elegante piso de París. El final no podía ser trágico, se trataba de una opereta vienesa.

Vamos ya con Frasquita, de la que insertamos dos números: la Obertura orquestal bajo la dirección del propio Lehár en la película austriaca de 1936 Der letzte Walzer y la famosa serenata “Hab’ ein blaues Himmelbett”, que escuchamos en versión italiana (“O fanciulla all’imbrunir”) por el tenor Agostino Lazzari.

 

Tres operetas más estrenó Lehár entre 1923 y 1924: Die gelbe Jacke (La chaqueta amarilla), Libellentanz (La danza de las libélulas) y Cloclo. Bien recibidas, como todas su obras, no alcanzaron, sin embargo, la repercusión que lograría Paganini, representada por vez primera el 30 de octubre de 1925 en el Johann Strauß Theater de Viena. Lehár escribió Paganini especialmente para Richard Tauber (1891-1941), tenor austriaco y uno de los más grandes cantantes del siglo XX que gozaba de enorme popularidad. Otros compromisos impidieron a este formar parte del elenco de la première de Viena, pero no a su estreno en Berlín el 30 de enero de 1926, estreno que a punto estuvo de no celebrarse por las resistencias del empresario teatral del Deutsches Künstlertheater ante la fría acogida que la obra había tenido en Viena. No sucedió así y el éxito fue enorme.

De Paganini vemos a continuación, siguiendo el orden del libreto, los números “Niemand liebt dich so wie ich” (por Angela Denoke y Piotr Beczala en la Gala Lehár de Dresde celebrada con motivo del Año Nuevo 2010), “Du Himmel auf Erden” (en versión de la Ópera de San Francisco, 2002) y “Ja, Meine Geige Lieb Ich Inmmerdar” (“Schones italien”) con el gran tenor Nicolai Gedda en un recital que tuvo lugar en la ciudad italiana de Trieste el 18 de julio de 1990.

Apenas siete meses después, el 26 de febrero de 1927, en el Metropol Theater de Berlín se presentaba Der Zarewitsch, de nuevo con Richard Tauber, opereta de ambiente ruso basada libremente en una historia real: el exilio autoimpuesto del hijo de Pedro el Grande, Alexei, quien eludió la orden de su padre huyendo a Nápoles con su amante finlandesa disfrazado de paje, por lo que fue condenado a muerte si bien murió en prisión antes de que se ejecutara la orden. En la obra de Lehár el final, obviamente, no es tan trágico, aunque tampoco tan feliz como en otras anteriores, dejando un sabor agridulce al dejar el futuro de la relación de la pareja en el aire, pues Aleixei, que aquí no muere, se entera de que su padre ha fallecido y entiende ante tal situación no puede continuar del mismo modo ahora que es zar.

Empezamos la selección de números musicales de Der Zarewitsch con la Obertura (“Es steht ein Soldat am Wolgastrand”), a la que en esta versión de 2008 del Vlaams Muziek Theater de Heist-op-den-Berg (Bélgica) se añadido un popular tema del folklore ruso: Ochi Chernye.

A la obertura sigue “Wolgalied”, una bella melodía que interpreta André Rieu y la JSO en una concierto que tuvo lugar en la ciudad alemana de Heidelberg en 2009, eso sí, en versión instrumental.

Al final del segundo acto (la opereta tiene tres) corresponde este baile, “Berauscht hat mich der heimatliche Tanz”, que vemos en la espectacular versión del Festival de Mörbisch de 2010.

Terminamos la entrada de hoy sobre Franz Lehár con el penúltimo número de la Der Zarewitsch, “Komm An Meine Brust (Ich Bin Bereit)”, con Sieglinde Feldhofer y Ciro de Luca en la producción de Mörbisch.

La próxima semana publicaremos una nueva entrada sobre este gran compositor austríaco.

Anuncios

Acerca de Manuel Cerdà

Historiador y escritor.
Galería | Esta entrada fue publicada en Música de Comedia y Cabaret y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s