Franz Lehár II

Lehár II

Tanta llegó a ser la fama de Lehár que un buen día, con motivo del estreno en Viena de la obra de Shakespeare El rey Lear, la ciudad amaneció empapelada con carteles anunciado el evento pero con el título de El rey Lehár. Curioso error de imprenta que dice mucho de la popularidad de que disfrutó el compositor húngaro en vida.

Y es que los éxitos de Lehár se contaban según las obras que estrenaba, especialmente desde La viuda alegre. De las que siguieron a la inmortal opereta hay que reseñar dos, ambas de 1909: Das Fürstenkind, de la que no disponemos de ningún vídeo, y Der Graf von Luxemburg (El conde de Luxemburgo), cuya première tuvo lugar el 12 de noviembre de 1909 en Theater an der Wien de Viena. Una vez más, Lehár recurre a las intrigas amorosas: un aristócrata vienés que lleva una vida bohemia en París a principios del siglo XX y una cantante lírica glamurosa que han estipulado un matrimonio falso, por poderes, y que se enamoran a primera vista sin saber que ya están casados entre sí. Ello le sirve, por otra parte, para contraponer la alegre y despreocupada vida parisina a la circunspecta tradición eslava.

Con varios números musicales de Der Graf von Luxemburg comenzamos la entrada de hoy. Vamos con una producción selección del Teatro de Sajonia de 2011, excelente, aunque puede que un poco corta (poco más de cinco minutos y medio). Del primer acto: “Karneval! Ja du allerschönste Zeit”, “Ein Stübchen, ganz klein”, “Ich bin verliebt, ich muß es ja gestehen”, “Unbekannt, deshalb nicht minder interessant” y “Frau Gräfin, Sie erlauben wohl – Sie geht links, er geht rechts – Sah nur die kleine Hand”. Del segundo: “Mädel klein, Mädel fein”, “Ach, seh’n Sie doch, er ist ganz blaß” y  “Ein Löwe war ich im Salon”. Del tercer acto solamente figura el final.

El mismo 1909 Der Graf von Luxemburg se estrenaba en Berlín y al siguiente lo hacía en Budapest, Turín y Madrid, en este último caso como El conde de Luxemburgo, en el Teatro Eslava. La versión española fue significativamente alterada de la original. El libreto fue adaptado y traducido por José Juan Cadenas, y el compositor español Vicente Lleó se encargó de reorganizar los números musicales pero también añadió algo de música propia.

Der Graf von Luxemburg fue llevada al cine en 1957 (dirigida por Werner Jacobs) y en 1972 (dirigida por Wolfgang Glück, con Eberhard Wächter, Sukis Lilian y Erich Kunz). De esta última vemos un par de escenas con los números: “Ein Stübchen, ganz klein” y “Frau Gräfin, Sie erlauben wohl – Sie geht links, er geht rechts – Sah nur die kleine Hand”.

Dejamos El conde de Luxemburgo con un fragmento de la producción del festival de Mörbisch de 2006. Espectacular, como siempre.

Con tanto o más entusiasmo que El conde de Luxemburgo fueron recibidas Zigeunerliebe (Amor gitano), estrenada el 8 de enero de 1910 en el Carl Theater de Viena, y Eva, cuya primera representación tuvo lugar el Theater an der Wien de la capital austríaca el 24 de noviembre de 1911.

Pocas partituras de Lehár resultan melódicamente tan inventivas instrumentalmente, armónicas, atrevidas, coloridas, como Amor gitano, obra de trama amorosa en la que utiliza la música folclórica húngara y gitana de manera convincente. No hemos encontrado tantos vídeos como hubiésemos deseado, teniéndonos que conformar con el que sigue, en el que la soprano suiza Colette Lorand interpreta “Nur die Liebe macht uns jung” en una escena de la versión cinematográfica de Zigeunerliebe, película de título homónimo rodada para la televisión germana en 1974.

La melodiosa música de Eva (Das Fabriksmädel) es tan contagiosa como la de El conde de Luxemburgo o La viuda alegre. Su argumento, de final feliz, gira en torno a la figura de la Cenicienta, pero la historia se desarrolla en la época industrial. De ahí el subtítulo Das Fabriksmädel (La chica de la fábrica). Veamos a continuación el número “Wär es auch nichts als ein Traum vom Glück” en interpretación de la soprano rumana Ana Maria Labin durante la Gala Lehár que se celebró en Dresde el 31 de diciembre de 2010, con la Staatskapelle Dresden dirigida por Christian Thielemann.

Medio año antes de que estallara la Primera Guerra Mundial, el 30 de enero de 1914, en Theater an der Wien de Viena, Lehár estrenaba Endlich allein, de la que no disponemos de vídeos. Durante los años de guerra la música y en los argumentos de las obras de Lehár experimentaron un cambio sustancial. Estos últimos se volvieron más profundos y su escritura vocal se acercó más a la ópera. Una primera aproximación la encontramos en Wo die Lerche singt (Cuando la alondra canta), otra opereta de tema amoroso estrenada en la Royal Opera de Budapest el 1 de enero de 1918, todavía en pleno conflicto bélico, de la que incluimos el vals “Margit Lied” por la compañía del Pesti Vigado Theater de Budapest con la soprano Livia Galambos.

En 1936 se rodó una película sobre la misma dirigida por Carl Lamac, una coproducción entre Hungría, Alemania y Suiza con la soprano de coloratura Mártha Eggerth en el papel protagonista, que interpreta en el vídeo que sigue el número “Wenn wir uns lieben und verstehen”.

La próxima semana dedicaremos una tercera entrada a este genial compositor.

Anuncios

Acerca de Manuel Cerdà

Historiador y escritor.
Galería | Esta entrada fue publicada en Música de Comedia y Cabaret y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s