George Gershwin (y III). Sus últimos años

George Gershwin, sentado al piano, con Ginger Rogers, Fred Astaire y otros, en el plató donde se filmaba “Shall We Dance?” (1937)

George Gershwin, sentado al piano, con Ginger Rogers, Fred Astaire y otros, en el plató donde se filmaba “Shall We Dance?” (1937)

En 1929, Gershwin fue contratado por la Fox Film Corporation para componer la banda sonora para la película Delicious. Sin embargo, en el montaje final solo figuraban cinco minutos de “Dream Sequence” y seis de “Rhapsody Manhattan”. Gershwin se enfureció y tardó siete años en trabajar en Hollywood otra vez.

Continuó entretanto escribiendo y estrenando, con su hermano Ira, musicales para Broadway como Of Thee I Sing (1931), Pardon My English (1933) o Let ‘Em Eat Cake (1933). Gershwin seguía contando con el favor del público y la crítica. Esta última, sin embargo, no supo cómo calificar su ópera Porgy and Bess, la única que compuso y que estrenó en Boston en 1935 como “ópera popular”. ¿Qué era realmente aquello? ¿Una ópera? ¿Un ambicioso musical? De tema afroamericano se basaba fundamentalmente en ritmos de jazz y es una de las obras recurrentes de los repertorios internacionales de ópera. En su estreno, Porgy and Bess fue un fracaso de taquilla. Con el tiempo, no obstante, ha ido ganando adeptos, gracias entre otras cosas a canciones tan bellas como “Summertime”, que a continuación interpreta Ella Fitzgerald en un especial de televisión de de 1968.

Tras el fracaso de Porgy and Bess, Gershwin se trasladó a Hollywood, donde la RKO  le encargó en 1936 la música para la película Shall We Dance (Ritmo loco en España), dirigida por Mark Sandrich y protagonizada por Fred Astaire y Ginger Rogers. Cuando se estrenó Shall We Dance, en mayo de 1937, Gershwin ya llevaba un tiempo quejándose de fuertes dolores de cabeza. Los médicos diagnosticaron que había desarrollado un tipo de tumor cerebral maligno quístico conocido como glioblastoma multiforme. Demasiado tarde. Gershwin era un hipocondriaco de tomo y lomo y los facultativos no le tomaron en serio hasta que la enfermedad ya estaba avanzada. Veamos a continuación tres números de Shall We Dance: en primer lugar, “Let’s Call the Whole Thing Off”, “They Can’t Take That Away from Me” [también por Fred Astaire y Ginger Rogers pero en la película de 1949 The Barkleys of Broadway (Vuelve a mí)] y “Shall We Dance”, tema este ultimo que da título al film.

Gershwin fallecía el 11 de julio de 1937. Meses después, en noviembre, llegaba a las pantallas A Damsel in Distress (Señorita en desgracia), película dirigida por George Stevens e interpretada por Fred Astaire, Gracie Allen y Joan Fontaine, que contiene canciones tan espléndidas como las que insertamos bajo estas líneas: “Stiff Upper Lip” (con la inolvidable escena de los espejos”), la famosa “A Foggy Day (in London Town)” y “Nice Work If You Can Get It”.

Finalizamos nuestro repaso por la obra de este genial compositor, de cuyas canciones ya hablamos y seguiremos haciéndolo en otras entradas, con un medley de hermosas melodías suyas (“But Not For Me”, “Our Love Fie Me to Say”, “Embraceable you”, “Some One To Watch Over Me”) que interpreta la gran Sarah Vaughan durante un concierto celebrado en Tokio en 1988.

Hasta mañana. Que les vaya bien.

Anuncios

Acerca de Manuel Cerdà

Historiador y escritor.
Galería | Esta entrada fue publicada en Música de Comedia y Cabaret y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a George Gershwin (y III). Sus últimos años

  1. Pingback: Gershwin Jazz | Música de Comedia y Cabaret

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s