Franz Lehár I

Franz Lehár en 1918

Franz Lehár en 1918

La opereta vienesa tiene sin duda en Franz Lehár uno de sus más preclaros representantes. Tras la época dorada que vivió de la mano de Johann Strauss en el último tercio del siglo XIX, este estilo de opereta ─divertido y alegre, de argumento más desenfadado y con el vals de protagonista─ conoció con Lehár lo que algunos denominan su edad de plata. Marchas, poemas sinfónicos, sonatas y valses ─Gold und Silber (1902, Oro y plata) es el más famoso de los no escritos para sus operetas─, forman parte de su extensa producción musical, pero Lehár es ante todo un compositor de operetas, y uno de los más grandes.

En una primera etapa, que abarcaría hasta el inicio de la Primera Guerra Mundial, en su obra predominan las melodías ligeras y de fácil audición y los valses, más vaporosos y sutiles que los de la generación anterior, además de otros elementos de carácter folclórico. A partir de 1914 sus composiciones se volvieron más profundas y las tramas de sus operetas más trascendentes.

Hijo de un director de banda militar del ejército austrohúngaro, nació el 30 de abril de 1870 en Komárno (Eslovaquia, por entonces parte del Imperio austrohúngaro), ciudad junto al río Danubio, en la frontera con Hungría. Bien joven empezó estudios de violín en el conservatorio de Praga pero pronto se decantó por la composición siguiendo los consejos de su profesor Antonín Dvořák.

Al graduarse en 1899 se incorporó a la banda de su padre en Viena como asistente de director. Tras años después conseguía el puesto del director del prestigioso Theater an der Wien (Viena), en funcionamiento desde 1801, donde antes habían estrenado obras compositores como Mozart, Beethoven, Schubert, Von Suppé, Strauss, Millöcker o Zeller. Y allí, en el templo de la opereta, estrenó el 21 de noviembre de 1899 su primera opereta: Wiener Frauen (Auszüge), una amable historia de amor de la que incluimos a continuación el tema “Spanische Romanze” interpretado por la soprano Anke Hoffmann (desconocemos lugar y fecha).

A Wiener Frauen siguieron Der Rastelbinder (1902), Der Göttergatte (1904) y Die Juxheirat (también en 1904). Y un año más tarde llegó la obra que lo lanzó a la fama en todo el mundo. Merecidamente. Nos referimos obviamente a Die lustige Witwe (La viuda alegre), que se estrenó el 30 de diciembre de 1905 en el Theater an der Wien de Viena y fue un éxito sin parangón. Tras 300 representaciones ininterrumpidas, Lehár añadió la Obertura y la obra siguió en cartel durante 400 funciones más. La viuda alegre es una de las operetas más conocidas y representadas, también de las mejores que se han compuesto, con melodías de fácil audición, llena de hallazgos musicales y momentos inspirados. Lehár relata la vida de una afortunada viuda y el intento de sus paisanos de mantener el dinero en el principado de Pontevedro encontrándole un buen marido. La acción transcurre en París, en plena Belle Époque. Aclamada por público y crítica, en 1906 se llevó a cabo un tour por Austria, en 1907 se estrenó Londres (778 representaciones) y en 1909 lo hizo en París.

La versión de la que podemos disfrutar acto seguido de algunos de sus mejores números corresponde a la edición del Festival de Mörbisch (Seefestspiele Mörbisch) de 2005, espectacular producción con Harald Serafin, Margarita de Arellano, Mathias Hausmann y Elisabeth Starzinger en los papeles principales y la orquesta, coros y ballet del Seefestspiele Mörbisch dirigidos por Rudolf Bibl, puesta en escena de Helmuth Lohner y coreografía de Giorgio Madia. Figuran, de acuerdo con el orden del argumento, los números “Bitte, meine Herrn – Gar oft hab’ ich’s gehört”, la introducción del segundo acto más “Vilja Lied”, “Ja, das Stadium der Weiber” y un fascinante Gran final con “Ja, wir sind es, die Grisetten” y “Ja, das Studium der Weiber ist schwer”. Antes de este hemos intercalado el último tema antes del final, el conocido “Lippen schweigen”, que vemos en interpretación de Hanna-Elisabeth Müller y Martin Mitterrutzner durante un concierto de la Deutsche Radio Philharmonie dirigida por Christoph Poppen en 2011.

La semana próxima seguiremos con Lehár.

Anuncios

Acerca de Manuel Cerdà

Historiador y escritor.
Galería | Esta entrada fue publicada en Música de Comedia y Cabaret y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s